lunes, 19 de mayo de 2008

EL ANALISIS DEL PROFESOR MARTZIK

De paso por Barcelona, via Sidney, conocí al Profesor Martzik, un psicólogo-grafólogo-fisionomista, especializado en el estudio de la expresión corporal.
Se ha dedicado unas horas a estudiar, detenidamente, un par de mis cartas manuscritas, y algunos de mis retratos, que van desde mi más tierna infancia hasta mi madurez.


Durante su concienzudo estudio, veía a Martzik levantar la cabeza de la mesa de mi despacho, y observarme minuciosamente, fijándose en mis gestos, mi forma de andar o de sentarme. Su mirada penetrante me incomodaba. Y estas son algunas de sus conclusiones, hechas en inglés, y que traduzco y transcribo de mi grabadora digital:

En esta primera imagen veo, en el gesto de la mano, y en la mueca de la comisura de su boca, a un niño que ha nacido sorprendido y preocupado por su entorno. Una expresión muy poco infantil para un bebé de tan corta edad. Es como una esponja que lo absorbe todo. Lo bueno y lo malo. Tendrá una gran memoria, pues sus ojos son como una cámara que graba imagenes inborrables.

En la expresión calma y sensata de su cara, en esta segunda foto, denoto represión, debido a una gran timidez, y a una madurez precoz bloqueada, que no puede, o no le permiten exteriorizar. Hay una falta absoluta de violencia, y una fragilidad física que le proporciona una gran sensibilidad, y que le convierte en un ser muy vulnerable. Aprecia la tranquilidad, el silencio, el orden y el espacio. Es muy pulcro en la higiene y en el vestir. Hay mucha introversión, y en este periodo empieza a generar un complejo de inferioridad, debido a compararse con sus más próximos, y constatar diferencias. No me extraña que haya titulado su Blog: "elobservadorsolitario".

Aquí, durante su periodo de adolescencia, se ven claramente en la mirada carencias afectivas, de comunicación, y de diálogo en su entorno familiar y social. Una personalidad torturada y muy introvertida. Hay un exceso de sumisión al poder. Podría comenzar un periodo de simulación y el uso frecuente de embustes, para proteger su auténtica intimidad. Se le ve obligado a unas actitudes y a un sistema de vida encorsetado, opuesto radicalmente a sus gustos. En su vida habrá misterio. En el mueble de su personalidad, en este momento, hay un cajón cerrado con doble llave.

Aquí dice Ud. tener 22 años. Y que ha "escapado" a vivir a esa isla de libertades, que es Ibiza. Sinembargo no veo en su expresión una verdadera explosión de felicidad. Parece que la obligada contención durante su periodo adolescente, y las heridas morales causadas, no han acabado de cicatrizar. La sonrisa es tímida, en ella hay bondad. Ud. se enfrenta a un mundo totalmente distinto, y todavía no está a la altura de las nuevas circunstancias. Siguen los complejos. Le cuesta mantener la mirada de otros, ya liberados del todo. Pero conseguirá estar a la altura de cualquier circunstancia.

Aquí veo el gran salto. Han pasado muchos años. Ese "sueño de Ibiza" ya no le sirve. Y ha tenido que retomar muchas de las anteriores costumbres burguesas, para sobrevivir e interrelacionarse con la sociedad. Pero ahora las maneja a su gusto y a su medida.
En esta última imagen da la impresión de seguridad en sí mismo, pero no es del todo cierto. Mantiene siempre ese punto de inseguridad, que mantendrá hasta el final de su vida. Pero con las suficientes tablas, que le han dado la experiencia y la madurez, para poder disimular esa inseguridad y sus frustraciones. Hay sarcasmo, aguda visión crítica y sentido del humor. Tiene dotes de actor, y una gran facilidad para el mimetismo. Está muy capacitado para sobrellevar la soledad sin desespero. Ha hecho de la soledad una aliada.

En resumen, y tras estudiar preferentemente su grafología, le diré que en la actualidad hay: Creatividad, imaginación y fantasía. Obsesión por la estética. Capacidad de síntesis y claridad de ideas. Hay deseo intelectual de compartir, pero es celoso. Mantiene una firme escala de valores. Es protector. No se deja influenciar con facilidad. Es autóctono. Es tenaz en pos de objetivos, pero puede abandonarlos antes de llevarlos a buen término, si llega el aburrimiento.

Debido a su sensibilidad, se ve sometido a periodos de desaliento y desinterés. Su actitud es progresista. Hay equilibrio entre idealismo y sentido práctico. Pero está negado para el cálculo y la matemática. Por lo que no es materialista.

Es prudente y sincero, pero muy reservado en lo que se refiere a su "yo" más íntimo debido, probablemente, a una estricta educación, en la que no se consideraban correctas las manifestaciones de afecto. Tiene facilidad de palabra y refinada ironía, pero siempre dentro de un contexto de respeto. Seguro que cuando se desenvuelve en ambientes sociales, o de trabajo, muestra Ud. modales muy correctos y elegantes, pero un tanto circunspectos.

Solo se abre con sus "iguales". Solo las otras "ovejas negras" llegarán a conocerle a fondo, y podrán disfrutar de su auténtica personalidad. Por ello, subyace en Ud. una necesidad afectiva insatisfecha, pudiendo llegar a producirle desasosiego. No soporta el rechazo. Cuando, en quienes estima o quiere, aprecia una actitud negativa hacia Ud., o cualquier pequeña deslealtad, se siente muy dolido. Lo que puede llegar a angustiarle e inducirle, en ese estado de ánimo, a adoptar posturas que no concuerdan con su verdadero sentir.

Aunque es muy posible que haya probado algún alucinógeno o alguna sustancia estimulante, le recomiendo que no lo haga, pues le provocarían paranoia. Y si ha consumido alguna vez, seguro que sabe muy bien de lo que le estoy hablando.

En el plano sexual hay fantasía erótica, y una notable demanda instintiva, aunque ambas están sometidas a control. Es importante, en cuanto a conseguir una realización satisfactoria, que se establezca, previamente, un clima de afecto y confianza.

Me despido de Martzik, dándole las gracias y la mano. Mi brazo ha estado unos cuarenta días inutilizado bajo un yeso, y mi mano no ha recuperado aún su capacidad de presión. Espero que no lo interprete como un síntoma más de debilidad. Porque yo, cuando intercambio un saludo, extraigo mucha información del tacto, la presión y la temperatura de una mano. Y eso que no soy Martzik...

Después de releer varias veces este texto me ha quedado una duda: No sé si descorchar una botella y alzar mi copa, o tomarme un valium y meterme en cama. Creo que me limitaré a beber un vaso de agua.

Fotos: Toniç (via Flickr) y Carmina Oliveras de la Riva, Estevany, Sylvia Polakov.

4 comentarios:

Carmina Martorell dijo...

Ni valium ni copas! Tu cabeza bien alta, por tu bondad y por tu inteligencia emocional y creativa... Tu si que puedes decir como Neruda: "Confieso que he vivido..." Por cierto Carlos, esa infancia me suena... y por ello no estás solo,sino que nos sentimos solos! un abrazo cariñoso de tu hermana Carmina

Caro Ferrer dijo...

apasionante!

Antonio Machado dijo...

Le felicito por mostrarse tan trasparente. En teoria seria contradictorio con el texto porque dice que le gusta guardar su interior bajo 7 llaves, aunque tambien dice que es una persona sincera. Me ha hecho gracia este parrafo; "Aunque es muy posible que haya probado algún alucinógeno o alguna sustancia estimulante, le recomiendo que no lo haga, pues le provocarían paranoia. Y si ha consumido alguna vez, seguro que sabe muy bien de lo que le estoy hablando.". Es verdad. A los timidos y un pelin torturados les/nos sienta mal las drogas.

Irene M. dijo...

Que ojazos, por Dios!!! (Los del bebe)