domingo, 8 de marzo de 2009

ATENCION: ESTO PUEDE HERIR LA SENSIBILIDAD DE LOS FUMADORES

Me he escapado dos días a Andorra, acompañado por mi amiga Montse Bargalló. Aquí estamos en el muy agradable restaurante "Sol i Neu".

Patrick y Cristina Pérez (co-propietarios de los magníficos almacenes Pyrénées) me hospedaron en su casa e invitaron, muy generosamente, durante esas 48 intensas horas andorranas.

La verdadera razón de esta escapada a Andorra era respirar el aire puro y sano de las altas montañas nevadas.

Porque, desde hace unos días, me siento profundamente preocupado y disgustado por el mal trato que se autoinfligen algunos íntimos amigos míos que, adictos al maldito tabaco, se destrozan la salud y encima se enfadan si les aconsejo que dejen ese enfermizo hábito.
América, astutamente y por medio de Hollywood, nos vendió la idea de que fumar era algo muy elegante, hasta conseguir viciar a medio mundo, para hincharse a ganar dinero.

Yo también caí en la estupidez de querer aparentar muy macho y muy elegante, a mis 17 años. Por suerte, todo fue una efímera pantomima, y nunca me tragué el humo. Ahora me hace gracia verme, entre Dalí y la cantante Françoise Hardy, en Boccaccio, haciendo ver que fumo, como un tonto para quedar bien.

Paradójicamente, muchos fumadores se quejan de la polución atmosférica, mientras aspiran alegremente humo con nicotina, alquitrán y otras porquerías.


John Ray decía: "Las enfermedades son los intereses que se pagan por los placeres". Sin embargo, por mucho que se advierta de los peligros del tabaquísmo, incluso con slogans tremendos en las cajetillas, muchas personas se van suicidando por capítulos.

España es el país de Europa que más incumple la ley antitabáco. Y es que somos unos cachondos.

Y por ser tan cachondos somos también los peores estudiantes, los más cocainómanos, los que menos idiomas hablamos, los más parados, etc... Y es que Spain is different. Pero: Always the same. ¡Ála!

Este pobre inmigrante marroquí, que fumaba un macro-porro, liado con una hoja del ABC, era víctima de un doble enganche, pero él creía que no. Y me dijo."Yo no fuma tabaco. Yo solo fuma hachich. Salam alei cum". Y es lo mismo que me dicen muchos porreros que, inconscientemente, son adíctos al tabaco.

Yo no tengo ganas de ver a nadie en esta penosa situación y, menos aún, a mis familiares y amigos. La vejez es una mierda, con perdón. Y si al deterioro físico natural se le añaden estos venenosos aditivos, el final de la vida puede ser nefasto.

Partick Pérez, puro habano en mano, me llevó a ver el magnífico hotel cinco estrellas Hermitage, que recomiendo efusivamente a todo aquel que tenga medios, y quiera dar un respiro a sus pulmones, y un agradable relajo a su cuerpo y a su mente. Su muy amable propietario, Josep Areny, nos hizo visitar el hotel.







Séneca dijo: "Una parte importante de la curación consiste en querer ser curado".

Este post puede verse también en: Hola.com. (Blogs. "El mundo de Carlos Martorell").

http://www.pyrenees.ad/
http://www.sportwellness.ad/
http://www.sporthotels.ad/

Fotos: Carlos Martorell, Hotel Hermitage. Y via Flickr: Rebel without a cause, booboogbs, JuanJ, Kellykashcraft, zorro, ajka hungary.

11 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Como casi siempre, soy tu primera comentarista. Además fumo... ¡horror! Claro que yo empecé, estúpidamente lo reconozco, a los 30 cuando casi todo el mundo lo estaba dejando... Pero, tampoco trago mucho no creas, quemo tabaco que tambien es muy estúpido y caro. Ahora, lo de las prohibiciones por razón de "nuestra salud", no me gustan nada.
En el orígen de la prohibición (época de Nixon) fue un experimento de control de masas (que ha resultado exitoso) y tambien para hacer más caja incrementando los precios del tabaco a precios irrisorios mientras que al mismo tiempo las tabacaleras introducían sustancias más adictivas para que a los fumadores nos sea más dificil dejarlo. Nuestra salud les importa un pimiento. Todo es mucho mas planificado, siniestro y diabólico. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

Donde digo "control de masas" quiero decir "control/manipulación de las masas". Besotes de nuevo, M.

Salv@ dijo...

Muy bien Carlos, te felicito, yo siempre he dicho que el tabaco es la droga mas sofisticada del mundo, mata muy poco a poco, es legal, y maneja muchisimas sustancias adictivas.

Una critica constructiva:
De cara a la concienciación al drogadicto o al posible futuro drogadicto del tabaco es muy importante no hacer publicidad de ningun tipo imagen que salga la dichosa droga.

Saludos y me alegro de esta entrada, para mi este blog acaba de superarse un 120%.

Carlos Martorell dijo...

Merche: No sabía que fumabas. Yo estoy roreado de conocidos fumadores. Y no me quejo nunca cuando no paran de fumar en la mesa de un restaurante, o en cualquier sitio. Compartí habitación con un hermano fumador de Ducados. Mi dormitorio olía a cenicero. Y tragué y callé. Pero ahora resulta que tengo 4 íntimos amigos/as cancerosos que no paran de fumar, y algunas personas muy íntimas que fallecieron con el cigarrillo en la boca. He conseguido convencer a varios amigos para que piensen más en su salud y lo han dejado. Porque no quiero quedarme solo sin amigos y rodeado de conocidos. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

Salv: Gracias por puntuar mi blog tan alto!
No he puesto fotos de cajetillas, pero sin las imágenes que incluyo no impactaría el post.
Un abrazo y gracias de nuevo.

FERNANDOG dijo...

Todo un contraste, Carlos. Las fotos del tabaco, y principalmente la del paciente en la cama entubado hasta la médula, y por otro lado las fantásticas instalaciones del hotel en Andorra propiedad de tus amigos.
Casualmente este pasado fin de semana, estuve invitado junto con mi mujer e hijas en un hotel de unos amigos con instalaciones de ese tipo, (más pequeñas)pero muy cuidadas y muy bien gestionadas, en el norte de Mallorca, concretamente en Estallenc.
Pudimos comprobar que todavía quedan sitios en la isla tranquilos sin masificar,( en estas fechas no hay más de 150 personas viviendo permanentemente), y con varios pequeños hoteles rurales de no más de 6/8 habitaciones cada uno impecables.
Animo a los fumadores empedernidos y menos empedernidos a invertir su tiempo en regenerar sus pulmones y salud en centros como el que nos ilustra Carlos y similares,merece la pena.

Un Abrazo.
FernandoG

Carlos Martorell dijo...

Fernando G: Me alegro de que seas de mi opinión. Muchas gracias por tus palabras.Tendré que conocer Estellec. Un abrazo!

Merche Pallarés dijo...

Ahora, siempre respeto a los no fumadores, si estoy cenando con no fumadores, salgo fuera a fumar... En eso una tiene la educación cívica canadiense... Besotes, M.

Anónimo dijo...

Querido amigo,
Tú siempre viajando y disfrutando de la vida y de los pequeños grandes placeres. Pero para gozar plenamente se requiere, casi imprescindiblemente, que no encontremos impedimentos que distorsiones nuestra satisfacción, diversión o entretenimiento.
"Y fumar no es un placer"-como cantaba Sara Montiel- si con ello se mortifica a los no fumadores obligándoles a aspirar los pésimos residuos en forma de volutas consumidas.
No soporto que la Ley antitabaco se incumpla descaradamente en España y que la permisividad vaya aumentando día a día en lugar de perseguir con toda eficacia y voluntad el cumplimiento de la misma. Especialmente desagradable es el "tufo" en los restaurantes, bares y espacios públicos. Y eso del metraje cuadrado de los establecimientos es un engaño monumental y una gran patraña.
Dice la Ley que “en aquellos establecimientos públicos que se manipules alimentos -restaurantes obviamente- no estará permitido fumar”. (Ni 100 m2 ni nada)
Pero, efectivamente, en España somos diferentes también en esto.
Como sabes también viajo con mucha frecuencia por casi toda Europa y de vez en cuando a USA. ¿Cómo han conseguido erradicar el tabaco de sus restaurantes? Sencillamente, porque no se puede fumar en ninguno.
Por lo tanto, la temida pérdida de clientela que existe en España no se daría si TODOS, digo absolutamente TODOS, cumplieran la ambigua Ley antitabaco.
¿Que decir de los camareros y servicio de estos establecimientos que fuman, quieran o no, pasivamente?
Precisamente, Carlos, yo he dejado de visitar muchos, pero muchos restaurantes que permiten fumar. Entre ellos los de tu querida María Vidal de Semon. L'Indret es sencillamente repugnante y el de nuestro común amigo Ignacio Ribo, La Vaquería -Club Epicur de fumadores de cigarros habanos/puros en general- hace cuatro o cinco años que no pongo los pies allí. Pero lo mismo sucede en Vía Veneto, Drolma, Casa Leopoldo, Rías de Galicia, etc...
Sería incapaz de referenciar los restaurantes que aún disfrutando de su excelente servicio y menú/carta aunque sigo visitando con asiduidad, como el excelente Vía Veneto -cada día mejor que nunca- al salir siento la satisfacción de decir: Que asco de olor y que agobio. ¿Tú crees que acabaremos por hacer posible que no se siga burlando la Ley? ¿A quien hay que recurrir?
Lo siento Merche Pallarés, fiel seguidora y animadora de este blog y te felicito por tus acertados y cariñosos comentarios. Fumar mata y hace mucho daño a los que tienen que soportar tus efluvios.
Dicha toda esta parrafada, lo peor, lo que aún me hace ser más beligerante, es que yo he fumado desde los 18 años y hasta hace menos de diez años, MILES DE HABANOS. Y os aseguro que aunque en los "cigarros" los fumadores de verdad no tragamos el humo, la nicotina va a la sangre y el cálido humo aspirado abrasa la garganta y vías respiratorias superiores.
Dejar de fumar me costo un cierto esfuerzo, no mucho, y aún de cuando en cuando, una vez cada muerte de Papa, me enciendo un buen "robusto" o incluso un "doble corona" de Partagas o cualquier otra marca que me conoce y conozco muy bien.
Haber dejado el tabaco -jamás fumé un cigarrillo- cambió mi vida, "el aroma de mi hogar", el reconocimiento de mi mujer que también lo dejó al mismo tiempo y he recuperado sabores y aromas olvidados.
Pero esto poco importa, excepto a mi, lo importante es que pueda disfrutar de espacios singulares sin tener que sufrir los humos de los demás.
Y puedes creerme, Carlos, he visto morir cantidad de amigos con enfisemas pulmonares agudos y con los terribles canceres de pulmón. La visión de sus últimos días ha sido más que suficiente para decir a todos mis queridos amigos: Por favor, déjalo.
De verdad, el tabaco mata antes de lo que tú esperas y te mereces y te vas a perder los mejores años del resto de tú vida en una asfixia inimaginable, dolorosa, terrible.

Juan Robles

Carlos Martorell dijo...

Juan Robles: ¡BRAVO!

Merche Pallarés dijo...

Querido Juan Robles, hace unos añós dejé de fumar cinco meses; me estaba convertiendo en un tonelete. No me cabía la ropa que tenía, entonces volví a fumar porque preferí morir, que me va a ocurrir de todas formas, por cancer pero delgada... Vanidosa que es una... Besotes, M.