miércoles, 21 de abril de 2010

REGIO Y OLÍMPICO ADIÓS A JUAN ANTONIO SAMARANCH


En 1987 me encargaron la portada de la revista VIVIR EN BARCELONA.


Para el retrato, que hizo la fotógrafo Teresa Pou, pedí a Juan Antonio que apoyáse sus manos sobre este antíguo globo terráqueo, para dar imágen de Presidente Internacional.


Juan Antonio Samaranch, siéndo Presidente del Comité Olímpico Internacional, consiguió para Barcelona las Olimpiadas del 92, convirtiéndose en un coloso del deporte y en uno de los españoles más universales.

El entonces Alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, dió entonces un cambio espectacular a la ciudad.

El momento más emocionante de su vida, dedicada al deporte, debió ser cuando, el 17 de octubre de 1986, abrió el sobre y pronunció las palabras: À la ville de Barcelona.

La consecución de aquellas gloriosas Olimpiadas del 92 consiguieron poner a Barcelona en el mapa internacional, y fue el momento de gloria de este "Señor de los anillos olímpicos". Emilio Morenatti captó esta simpática imágen.



Yo conocía desde niño a Juan Antonio y a su fallecida esposa Bibis Salisachs, a quien yo profesaba verdadero afecto y admiración. Los Samaranch eran íntimos amigos de Victoriano Oliveras de la Riva, el hermano de mi madre, que fue Presidente del Real Club Deportivo Español entre los años 1960 y 1962, y también de mi tío segundo, Enrique Martorell, un deportista que, entre otras cosas, fue jefe de la Delgación de Vela, en las Olimpiadas de Méjico, y Diputado ponente de Deportes de la Diputación de Barcelona.



Ahora veo con cierta frecuencia a Mo (Mª Teresa) Samaranch. Todos los amigos y conocidos encontramos que se parece cada día más a su madre.

Aquí, Juan Antonio y yo estamos en un evento que organicé para su primo, el propietario de las Cavas Torelló.

Juan Antonio fue el padrino de boda de mi tío Enrique Martorell y Luisa Sallent.

Siempre me ha gustado mucho Luisa Sallent. Compañera sentimanetal durante los últimos años de vida de Juan Antonio, Luisa, pintora y escultora, es una excelete persona, y una mujer de gran belleza y elegante porte.

La última vez que les ví juntos fue durante el desfile solidadrio pro Síndrome de Down, en el que Luisa se prestó a desfilar, junto a otras señoras de la sociedad de Barcelona. Pocos días después, Juan Antonio fallecía, a los 89 años, en el Hospital Quirón.

En la mañana del jueves 22 de abril, se instaló la capilla ardiente en el Palau de la Generalitat, y se ofició un homenaje laico.

Una bandera olímpica cubría el féretro del Marqués de Samaranch, instalado en el Salón Sant Jordi.

SS.AA.RR. los Príncipes de Asturias y S.A.R. la Infanta Doña Cristina acudieron al acto de homenaje laico.

Los Principes dieron su sentido pésame a toda la familia.


Los Principes, José Montilla, Presidente de la Generalitat, Jordi Hereu, Alcalde de Barcelona, y los políticos, empresarios y amigos íntimos, que acudieron a este acto, dieron también sus condolencias a Luisa Sallent, compañera de los últimos años del fallecido.


El homenaje matinal comenzó con el himno olímpico. En su discurso, Don Felipe, dijo que Samaranch "fue un barcelonés entrañable, un coloso del deporte, y un español universal, leal a la Corona y al servicio de España".

Momentos antes, Jacques Rogge, Presidente del COI, en su discurso también honró la memoria de Juan Antonio Samaranch. El acto concluyó con el himno "Amigos para siempre", por explícito deseo del fallecido.


El funeral, oficiado por Lluís Martinez Sistach, cardenal arzobispo de Barcelona, tuvo lugar en la catedral, a las 6 de la tarde. Durante el oficio dio lectura a un telegrama del Papa.

Antonia Dell'Atte, muy amiga de Cristina, la nuera italiana de Samaranch, me llamó para no acudir sola.


SS.MM. los Reyes, las Infantas Doña Elena y Doña Cristina, la Duquesa de Badajoz y el depuesto Rey Constantino de Grecia, llegaron muy puntuales a la catedral de Barcelona. En la foto, junto a S.M el Rey, están José Montilla, Presidente de la Genralitat, y la Ministra del Ejercito, Carme Chacón.


En 1991, S.M. el Rey concedió a Juan Antonio el título de Marqués de Samaranch. Y su telegrama a la familia, dándo el pésame, decía: Los Juegos de Barcelona fueron una concreción de sus cualidades y un legado extraordinario para la ciudad, para Catalunya y para toda España".

S.A.S. el Príncipe Alberto de Mónaco ofreció sus condolencias a Mo Samaranch y al resto de la familia.


El feretro se instaló puntualmente a las 6 de la tarde, en la catedral de Barcelona.


Entre los numerosos asistentes al funeral, pude ver a ex altos cargos como Pasqual Maragall, Jordi Pujol, aquí junto a su esposa Marta Ferrusola, y Rodolfo Martín Villa, a los Ministros Celestino Corbacho y Carme Chacón, los políticos de CIU Durán Lleida, Artur Mas y Xavier Trias, Josep Lluis Carod Rovira, Alberto Fernández Díaz, los Condes de Godó, Josep Vilarrasau, Isidre Fainé, Josep Oliu, Leopoldo Rodés, José Mª García, Manolo Pertegaz y Luis del Olmo.


El Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, agraceció el apoyo de Samaranch a la candidatura olímpica de Madrid.


Unos 30 deportistas de élite se turnaron para portar el ataud. Entre ellos Rafa Nadal y David Barrufet, aquí en primer término.

Este catalán universal, fue Embajador, Presidente de la Caixa, Presidente de la Diputación de Barcelona, Doctor Honoris Causa, y ostentó un sin fin de cargos más.




Los hijos del fallecido Presidente de honor vitalicio del COI despidieron a su padre ante el coche fúnebre, que se dirigió al cementerio de Montjuïch, donde fue incinerado.
A la salida pude ver a Joan Laporta, Presidente del Barça.


Y a deportistas como Arantxa Sánchez Vicario, y su hermano Emilio, Gervasio Deferr, Enric Massip, Mercedes Coghen, Manolo Santana, Emilio Butragueño, Manuel Orantes, Pol Amat, Manel Estiarte, Beatriz Ferrer Salat, Gemma Mengual, y Mari Paz Corominas, entre otros.

Rafa Nadal fue vitoreado por el público asistente. Este año no participó en el Trofeo Conde de Godó.


El Marqués de Samaranch supo transmitir a sus hijos su pasión por el deporte. Juan Antonio Jr. es Vicepresidente de la Federación Internacional de Pentatlón Moderno y miembro del COI.


Y Mo, esposa de Alberto Gras, es Presidenta de la Federación de Deportes de Hielo.


Mi más sentido pésame a toda la familia.

Fotos: Jordi Martin.

7 comentarios:

Beatriz dijo...

Me uno a tu pesar porque como ya te comenté, ha sido una gran pérdida para el mundo del deporte, pero sobre todo una gran pérdida para su familia y amigos.
Recuerdo como si fuera ayer aquel 17 de octubre cuando anunció los JJOO para Barcelona... el 17 de octubre es mi cumpleaños y aquel año no pude tener mejor regalo que aquel anuncio!!! Un beso. Bea

Carlos Martorell dijo...

BEATRIZ: Muchas gracias. Ojalá hubiesen más personas capaces de conseguir este tipo cosas para España y, egoistamente hablando, para Barcelona. Un abrazo.

FERNANDOG dijo...

Carlos: Es sorprendente la cantidad de personalidades de toda índole que asistieron al funeral de Juan Antonio Samaranch.
Por cierto, también nosotros para diversas fotografías de nuestros catálogos del puerto contamos con Teresa Pou,excelente profesional, mallorquina, y a quien conozco desde niño ya que es de la generación de mis hermanas.
Tenemos la satisfacción de tener en verano con nosotros a miembros de la familia Samaranch a quien les reitero desde estas líneas mi más sentido pésame.

Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

FERNANDOG: Los Gras-Samaranch pasan siempre unos días en Formentera. Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Una gran pérdida, querido Carlos, y le has brindado un gran homenaje. Besotes, M.

Carlos Martorell dijo...

MERCHE: Estuve unas horas en Ibiza para una reunión de trabajo. Fui a pasear a la playa. Me quité los zapatos y calcetines un minuto para ver de cerca unas medusas. Cuando me dí la vuelta alguien me había robado los zapatos y los calcetines. Tomé el avión en chanclas!! Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

¡No me lo puedo creer! Cómo está el tema de los robos... Alucinante. ¿Por qué querría el caco unos zapatos y unos calcetines que igual no le sirven? En fin, ¡mondo cane! Besotes, M.