martes, 16 de febrero de 2010

TOMÉ ALGUNOS APUNTES VIENDO LOS PREMIOS GOYA


Tumbado en mi cama presencié la XXIV edición de los Premios Goya de la Academia de Cine, que tuvo lugar en el Palacio de Congresos de Madrid.

Pero no voy a hacer crítica cinematográfica, sino estética. Ya que, en muchas ocasiones, he ejercido de director artístico en sesiones de fotografía, y tengo una visión un poco influenciada por la deformación profesional. Todo lo que veo me gusta mejorarlo.


El acto fue presentado con mucho éxito de audiencia por el showman Andreu Buenafuente.
Me encantó el efecto especial de la cascada de agua lanzada sobre este presentador.


Cuánto gustan, tanto a los presentadores como a los políticos catalanes, las camisas negras, o muy oscuras, que favorecen muy poco, y recuerdan a las camisas fascistas. En esta edición hubo demasiada camisa negra.


Por el contrario, el Presidente de la Academia de Cine, Álex de la la Iglesia, dio el ejemplo con un elegante y protocolario esmoquin. Su discurso-riña fue muy interesante.
Entre otras cosas, sugirió que los galardonados evitasen esas dedicatorias blandengues: "Se lo dedico a mi mami, a mi papá, a mi yáya, a mi amigo/a que me hace tan feliz. ¡Te quiero!...etc.,etc..."


"Celda 211", de lejos mi favorita, fue la gran triunfadora de la noche, consiguiedo 8 muy merecidos Goyas, pues es una gran película.


Rosa Mª Sardá, con mucha gracia, entregó el Goya a Daniel Monzón, director de "Celda 211", que vistió un discreto traje y corbata negros, como muchos de los premiados.


Este look es como el uniforme que llevan los azafatos, que contrato para los eventos de relaciones públicas que organizo. El gran actor Luis Tosar, protagonista de "Celda 211", vistió así.


Igual que su director, a quien besó efusivamente. Por lo menos, ellos, llevaban bien sujeto el nudo de la corbata. No como otros...


El actor Mario Casas fue uno de los muchos que llevaron flojo el nudo de la corbata. Una moda desaseada, que te hace parecer trasnochado.


El segundo triunfador fue Alejandro Amenábar con Ágora. El joven director vistió un esmoquin y camisa, con generosa botonadura, todo diseñado por Dsquared2. Por suerte hubo varios hombres vistiéndo esmoquin, la prenda de gala que hay que llevar cuando las mujeres visten de largo.

Y como siempre se juzga la vestimenta de las mujeres, que son las que más se esfuerzan, yo voy a fijarme en el look de los hombres.


El actor Miguel Angel Muñoz dio buena imagen.


Al igual que José Coronado, junto a la ex-presidenta de la Academia Aitana Sánchez Gijón, vestida por Alberta Ferretti.

En una gala cinematográfica no hace falta ser tan tradicional, y se puede ser creativo con el esmoquin.

Como hicieron Santi Millán.


Y Jordi Mollá, que hubiese estado mejor con lazo que con una corbata mal anudada.


La versión esmoquin del diseñador Moschino, con vaqueros y camisa negra, entre cowboy y chulo, que llevaba Eduardo Noriega no me gustó.


Y para mal gusto el de Andrés Pajares.


Oscar Jaenada, de rosa, camiseta y sombrero Borsalino, iba perfecto para un concierto de rock. Pero no fue el único osado.


Bimba Bosé, fiel a la tradición familiar de colorearse de pies a cabeza, se atrevió con un modelo de David Delfín. Un look muy divertido, como si se hubiese caído en un pote de pintura amarilla.

La falta más absoluta de respeto a esta Gala de la Academia la protagonizó Guille Milkyway, al recibir el Goya a la canción original, en manga corta. Al verle, se me puso su misma cara de asco.

Al luto riguroso, incluso en las camisetas, se apuntaron muchos:


Pedro Almodovar hizo una aparición sorpresa, para reconciliarse con la Academia.


Raúl Arévalo optó por el negro, hasta para la flor que lució en el ojal de su chaqueta.

También hubo mucho descorbatado.

Alberto Ammann, actor revelación, al llevar abrochado el cuello de la camisa, parecía que se había olvidado de ponerse la pajarita.


Me sorprendió ver que Andreu Buenafuente, adicto a las camisas oscuras, apareciese con una camisa blanca. Era para que se viese la mancha de sangre de su show final. En el que, en broma por supuesto, llamó cabrones a los asistentes a la Gala.

Pero no fue este el único taco. Algunos galardonados, al recibir la estatuilla, decían: ¡Joder!, ¡Hostia!, ¡Coño!, o ¡Si la cagas!, entre otras lindeces. Tacos innecesarios que restan categoria a los premiados.

Del mismo modo que decir: "Una peli", le quita categoría al laborioso, difícil y caro trabajo de hacer una película. No lo soporto y me suena cursi.

Las mujeres se esforzaron mucho más con la vestimenta.

Penélope Cruz, me gustó mucho, con un diseño vintage del fallecido Gianni Versace, y joyas de Chopard. Un conocido comentarista de moda dijo: "Era la única bien peinada". Y, realmente, hay que decir que muchos peluqueros desfavorecen, en ocasiones, a estas bellezas.

La bellísima Paz Vega, por ejemplo, hubiese estado mejor con un moño menos voluminoso. Paz iba vestida por Hannibal Laguna.


Siempre me ha gustado mucho Goya Toledo, pero podrían haberla peinado mejor. Parecía que llevaba una peluca. Y la melena muy larga, con raya en medio, hace efecto cortina. El modelo es diseño de Eliee Saab.


María Reyes, con el famoso perro Pancho, parecía una hermana de Marge Simpson.

Hubo otras actrices bien vestidas, de las que no se han publicado muchas imágenes.


Como es el caso de Marisa Paredes. Siempre impecable, discreta y elegante. Vestida, en esta ocasión, por Roberto Torretta.


O el de Cayetana Guillén Cuervo, con un espectacular Oscar de la Renta.


Y finalizó la fiesta, con mucho éxito. Pero no puedo acabar sin mencionar el momento tan emocionante en que Álex de la Iglesia hizo entrega del Goya de Honor a Antonio Mercero, en su casa, pues no pudo asistir a la Gala por padecer esa enfermedad que describo en mi novela "La memoria enjaulada".



El día 25 de febero se entregó el Premio Maja de los Goya, a la figura femenina más relevante por su estilo en la pasada Gala, que consiste en una paloma de oro y diamantes, de la joyería Carrera y Carrera. Lo ganó Goya Toledo.

Fotos: EFE y Reuters.

18 comentarios:

FERNANDOG dijo...

Carlos:

No sabía que Antonio Mercero tenía esa enfermedad. Tengo muy buenos recuerdos de sus series televisivas. Para mí, es todo un genio.
Tienes toda la razón sobre lo de las camisas "fascistas"...que manía!!.

Un abrazo.

Beatriz dijo...

buena crítica! Como tú estoy muy cansada del "total black" de los chicos! Es verdad que la combinación no suele fallar, pero queda de un simple!
Y ellas.. coincido en que este año los peluqueros han cometido auténticas barbaridades! Por ejemplo a Belén Rueda la echaron años encima, y lo de Paz Vega... bueno!
Me encantaron Maribel Verdú, Aitana Sanchez Gijón y Calletana Guillén! suelen ir acordes al evento sin altas pretensiones y sin estridencias...
La gala me gustó mucho, muy entretenida y el discurso del presidente maravilloso. Tambien me emocionó ver a Mercero!
Un abrazo. Beatriz

Carlos Martorell dijo...

FERNANDOG: Su hijo hizo el comentario de que podía ver 500 veces "Cantando bajo la lluvia" y creer que era la primera vez. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

BEATRIZ: El hecho de no haber cortes publicitarios estuvo muy bien. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Lo de Antonio Mercero fue muy emotivo...Para mi gusto Jordi Mollá estaba genial, con corbata o pajarita,este hombre está envejeciendo muy bien...Y, Penélope Cruz estaba radiante...Saludets...


Núria.

Carlos Martorell dijo...

NURIA: Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

Brioche dijo...

Coincido contigo en los looks de los chicos y en lo innecesario de usar tacos en un acto así... para estas cosas deberían ser un poco más tradicionales, si no, ¿a dónde vamos a ir a parar?
Por lo demás, me encantó Penélope: estaba radiante y el Versace era precioso, me vuelve loca la caída que tiene!

Besitos

Laura A (Ibiza) dijo...

Hola a todos, Carlos siento mi ausencia...pero etuve líada, ya te conté por mail.
Soy fiel seguidora desde hace años de los premios Goya, del cine español en general.
Me ha gustado mucho que hayas comentado el "look" del personal masculino, ya que por regla general entras en cualquier blog de moda y todolos comentarios van dirigidos siempre a las féminas, que dicho sea de paso, siempre se arreglan más y lucen magínificas.
La aparición de Carlos Merceró fue muy emotiva, me imaginaba que padecía esa enfermedad, su mirada lo delataba.
Un abrazo a todos.

Laura A (Ibiza) dijo...

Perdón, me he equivocado, quería decir Antonio Mercero.

Doña Manolita Dalloway dijo...

Ole!
Que razón llevas en la negrura camisol de los catalanes, eso y gafas de colores...

Fijate que diría que al mejor que le queda el smoking es a Alex de la Iglesia y eso que no tiene el mejor tipo.

El traje de J.Mollá no se no se... Puede, como dices tu, con lazo (y grande).

Lo de Oscar Jaenada, ya esta bien de mamarrachismos, desfases y tonterías... Ya sabemos que va de independiente e hipermoderno (¿?) pero creo que ya va siendo hora de que aprenda lo que es el respeto, al menos sin sombrero!

Me ha gustado mucho la entrada.
Saludos

Carlos Martorell dijo...

BRIOCHE

LAURA A

DOÑA MANOLITA DALLOWAY

No me puedo extender, estoy viajando. Muchas gracias.Un abrazo!

Beatrix dijo...

Creo que has sido muy benévolo con los breves comentarios de los looks de los Goya. A excepción de cuatro artistas que se preocupan de su imagen, daría un suspenso mayúsculo a la colección de estilistas que han "disfrazado" a nuestros artistas. Ya sé que las actrices no son modelos pero estaría bien que aprendieran a llevar, con un mínimo de gracia, los vestidos de gala que prestan gustosamente algunos diseñadores.
Me gustó el ritmo de la gala,su presentador-showmen y la reaparición de Almodovar(otro showmen).
Por cierto, me aburre la actitud de los "periodistas-expertos del corazón" en criticar siempre a Penélope Cruz. Independientemente de lo que cada uno opine sobre su calidad como actriz, es indudable que tiene ya muchas tablas, que sabe perfectamente lo que tiene que vestir, decir y actuar en este tipo de eventos.

Merche Pallarés dijo...

Llego tarde. Es la primera vez que he visto los premios Goya hasta el final. Me gustó el ritmo y el hecho de que no hubiera anuncios ayudó. Penelope estaba estupenda, tienes razón pero los peinados de las otras (lo que me he reido con la que se parece a Marge Simpson...)dejaban mucho que desear. A mi el negro en los chicos no me disgusta, parecen mafiosos pero quedan muy sexy. Besotes, M.

El Aristócrata dijo...

Estimado Carlos,

Normalmente no escribo comentarios cuando no estoy conforme con lo que el autor ha dicho. Hay mucho trabajo en blogs como el tuyo para encima criticarlo. Sin embargo, me ha sorprendido que una persona que cómo tú sabes perfectamente qué es un esmoquin y para lo que fue “creado” no le parezcan del todo mal ciertos “atuendos” (permíteme el nombre) que allí se pudieron ver.

Tú, mejor que nadie, sabe que después de la seis de la tarde o en ausencia de luz solar solo los colores oscuros deberían ser vestidos. Esto hace que los seudo-esmoquin de Mollá o Millán, además de por muchas otras cosas, no puedan ser de recibo. Se trataba de una gala no de cualquier fiesta.

¿Qué tiene de malo el vestir una pieza con más de 150 años de la manera que fue creada? ¿Acaso las adaptaciones que vimos en esa “gala” mejoran a la pieza inicial?

Sinceramente creo que la verdadera elegancia masculina está desapareciendo (y no solo en nuestro país) y estos looks tan fashion no solo no avanzan sino que nos hace retroceder en masculinidad, estilo y elegancia.

Dicho esto también debo decir que comparto gran parte del resto de tus juicios.

De todas las críticas de esta gala me quedo sin dudas con la de El Mayordomo que hoy ha salido publicada. Os dejo el link por si a alguien le interesa: http://www.extraconfidencial.com/articulos.asp?idarticulo=3959

Y para los que piensen que ninguno de estos conjuntos llega a la suela de los zapatos a aquella primera black tie de 1860 que Henry Poole le cosió a Eduardo VII pueden leer este artículo que escribí hace ya un tiempo pero que hoy más que nunca sigue vigente http://www.elaristocrata.com/2008/07/el-esmoquin.html

Gracias Carlos por tu esfuerzo y por traernos a correlación este interesante artículo.
E

Carlos Martorell dijo...

BEATRIX

MERCHE

EL ARISTOCRATA

Perdonarme por el retraso y la brevedad de mi respuesta. Voy de vólido desde hace una semana viajando y cambiando 3 veces de alojamiento y con problemas de ordenadores ajenos.
Gracias a los tres, y sé perfectamente lo que es un esmoquin, pero hoy día los diseñadores de Moda los hacen a su estilo, y no puedes ser demasiado rígido en el mundo de los artístas. Sería distinto si se tratase, por ejemplo, de un político en una recepción dándo el cante.
Un abrazo!

Carlos Martorell dijo...

BEATRIX

MERCHE

EL ARISTOCRATA

Perdonarme por el retraso y la brevedad de mi respuesta. Voy de vólido desde hace una semana viajando y cambiando 3 veces de alojamiento y con problemas de ordenadores ajenos.
Gracias a los tres, y sé perfectamente lo que es un esmoquin, pero hoy día los diseñadores de Moda los hacen a su estilo, y no puedes ser demasiado rígido en el mundo de los artístas. Sería distinto si se tratase, por ejemplo, de un político en una recepción dándo el cante.
Un abrazo!

Carlos Martorell dijo...

Quise decir "Perdonadme" no "perdonarme", y para colmo se repite el comentario. MALDITOS MINIPORTATILES AJENOS!!!

Merche Pallarés dijo...

Carlos querido, no te preocupes creo que los de nuestra generación somos los que aún sabemos escribir decentemente... (salvando excepciones, claro...). Besotes, M.