miércoles, 24 de abril de 2013

¡ADIÓS RESPETO! ¡HOLA CRUEL IRREVERENCIA!

Cuando pienso en mi infancia y en mi adolescencia me parece haberlas soñado.


Fuí educado, desde muy niño, en el obligado respeto a las Instituciones, a la clase política, a la Iglesia, a las personas mayores, al profesorado, a la familia y al personal de servicio.
La falta de educación genera graves problemas de convivencia.


Ahora se dan tantos casos de agresiones a los padres, por parte de sus hijos, que hasta hay programas de televisión para mostrar este gravísimo problema.


En el colegio me inculcaron el máximo respeto al Papa Pio XII. Era lo normal.
Y como había censura periodística, y no había móviles ni Internet para desvelar corruptelas e ilegalidades, estos personajes estaban envueltos en un halo de impecable honorabilidad e impunidad.


¡Cómo ha cambiado el cuento!
Hoy no dejamos títere con cabeza. ¡Hola irreverencia generalizada!  y ¡Adiós respeto! No todos son merecedores de esa falta de respeto, pero la gente generaliza.


Con tan solo 20 años, presenté en la Feria de Muestras de Barcelona, uno de los primeros sprays fabricados en España, a José Solís Ruiz, Ministro Secretario General del Movimiento, y a Tomás Garicano Goñi, Gobernador Civil de Barcelona, y más tarde Ministro de la Gobernación.

Entonces a los ministros de Franco se les daba un respetuoso trato principesco. Imponían mucho respeto y me daban bastante reparo.


Ahora, a la mayoría de los políticos, se les ve como a una panda de chorizos. Y los manifestantes indignados pueden insultarles en las puertas de sus viviendas.


Hay respeto cero a la clase política. La gente está harta de tanto corrupto. La cosa está que arde y da miedo lo que pueda llegar a ocurrir. Los que ahora se manifiestan con pancartas y escraches pueden acabar lanzándo cócteles Molotov y cosas peores.


Se ha perdido el respeto incluso a la Justicia. La gente rumorea y habla de jueces y fiscales en venta. Y constatan que la lentísima Justicia, tantas veces injusta, no es igual para todos.
Se podría confeccionar una lista de corruptos y grandes delincuentes que campan a sus hanchas, mientras algunos pobres desgraciados están en cárceles por delitos menores.



Recuerdo el respeto que se profesaba en las aulas de los colegios a maestros y profesores. Se les trataba de Usted, y se acataban sus ordenes sin rechistar, para evitar castigos, collejas y cachetes. 


Ahora los alumnos, y padres de los alumnos, convertidos en cáfres, les insultan y agreden sin respeto alguno.


El 14 de mayo de 1962 contrajeron matrimonio Don Juan Carlos y Doña Sofía. Una imágen regia de un grupo, entonces, sumamente admirado y respetado.


Quién les iba a decir que, 50 años más tarde, se les perdería totalmente el respeto. Y que, por ejemplo, sus caras se verían pintadas en la parte trasera de los autobuses del Ayuntamiento de Barcelona, anunciando un musical burlón titulado "La Familia Irreal".


Para mí era impensable que llegaría un día en que vería desmoronarse la imágen de la Monarquía española.
Por Internet circulan cientos de fotomontajes burlones, crueles y despiadados de todos los miembros de la Familia Real.
Incluso la Reina, la más respetada de la Familia, ha sido vítima del escarnio, al ser utilizada su cara en un anuncio de Ashley Madison, una agencia de contactos para parejas.


¿Alguien podía imaginar el cataclísmo, para la Familia Real, que iba a desencadenar el nefasto comportamiento del marido de la Infanta Cristina?
Ahora el pueblo decepcionado e irreverente afirma: "Las Princesas no deberían casarse con Cenicientos".



Cientos de montajes mofándose de Iñaqui Urdangarin, como este de un tal Jose, circulan por Internet. He elegido el más suave de los muchos montajes con que bonbardean, a diario, mi email y mi Whatsapp.
 


El pueblo español se preguntaba por qué las familias reales solo se casaban entre ellas. ¿Por qué Don Felipe no podía casarse con una plebeya?

Pero como el pueblo español es muy envidioso, cotilla y adora los chismorreos destructivos, tras casarse finalmente el Príncipe con una plebeya se dijo: "Con la boda se levanta veda". Y así ha sido...


Doña Letizia está siendo mirada con lupa cada minuto de su vida, y soporta una horrible tensión. ¿No es de un mal gusto espantoso el titular de esta portada de la posible futura Reina de España? ¡Es del todo ruín!


Y ahora, para colmo, su primo David Rocasolano ha escrito un libro demoledor.


Las andanzas y declaraciones de Corinna Larsen, divorciada del Príncipe Casimir zu Sayn Wittgenstein, y las cacerías del Monarca han colaborado también al menoscabo al respeto al Rey.

Se han cometido graves errores en el seno de la Familia Real, para colmo en plena crísis. Es comprensible, pues, que el pueblo se revele. Pero nos estamos pasando con las críticas de pésimo gusto.

De entre todas las despiadadas burlas y bajezas que se han proferido contra la Familia Real, la peor, para mi gusto, fue una frase pronunciada por una contertulia del programa Arucitys, de la 8TV de Barcelona.


En Arucitys cronometraban los escasos minutos que la Reina había dedicado, en su visita al Rey, en la Clínica en que estaba ingresado, tras romperse la cadera en el safari en Botswana.

Una de las contertulias restaba unos minutos a la corta visita, alegando que la Reina podía haber ido unos momentos al lavabo. Otra colaboradora del programa la interrumpió. Y en un rotunda y escatológica ordinariez afirmó: "Aquesta ya ve pixada de casa". (Esta ya viene meada de casa). ¡¡¡Horror!!! Qué falta de sensibilidad, educación y respeto.


 Esa frase, tremendamente soez y asquerosa, es la campeona de todas las ordinarieces que se han dicho o escrito sobre la Familia Real. Yo no se la dedicaría ni a una asesina de niños. 
Se puede ser republicano, ya que las monarquías empiezan a ser instituciones obsoletas, pero no se puede ser un grosero impresentable.

Que se juzguen y castiguen con dureza las faltas y delitos que hayan podido cometer empresarios, políticos, jueces, sacerdotes, obreros o miembros de la Familia Real. Que vayan a la cárcel si se lo merecen. Que devuelvan el dinero robado a paladas, pero sin que lleguemos a estos extremos de irreverencia y vulgaridad.


En estos tiempos de tremenda crísis y dificultades económicas es comprensible el desencanto, la rabia y la impotencia general. Y esta claro que muchos se han ganado a pulso la falta total de respeto.


¿Se avecina una revolución? Esperemos que no. Pero la indignación lleva a las manifestaciones en la calle. Las manifestaciones a los escraches. Y el siguiente paso, motivado por la ira de los españoles, puede llevar a la violencia extrema.
 
La imágen de España en el extrajero está por los suelos. Nos ven corruptos, drogados, incultos, mal educados, vagos y arruinados.
 
Tenemos que mimar más al turismo. Por suerte nos queda el sol, la playa, el gazpacho, el jabugo y la paella.
 
 
Esperemos que estás típicas y folclóricas viandas no sean víctimas de la "deconstrucción" de la cocina creativa de laboratorio, y se les pierda también el respeto.
 

27 comentarios:

Folk dijo...

El problema es que todas las energias que deberian volcarse en fomentar el talento de españoles no se vuelcan, si la gente que tiene talento para ver mas allá no es valorada, no se puede generar industria de nada...al final todo se produce en el extranjero a precios irrisorios y aquí cada vez se necesita menos mano de obra...

en fin que no veo que el asunto en España vaya a mejorar, (al menos no creo que mejore para los españoles)

coincido contigo en que la vulgaridad a la hora de expresarse siempre suele ser innecesaria, aunque entiendo que una persona que busca trabajo bajo las piedras y no encuentra y encima lo echan a empujones de una casa que igual llevaba pagando veinte años, pueda soltar alguna frase vulgar...¿que menos ante tanto desproposito social?

Saludos...

El Entrevero dijo...

es que sr Martorell,es asi en todos lados.Ya ni se reconoce el idioma,las palabrotas se dicen a voz en cuello,asi estamos en la Argentina se acabo el estilo, la elegancia y el respeto.Saludos Isabel

Olga de Lamo dijo...

Buenos días. ¡Cúanta razón tiene! Le escribo desde Luxemburgo, un "paraíso" de la educación -la buena, claro está-, porque pienso que la situación que describe nace de la mala comprensión de lo que es"estar en tu sitio"
Una frase de las abuelas que sólo significaba "conoce cuales son tus virtudes y tus defectos y, a partir de ellas, aspira a lo que puedes, respetándote y respetando a los demás" El problema es que, ahora, todos nos creemos con derecho a todo e identificamos el respeto con una actitud antidemocrática de sumisión. Vamos, un "quítate tú pa' ponerme yo"
Gracias por su atención y por la posibilidad de leerle.

Carlos Martorell dijo...

FOLK:El despropósito es total. Y pensar que, hasta hace poco tiempo, el slogan era: ¡España va bien!. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

EL ENTREVERO: Gracias por estar de acuerdo y comentar desde Argentina. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

OLGA DE LAMO: Que suerte tiene Ud. y que envidia me da esa buena educación en Luxenburgo. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buenas tardes,
El respeto es el fundamento de la libertad.
Si no hay respeto no hay libertad y es por eso que nuestro sistema esta en plena decadencia.
Que es lo que viene despues?
Yo, personalmente, prefiero una revolucion al facismo economico al que estan sometiendo "los mercados" a nuestra sociedad.
Saludos cordiales

Carlos .Valld. dijo...

Estimado Carlos , lo triste es que la falta de respeto en este país va de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba . Antes los profesores pegaban a los niños y , ahora , los niños pegan a los profesores. Las dos cosas me parecen mal. Hace muchos años que sueño con un pasaporte suizo .

Desde Valld , saludos , Carlos.

Carlos Martorell dijo...

ANONIMO:Estoy viéndo el telediario y constato que estamos al borde de una revolución. ¿Qué espera el gobierno? ¿Aplausos? Las manos ya están preparadas para otras cosas.

Carlos Martorell dijo...

CARLOS.VALID: Yo sueño con ser suizo,pero hay que ser rico. Y yo no lo soy. Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Ay, querido Carlos, me identifico totalmente con lo que cuentas al principio. La educación que recibimos los niños de los años cincuenta... Respeto absoluto a los mayores, especialmente maestros, médicos, etc. Ahora todo se ha degradado tanto..., aunque también tiene mucha culpa de ello nuestros politicastros corruptos y errores garrafales de nuestra monarquía como la caza de Botswana y el Noos de Urdangarín... En fin... Besotes, M.

jose dijo...

Carlos, estoy de acuerdo con tu opinión. Pero lo que más me inquieta de lo que está pasando es que la mayor parte de los ataques contra el Estado están subvencionados o apoyados (y, por tanto, es muy probable que dirigidos) por el propio gobierno central.

Por ejemplo, en el tema de los escraches hace unas semanas salió la noticia de que Ada Colau, la dirigente del tema, había recibido 3,6 millones de euros (unos 600 millones de pesetas) de subvención. Y es el propio gobierno del PP el que prohíbe a los policías que hagan cumplir la ley deteniendo a los violentos acosadores.

Y las televisiones públicas catalanas siguen abiertas porque el PP lo consiente y lo financia. No olvidemos que 3 días antes de las elecciones catalanas el gobierno central le dio a la Generalidad dinero para pagar sus bonos patrióticos, y que sin ese dinero habría tenido que declararse en banca rota y, entre otras cosas, habría tenido que cerrar esas televisiones públicas que se dedican a atacar a España constantemente.

Por tanto, el panorama me parece muy preocupante, porque tiene mucha pinta de acabar en un auto golpe de estado (que, por otra parte, es lo que han sido la mayoría de las llamadas revoluciones).

En fin, ya veremos qué pasa.

Saludos.

Álvaro dijo...

Y lo que nos queda por ver... Nada es lo que era, qué pena. Muy guapo en la foto de niño, abrazos!! http://universovarietes.blogspot.com.es/2013/04/misses-de-feria.html

Carlos Martorell dijo...

MERCHE PALLARÉS: Doy gracias cada día por no tener descendencia en este siglo, que antes de comenzar lo califiqué, premonitoriamente, de "Siglo de la delincuencia". Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

JOSE: Da miedo tu comentario!!! Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

ALVARO:Ya estoy viendo en directo a las 19 h. lo que está ocurriendo delante del Congreso. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buenas tardes,

Durante cincuenta años alemania pago por los daños causados por la segunda guerra mundial al resto de europa. Es curioso constatar que justo en 2007 cuando terminaron de pagar las sanciones impuestas, empieza estaa crisis economica que esta arrastrando a la ruina a media Europa.Alemania se finanza al 0% mientras el resto paga entre el 2% yel 5%.
Es , tambien, curioso constatar que las sociedades del norte de europa ya no quieren mas mezquitas en su territorio.
Pues bien, provocando la ruina en el sur de europa, volveran a tener mano de obra barata cristiana.
Esto no son casualidades. El primer factor de riesgo es la demografia!

Carlos Martorell dijo...

ANONIMO: Pues ya me veo fregando escaleras en Munich.

Anónimo dijo...

buenos dias,
excelente su respuesta, jajaja.
Esa es la actitud que hay que tener frente a las adversidades.....
Saludos

Merche Pallarés dijo...

A mi también me ha gustado tu contestación a Anónimo, ja,ja... Carlos ¡qué genial eres! Ya nos veo a todos los de nuestra generación, fregando suelos en Munich o donde se tercie en cuanto nos arrebaten las miserables pensiones que recibimos. Besotes de nuevo, M.

Olga de Lamo dijo...

No sé en Munich, pero en Luxemburgo las señoras de la limpieza tienen carnet profesional -que se obtiene después del pertinente examen-, prácticas en hoteles... Y suelen hablar francés, alemán, luxemburgués y portugués!
No es por desanimar...

Jaguar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jaguar dijo...

Yo creo que a los ministros de Franco se les tenía más miedo que respeto. Como a todo el Régimen.

Carlos Martorell dijo...

OLGA DE LAMO: Yo hablo 5 idiomas y estudio el sexto, alemán. Podré cantar en 6 idiomas mientras paso la fregona en Luxenburgo. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

JAGUAR: Es cierto! Un abrazo.

Rosa María dijo...

Yo era una cría pero recuerdo que en plena Transición (y algunos se siguen felicitando de lo bien que salió...el qué?) hubo políticos que dijeron que la educación (la buena, por supuesto) era clasista. Y que razón tenían: aquellos españoles, más bajitos, tal vez desdentados y con boina, muchos todavia analfabetos...que se yo, todos esos a los que les hicieron la transición ...
al hombre de las cavernas (o fue directamente una trepanación?) todos esos, repito, tenian clase, vaya que si tenían clase!, eran auténticos señores! porque TODOS, hasta el más insignificante, podían dar clases de buena educación, principios y maneras, y eso era lo que, fundamentalmente, facilitaba la vida y la hacía pacífica. Hombres y mujeres de una clase excepcional y de un señorío que se podía exportar, a los que les han tenido que convencer, como a Ud., de que su vida pasada nunca fue real para que volvieran mansamente a la auténtica Caverna, bueno, mejor decir a las cavernas. Ah! por cierto, yo también querría ser suiza, saben sí ellos regalan su nacionalidad?

Carlos Martorell dijo...

ROSA MARIA: Muchas gracias. Los suizos no regalan nada... Un abrazo.