domingo, 30 de diciembre de 2007

PREMIOS OSCAR A LO MÁS NEFASTO

OSCAR AL MALTRATO A LA MUJER.

And the winner is....
¡¡¡SPAIN!!!
(72 mujeres asesinadas en 2007).

OSCAR AL FRACASO ESCOLAR Y LA INCULTURA.

And the winner is...
¡¡¡SPAIN!!!
(La cultura y la educación del español medio es del nivel de un concursante de "Gran Hermano").

OSCAR AL CONSUMO DE DROGA DURA.

And the winner is...
¡¡¡SPAIN!!!
(Parece ser que la raya de cocaína ha sustituído al carajillo del obrero. Ya no es una droga de minorías. España es la mayor consumidora de cocaína).

OSCAR AL MAL GUSTO EN EL VESTIR.

And the winner is...
¡¡¡SPAIN!!!
(No sabemos combinar la ropa y nos ponemos todo lo que no nos favorece).

OSCAR A LA INMIGRACIÓN ILEGAL.

And the winner is...
¡¡¡SPAIN!!!
(Hasta hace muy poco tiempo no sabíamos lo que era el racismo. Hasta los años 80, el Rey Mago Baltasar, en las cabalgatas, era un blanco pintado de negro, y con guantes negros).

OSCAR A LA INFRAESTRUCTURA CHAPUZA.

And the winner is...
¡¡¡CATALUÑA!!!
(Mientras los políticos se enfrascan y pelean por temas secundarios, en Cataluña no nos funciona ni el Minipimer).
Foto Kelly.hendzel via Flickr.

jueves, 27 de diciembre de 2007

MUTACIONES DIGITALES


Entre el 24 de diciembre y el 1 de enero, aunque parezca mentira, los españoles nos gastaremos 30 millones de euros en mensajes sms de felicitación. ¡Qué ricos somos...!

Hay mensajes para todos los gustos: Tiernos, ocurrentes, cómicos, contra políticos, referentes al sexo, al consumo de alcohol y drogas, etc...

Pero los peores y más chorras son los pseudo-poético-filosóficos de exaltación de la amistad, como: "El caudaloso rio de mi amistad desemboca en un oceano de amor, en el que se vierte el profundo deseo de tu felicidad, y bla, bla, bla..."

Lamentablemente, estos últimos sms tan ridículos o cursis, tienen mucho éxito y son los más reenviados. Por lo que no es sorprendente que nos llegue varias veces repetido el mismo mensaje.
Dicen los científicos que, las próximas generaciones, debido a que los humanos nos pasamos el día tecleando, los pulgares de las manos experimentarán una especie de mutación para adaptarse a un sistema de vida totalmente digitalizado.
Los pulgares se alargarán unos centímetros, para facilitar el tecleo en múltiples aparatos de uso cotidiano. De momento se están dando muchos casos de tendinítis.

Seguramente, además de los pulgares, también se alargarán los dedos meñiques de las manos debido a esa absurda y vulgar manía de extender pulgar y meñique cada vez que se menciona la palabra "teléfono". Como si el interlocutor fuese un sordomudo.

Imagino, que estas mutaciones facilitarán también la tan común y asquerosa práctica de hurgarse en los orificios nasales y auditivos, durante la espera al volante, a que el semáforo se ponga verde.
Foto Vernhart via Flickr.

sábado, 22 de diciembre de 2007

LA DESCONFIANZA


Un padre le dice a su hijo adolescente: "Sientate en esta silla". Y cuando el chico, obediente, se dispone a sentarse, el padre retira la silla.
El joven cae al suelo, se da un tremendo golpe y no se rompe el coxis de puro milagro.

"Por qué me has hecho esto", pregunta aturdido.

Y el padre le responde: "Para darte una importante lección. Quiero que sepas que, en este mundo traidor, no debes fiarte ni de tu padre".
Foto Ksual1956 via Flickr.

viernes, 21 de diciembre de 2007

ESCLAVOS DE LA TECNOLOGIA


En los centros para curar adicciones ya empiezan a ingresar adictos a las nuevas tecnologías como: el teléfono móvil, Internet, videoconsolas, televisión, etc.

Parece mentira que, tan solo hace unos 60 años, para comunicarse, las personas se escribían cartas, se enviaban postales, o se ponían conferencias telefónicas de muy precaria calidad.

¿Cómo pudimos vivir sin móviles, ordenadores, Internet, domótica y toda esta novedosa parafernalia que avanza a la velocidad del rayo, convirtiendo al cabo de unos meses, en obsoleto todo lo que compramos?

Si se cuelgan los ordenadores en oficinas, bancos o aeropuertos, el caos es total. Y si pierdes el móvil, o te lo roban, flipas por un tubo.

En la foto superior, podemos ver a la recién viuda de un marin norteamericano, a quien autorizaron a velar a su marido, la noche antes de su entierro.

Le instalaron un catre delante del féretro, y la viuda no apagó el ordenador en toda la noche, escuchando la música que gustaba al joven matrimonio, y mirando compunjida las fotos del fallecido, archivadas en su portátil.

Foto via Flickr.

LOS FELICES LAT


Un Consejo de Sabios, compuesto por sociólogos, psiquiatras, y psicólogos de prestigio internacional han emitido un juicio sobre la felicidad.

La felicidad de una persona, a lo largo de su vida, se calcula sumando todos y cada uno de los momentos de plenitud, satisfacción y goce experimentados. Y no se refieren solo a importantes experiencias. El breve rato de placer sentido plenamente bajo la ducha, por ejemplo, también cuenta.


Lo sorprendente es que el Consejo de Sabios llegó a la conclusión de que las personas, hoy día, más felices, las que más suman momentos o periodos de satisfacción, son aquellas que viven solas o no tienen hijos.

Lo que viene a significar que, aunque lo ideal convencionalmente, es la vida en pareja y la creación de una familia, la triste realidad es que la convivencia, en nuestros días deteriora las relaciones de pareja a la velocidad de un rayo.


En la actualidad hay más divorcios que bodas. El divorcio rápido está haciendo estragos. La descendencia va loca, es hiperactiva, no entiende nada y sirve de arma arrojadiza entre los cónyuges.




Ya se habla en los Estados Unidos de un nuevo estilo de vida, el de los LAT (Living Apart Together) , o sea: Los que viven emocionalmente juntos pero no físicamente revueltos.

Estas personas pueden quererse o estar muy enamoradas, pero no renuncian a su independencia, a su intimidad, ni a su espacio vital. No comparten dormitorio, ni cuarto de baño, ni cocina, ni mando a distancia. Cosas estas que pueden enturbiar una relación, especialmente en nuestro estresado mundo de impacientes acelerados.

Y como las telecomunicaciones facilitan el contacto, son mucho más felices con el sistema de “¿Hoy qué? ¿En tu casa o en la mía?”.




Yo, durante dos años, fui un LAT, y la experiencia me encantó. Pues vivía en el piso 1º 1ª de un edificio de Barcelona, y una íntima amiga mía en el 1º 2ª. Solo nos separaba el rellano de la escalera con, enfrente, el ascensor. Ahora nos separa un océano, pues ella, por desgracia, se instaló en Nueva York, donde sigue viviendo en feliz soledad.

Fotos via Flickr.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

PEOR AÚN QUE UN ABORTO ILEGAL


Estos dias se habla mucho de la práctica de abortos ilegales en Clínicas españolas. En mi novela ,"La memoria enjaulada", cuento una escalofriante historia real, ocurrida en los años 60, y vivida por una joven de la alta burguesía barcelonesa.

La joven soltera se quedó embarazada con 17 años . Su estricta y religiosa familia no quiso ni mencionar la palabra "aborto". En el tercer mes de embarazo, antes de que éste empezase a ser obvio, la chica fue enviada a Londres, como realquilada en una habitación de medio pelo.

A los familiares próximos y a los conocidos se les dijo que estaría unos meses, en Londres, aprendiendo inglés.

Sus padres habían organizado que, cuando naciese el bebé, unos momentos antes del parto, en el Hospital, la chica debía firmar unos documentos en los que perdía todo derecho sobre el recién nacido. Tras unos días de lactancia no volvería a verle, ni podría preguntar nunca por su paradero.

Su estancia en Londres, en aquel frio cuchitril, su desesperación e impotencia hicieron que el niño naciese muerto. La joven dijo a su madre: "Queríais hacer desparecer al niño. Pues muy bien. ¡Ya lo habeis conseguido!"

En mi novela menciono un dato curioso: antes de la Ley del Aborto, las españolas iban a abortar a Londres. Ahora las inglesas vienen a España para abortar.

Foto: J.Star via Flickr.

domingo, 16 de diciembre de 2007

EL PARAISO TERRENAL


He pasado unos días en las islas Seychelles. He viajado allí para hacer el estilismo de unas fotos para un catálogo.
Las fotos se hicieron en MAIA, un Resort y Spa super exclusivo y exquisito, en la isla Mahé.

Hace 42 años tuve el privilegio de ver una Ibiza virgen, tal como ahora son las Seychelles. ¡Como hemos podido degradar tanto el litoral español!
En Seychelles no hay polución. No hay basura. No hay hamacas ni sombrillas sobre sus blancas arenas. No hay música discotequera, a todo decibelio, en sus playas desiertas. No hay medusas. El agua es cristalina, de color turquesa, y puedes bañarte incluso de noche o bajo la lluvia, pues la temperatura es ideal. A dos metros de la orilla pueden verse enormes tortugas y peces, de todos los colores y formas, nadando sobre bancos de coral. Es como nadar dentro de un acuario.

En Seychelles hay hoteles simpáticos y a precios bastante asequibles, pero MAIA es una experiencia única.
Rodeadas por una exuberante vegetación, llena de flores aromáticas, con vistas panorámicas sobre blancas playas, se encuentran las 30 villas de MAIA. A cada villa, que dispone de piscina privada, se le destina un mayordomo, que se dedica al cliente durante las 24 horas del día. El servicio es impecable.

En este Resort se disfruta de una tranquilidad, una privacidad y un silencio, solo roto por el canto, los gorjeos y los graznidos de aves de múltiples especies.

MAIA es salud, para el cuerpo y para la mente. Su Spa es un refugio paradisiaco diseñado para renovar energías. Los masajes y los tratamientos de belleza son llevados acabo por verdaderos profesionales, en su mayoría asiáticos, que tienen una sensibilidad muy especial.


Y finalmente quiero destacar la gastronomía de MAIA.
Partiendo de la base de que la materia prima es fresquísima, especialmente el pescado y el marisco, el restaurante ofrece una variada gastronomía que va de la francesa contemporánea, a la mediterránea, la criolla y la asiática. Una delicia para el paladar del más gourmet.

Regresar a mi trabajo, después de pasar una semana en MAIA, ha sido un bajonazo, pero que he podido afrontar gracias al milagroso recargue de pilas que me ha proporcionado este maravilloso paraíso terrenal.

MAIA, I love you!!!

Fotos: Abel Echeverria e Immersive Images.

martes, 4 de diciembre de 2007

DESMITIVIP SPRAY



CON DESMITIVIP SPRAY CONVIERTA LO CHIC EN SHIT.
DESMITIVIP ES EL NUEVO SPRAY PARA DESTRUIR LA IMAGEN DE LOS FAMOSOS.

YA ESTA EN EL MERCADO EL PRODUCTO IDEAL PARA AQUELLOS QUE DISFRUTAN HURGANDO EN LA VIDA DE LOS FAMOSOS PARA DESPRESTIGIARLOS.
HAGA DOS VECES CHIFFFF SOBRE LA FOTO DEL FAMOSO
Y ESTE NO VOLVERÁ A LEVANTAR CABEZA.

UD. YA NO NECESITA PASARSE EL DIA DELANTE DEL TELEVISOR HACIENDO ZAPPING, COMO UNA MARUJA SEDIENTA DE DESTRUCCION, PARA VER COMO DEGRADAN A NUESTROS VIPS.
AHORA YA TIENE DESMITIVIP, Y PASE DE TELES Y REVISTAS.

CONVIERTA DESDE SU PROPIA CASA A UN FUTBOLISTA EN PEDERASTA.
A UN TORERO EN MARICÓN.
A UN ARISTOCRATA EN DROGADICTO
A UN POLITICO EN MAFIOSO
O A UNA ANCIANA FOLCLORICA EN TRAVESTI.
Y TAN SOLO HACIENDO CHIFFFF.

CON DESMITIVIP ETIQUETA NEGRA PUEDE INCLUSO DESTROZAR EL BUEN RECUERDO DE UN MUERTO.
Y CON DESMITIVIP ROYAL HASTA LA FAMILIA REAL LO TIENE MAL.

DESMITIVIP SPRAY. AGITESE ANTES DE USARLO.
SOLO EN TELETIENDA
Y A QUIENES HAGAN LAS PRIMERAS 50 LLAMADAS LES REGALAMOS LA FOTO DE UN FAMOSO DE VIDA INTACHABLE PARA IR PRATICANDO.

DESMITIVIP NO MANCHA, POR LO QUE NO ES DE UTILIDAD PARA ESOS ENERGUMENOS INCIVICOS QUE SE DEDICAN A ENSUCIAR PAREDES, MOBILIARIO URBANO Y COCHES.
Foto Flickr by petetaylor

LOS NUEVOS ANALFABETOS


Los mandos de todos los aparatos que tengo en casa están en inglés.
Por ejemplo: Power, On. Off, Play, Stop, Rewind, Fast forward, Record, Push, Time, Down, Up, Date, Mute, Start, etc… Y cuando se navega por Internet, más te vale saber ese idioma.
Nos guste o no: el inglés, hoy en día, es el idioma más importante de este mundo globalizado, y quien no lo habla es casi como un “nuevo analfabeto”.

Me da mucha pena ver como, en televisión, muchos presentadores se jactan de no hablar el inglés e, incluso, se burlan y ridiculizan a quienes lo hablan y lo pronuncian correctamente.
Y más triste aún es que el noventa por ciento de nuestros políticos, Presidente del gobierno incluido, hagan el ridículo cuando viajan o reciben a personalidades extranjeras. Pues solo saben cuatro o cinco palabras, y hablan como los Apaches en las viejas películas de cowboys.
Yo no le llego al zapato a un ministro y, sin embargo, hablo y pronuncio perfectamente el inglés, el francés, el italiano y, por supuesto, el español y el catalán.

Y, desde hace un par de años, aprendo el alemán, que no es nada fácil.

A ese ejército de los apodados “nuevos analfabetos” quiero comunicarles que tienen muchos más conocimientos del idioma inglés de lo que se imaginan, y que utilizan a diario, inconscientemente, un montón de palabras en inglés.

Y en este texto, que les dedico, está la prueba:

¡YO CREIA QUE NO SABÍA SPEAK ENGLISH!

Por la mañana, después de usar un after-shave, y antes de ponerme el slip, me embadurno con bodymilk para parecer un playboy, pues es mi cumpleaños.

Mi hijo, que no lee nunca un best-seller, solo lee comics, ve cartoons y películas de cowboys, o juega a ser un luchador de full contact con la play-station, como único hobby, está desayunando plum-cake y cornflakes, y ni me canta el happy birthday, ni me envía un christmas, ni me dice good bye. Es víctima del bullying en la British School.

Le hice tunning a mi coche. Y cuando salgo del parking y paso por delante de un garden center en construcción, veo a los obreros comiendo bacon en un tupper-ware, a la hora del lunch. Freno de golpe y casi se me abre el airbag pues me encuentro con una manifestación gay donde llevan pins reivindicativos, comprados en un sex-shop, tras hacerse el test del sida.

Y me recuerda mi época de estudiante cuando pegaba posters, y hacía un master para ser un yuppy y no acabar colgado como los junkies que tienen un monkey si no compran algo de shit al dealer, o mueren de una overdose en un chill out.

A un súbito recuerdo como éste se le llama flash. Y como tengo feelings, unas veces los recuerdos me ponen down y otras up.
Ahora los jóvenes no quieren estudiar, prefieren hacer parties, como el Flower Power, que es un boom. En estas fiestas toman trips y pills escuchando música de los sixties. Y también les gusta el heavy o el house que escuchan con un walkman made in Taiwán. Y van a las discos y a los afterhours, donde las gogogirls hacen breakdance y un show de striptease, al ritmo de un maxisingle que pone un discjockey llegado de un local underground. Y, bailando, se quitan el top, los bluejeans y el pullover, muy fashion, que compraron en un hippymarket un día que fueron de shopping en un coche alquilado en un rent-a-car.

Algunos jóvenes snobs de la beautifull people, que se creen unos gentlemen, porque participan en opens de golf o hacen windsurf, prefieren el glamour de clubs privados y pubs donde no pagan el ticket de entrada, y pueden tomar sandwiches y beber cocktails, y bitter on the rocks servidos por un barman, con música country de fondo, grabada en un compactdisc.

Al llegar a mi despacho de marketing, merchandising y leasing, que está en un loft, saludo al jefe, al que llamamos boss, pues está siempre en meetings o dándo un speech en el stand de public relations, quejándose por estar en waitinglist de un vuelo lowcost, o por tener jet lag tras volar en first class con overbooking. Mi jefe no pierde el tiempo y hace business durante un coffe breake, servido por un catering, y discute los royalties de un sponsor.

En el hall de entrada, la secretaria, después de comer en un self service, hace mailings y los envía por fax-modem o e-mail, usando el software y el scanner del computer que nuestro Consulting tiene en renting. Esta secretaria usa shorts y panties. Se cree una lady y no sabe decir ni yes. Pero al jefe le dice a todo okay, pues tuvo un flirt con él, que acabó en love affair en un motel muy cheap que no tenía ni room service. Esto lo digo off the record...

Ya estoy deseando que llegue el weekend. Para hacer footing o jogging. Y dejar a los niños con la babysitter o en una nursery, e ir de camping y hacer un picnic como un boyscout.

Mi mujer, por el contrario, prefiere hacer gym-jazz, aerobic o spinning, con su personal-trainer, en un gym de alto standing, que yo pago cash o con mi credit-card. En la sala de fitness, se encuentra con alguna top-model, muy sexy, poniéndose el eye-liner y el make-up, antes de salir hacia un casting, con el book bajo el brazo, para rodar un spot en el que el director filmará el making off con su zoom. Y también se encuentra con unas amigas que pertenecen a la jet-set, y que sólo están pendientes de lo que está in y de lo que está out, y sueñan con hacerse peelings, liftings y un tratamiento anti-aging para mejorar su look, porque tienen que ir a un cocktail o a un brunch, o la zona vip de un fashion show. Estas fashion-victims, asiduas de un Wellness, están siempre de régimen. Toman sólo un poco de roast-beef, un steak a la plancha, un pudding, o un yogurt light, pues son alimentos que no engordan como el fast food.
Pero si llueve, me quedaré en casa viendo la televisión, haciendo zapping para ver magazines y reality shows, cuyo éxito depende del ranking de audiencia; o interviews a starlets que interpretan música heavy metal, en el backstage, o cantan rock and roll en playback, lo que es un autentico bluff.

Estos cantantes, vestidos con llamativos smokings, llegan en limousines, con sus managers y bodyguards, que los protegen de las groupies y de los fans, que los siguen a todas partes en un minibus, organizado por un touroperator, a quien no le han dicho ni thank you.
Me armo un gran lío con todos mis aparatos electrónicos, pues hay teclas de power, on, off, select, in, out, reset, enter, clear, program, pause, open, close.

Y si quiero ver un dvd de National Geographic, o un film con actores del starsystem, con muchos travelings y flashbacks.he de pulsar el play, el rewind, el stop, el record o el timer.
Y si antes de que llegue el The End se me estropea el aparato, lo tiro a un container.

Cuando leo este texto me da un shock que es toomuch, porque me doy cuenta de que sé speak english y que ya no tengo ese handicup.

Bye, Bye.
Foto Flickr whydelila

VIOLENCIA TOLERADA


Cada día hay más violencia en los colegios, en los hogares y en las calles. Los delincuentes y violentos son cada vez más jóvenes, y no solo delinquen por necesidad sino también por diversión, para grabar las imágenes en sus teléfonos móviles y distribuirlas entre sus amigos, o para colgarlas en Internet. Esta peligrosa moda de violencia lúdica y globalizada me resulta espeluznante.


Los dibujos animados, las películas, los vídeo-juegos (en los que se ganan puntos matando) e, incluso, los culebrones para amas de casa son tremendamente violentos, con asesinatos y muchas armas. (ejemplos: Pasión de Gavilanes, o Mujeres desesperadas). La televisión, en un ochenta por ciento de su programación, se ha convertido en la universidad de lo más nefasto, vulgar y cateto. Y los telediarios solo dan malas noticias. A la televisión, en mi primera novela “Réquiem por Peter Pan”, la apodé: el Anticristo.
El gran invento de la televisión, bien utilizado, podría ser un vehículo de cultura capaz de cambiar el mundo. Pero parece que darle un buen uso a la caja tonta no interesa. Por ello, desgraciadamente, sufriremos cada vez más de esa violencia, que ya no es una ola, es un verdadero tsunami. Prueba de ello es que se están poniendo de moda las matanzas a lo Columbine.


Una reciente estadística revela que los niños por pasar 930 horas al año viendo la televisión, convertida en educador infantil, contemplan unos doce mil actos de brutal violencia al año. No es de extrañar la mala educación, el nerviosismo, la hiperactividad y el gamberrismo de esta nueva generación de consentidos y faltos de autoridad paterna que, a este paso, acabarán matándose en los parvularios. Cuanta más violencia han visto, más agresivos son de mayores.


Las manifestaciones de protesta son rara vez pacíficas. Incluso, con la excusa de que un equipo de fútbol ha ganado o ha perdido, los violentos aprovechan para destruir, saquear o quemar todo lo que se les pone por delante.
A esto hay que sumar el mal trato entre las parejas, las peleas entre bandas juveniles, el racismo y los arreglos de cuentas entre mafiosos, que campan a sus anchas, desde que se cometió el grave error de abrir las fronteras, por una España permisiva y con leyes poco severas.

Y, para colmo, está el espantoso enfrentamiento entre jóvenes de la ultra derecha y de la ultra izquierda, que son las dos caras de una misma moneda. Un enfrentamiento motivado por remover el pasado y generar crispación a una generación que ni soportó bombardeos, ni pasó hambre, ni sufrió los horrores de una guerra civil. Una generación nacida en la democracia y en las libertades y que, por culpa de la incapacidad de algunos políticos, sufre hoy un deterioro de una gran magnitud, y está enfrentada casi como en los pasados años 30.

¿Por qué los políticos no hacen leyes que prohiban las imágenes de brutal violencia gratuita, que son la semilla de toda esta criminalidad, mientras de un plumazo se permiten prohibir cosas de mucha menos gravedad, lo que me parece correcto, como llevar casco, fumar o abrocharse un cinturón se seguridad?

Lamento que, disponiendo de tantos avances, nuestra sociedad esté entrando en una especie de Medioevo tecnológico, que puede acabar muy mal.
Foto Flickr photorant

Perfil Personal




A nivel laboral, ejerzo varias y muy distintas profesiones, menos la de abogado, carrera que abandoné en el cuarto año, tras conocer el fascinante, cosmopolita y libre mundo de la Ibiza de final de los años 60. Isla en la que me instalé, combinando con largas temporadas en Nueva York, donde, además de hacer periodismo, me divertía como un loco.

He dado prácticamente la vuelta al mundo. Hablo cinco idiomas perfectamente y me he movido siempre, y me sigo moviendo, en todos los ambientes de la escala social.
Convertido, a lo largo de muchos años, en un perspicaz espectador del mundo, creo estar capacitado para opinar, con una cierta lucidez, sobre diversos temas que iré tratando en este blog. También he escrito dos novelas.

En la primera, “Réquiem por Peter Pan”, narro historias y peripecias de los pioneros de la Ibiza hippy, y del desencanto, la decadencia y la mala interpretación que, con el paso de los años, se dio de esa filosofía de vida, que acabó convirtiéndose en una especie de moda, de la que solo quedan mercadillos.

En mi segunda novela, “La memoria enjaulada”, explico las tres fases del Alzehimer, enfermedad que padece una vieja solterona que, al saberse enferma, escribe en una libreta, las vivencias más importantes de su vida, para no olvidarlas.

Esas vivencias resultan sorprendentes y muy reveladoras para su único familiar, cuando éste encuentra esas anotaciones, una vez que la enferma es ingresada en una residencia.

La novela es, además, un alegato contra la droga dura y la cocaína, de la que España se ha convertido, lamentablemente, en la primera consumidora del mundo, lo que está acarreando nefastas consecuencias, especialmente en el ámbito de la salud.
Yo tengo muy buena memoria. La refresco constantemente debido al placer que me produce recordar para analizar el pasado, desde la madurez.

Espero que me sobre algo de tiempo en mi ajetreada vida de empedernido-solterón-currante-amo de casa para poder dedicarlo a este blog.