jueves, 5 de febrero de 2009

JOAN COLLINS, LORD LICHFIELD Y VASARI

Joan Collins triunfaba en 1987 como la malvada Alexis Carrington, en la serie de televisión "Dinastía", que emitía la cadena catalana TV3 .

Joan Collins fue invitada por Angel Casas, para ser entrevistada en su programa de TV3. Mi gran amiga Mercedes de Sarriera trabajaba entonces como Relaciones Públicas de esa cadena catalana. La hija del Marqués de Barbará, una mujer con mucho temperamento, y cargada de razón, no soportó los caprichos y las impertinencias de Joan Collins. Entre las dos féminas, de carácter fuerte, saltaron chispas, y Mercedes de Sarriera se retiró.

Como la actriz y yo teníamos un gran amigo en común, llamado Jimmy Douglas, me ocupé de distraerla, de pasearla por Barcelona, y de acompañarla a TV3.

El presentador Angel Casas.

Al mediodía fuimos a comer al emblemático restaurante barcelonés "Las siete puertas" (hoy "7 Portes"). Los transeuntes se agolpaban detrás de las ventanas para ver a la famosa actriz.
Pedímos un arroz. Estaba buenísimo. Pero Joan Collins puso cara de asco y devolvió el plato. Pensamos que era un estúpido capricho, pero no fue así. Una sutil lámina de pintura se había desprendido del techo de la cocina y, tras aterrizar etéreo sobre la porción que correspondió a la actriz, se había fundido con el arroz, dándole un desagradable sabor químico.

Por aquel tiempo yo me ocupaba de promocionar la joyería VASARI, y había organizado una super fiesta de presentación en el Hotel Ritz de Barcelona.

Por encargo de Maria Reig y Carlos Enseñat, dueños de VASARI, viajé a Londres con José Luis Robles (en la foto detrás de las modelos, y hoy dueño de la Joyería Mesara), para contratar al famoso fotógrafo Lord Patrick Lichfield, primo de la Reina de Inglaterra. En 1981, un año antes de la inauguración de VASARI, Lord Patrick había sido elegido fotógrafo oficial de la boda del Principe Charles y Lady Diana.

A pesar de su aristocrático "pedigrí", Lord Lichfield, Conde de Anson y esposo de Lady Leonora Grosvenor, hija del Duque de Westminster, era un auténtico cachondo.


Cuando José Luis Robles y yo entramos en su estudio, por un angosto pasillo, a cada paso que dábamos explotaba un petardo bajo nuestros zapatos. Lichfield y sus asistentes, muertos de la risa, nos veían dar saltos sorprendidos y asustados, en unos monitores de televisión.

Unos días antes del evento, Lichfield llegó a Barcelona. Y, en la Suite Real del Hotel Ritz, convertida en estudio fotográfico, Lord Lichfield retrató a un selecto grupo de señoras de la alta sociedad y la aristocrácia de Barcelona, luciendo joyas de VASARI.

En la foto: Estrella Salietti, "un servidor", ejerciéndo de estilísta, Mercedes Albert, Carmen Godia, el fallecido peluquero de Cebado, Derek, y Lord Lichfield.

Los retratos se proyectaron durante la cena de gala en el Ritz, y posteriormente se publicó un reportaje de varias páginas de la revista HOLA, el día de Navidad del 82.




Los propietarios de VASARI, y yo, conseguimos que Joan Collins aceptase llevar pendientes, collar, anillos y pulseras de VASARI, durante la entrevista en TV3. Pero en el aire se respiraba una cierta paranoia: ¿Devolverá la malvada Alexis Carrington las joyas, al término de la entrevista, o las considerará una compensación por la publicidad hecha a VASARI?



La periodista Mariangels Alcázar publicó en El Periódico la foto en que la actriz elegía las joyas. En la foto estoy junto a Chantal Asensio, esposa del entonces Presidente del Grupo Zeta, Maria Reig, copropietaria de VASARI, y Vivian Ventura que viajaba con Joan Collins.


Después acompañé a Joan Collins de tiendas por el Paseo de Gracia y por la Avenida Pau Casals. La actriz se ocultaba tras unas enormes gafas de sol para pasar inadvertida. Pero, si en las tiendas no la reconocían, se quitaba las gafas inmediatamente.

Por la noche, en el camerino de la autonómica TV3, sugerí que, para meterse a los espectadores catalanes en el bolsillo, estaría bien que dijese: ¡Bona nit Catalunya! Pero no conseguí que se aprendiera la frase. Pues decía: "Buona pit Castamuña, Buon flit Cataplonia, Calaplovia, ..." y cosas así. De modo que opté por escribirle, con bolígrafo, el saludo catalán en la palma de su mano. Y lo dijo perfectamente, agradando a Angel Casas y ganándo un caluroso aplauso del público.

Finalizada la entrevista, teníamos que ir a cenar al restaurante de la discoteca Up & Down, que entonces era el local de moda.


El Presidente de TV3 había reservado una gran mesa para todo el equipo del programa de Angel Casas.
Joan Collins, que siempre tiene prisa, no quiso esperar a que finalizase el programa, y nos instalamos mano a mano en la gran mesa reservada. Y ahí comenzó el drama.
-¿A qué te dedicas?, me preguntó.
-A las Relaciones Públicas. Y también hago estilismo para reportajes de prensa, y asesoramiento de imagen.
-Y...¿Qué me aconsejarías?
-Si pregunta mi opinión profesional, le tendré que ser franco y decirle lo que realmente pienso y creo que puede Ud. mejorar- le advertí.
-Ok.- Me respondió, cruzándo los brazos sobre la mesa, con una expresión de interés y curiosidad en su rostro.
Y empecé por la peluca: -Demasiado crepada y demasiado oscura.
Seguí con el maquillaje: -Se le forman pelotillas negras por demasiado mascara en las pestañas.


Le hablé de su boca: -Es Ud. una actriz sexy. Y sus labios deben ser besables y atractivos. Pero parecen pintados con una rezumante mermelada de frambuesas.

Luego añadí: Veo que, desde primera hora de la mañana, lleva demasiadas capas de maquillaje en la cara. Refrésque ese maquillaje. No le añada tantas capas a lo largo del día. Porque llegada una cierta edad, el exceso de maquillaje, en vez de embellecer, envejece.
-Es debido a los flashes -replicó. Y luego afirmó: -Disparas un flash y matas a una mujer.

Cuando, por último, iba a mencionar sus uñas "pico de loro", a lo Sara Montiel, tomó una servilleta y, con un gesto muy brusco, borró el brillo rojo de sus labios.

-¡Ya veo que no te gusto nada!- exclamó. Se levantó de un salto y se marchó furibunda, plantando al Presidente de TV3 y a todo el equipo, que aún no habían llegado.

La verdad sea dicha: no fui muy diplomático. Oscar Wilde dijo: "El mejor diplomático es aquel que habla más y dice menos".No obstante, al día siguiente, antes de embarcar, la actriz preguntó por mí en el aeropuerto.

Volví a encontrarme con Joan Collins, en Nueva York, en un evento junto a Andy Warhol. No había hecho el menor caso a mis sugerencias de estilísta.

En otra ocasión, coincidimos en el famoso restaurante italiano San Lorenzo, en Londres. Cuando me acerqué a su mesa, acompañado por Mara, la dueña del restaurante, para saludar a la actriz, ésta hizo ver que no me conocía. O realmente no se acordaba de mí.


Debo dejar bien claro que Joan Collins fue de una corrección impecable en lo concerniente al tema de las joyas prestadas. Pues las devolvió, sin pedir compensación alguna por la publicidad realizada a la joyería VASARI.


Fotos: Carlos Martorell, Patrick Lichfield, Outumuro, El Periódico. Y via Flickr: pop-art 2007, Sily-NiLY, TomZumb, Enrique del Pozo, Chicago Addick.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Recuerdo haber estado contigo en algunas de estas sesiones fotograficas y acompañarte a Vasari para seleccionar las joyas para el reportaje de Hola.y recuerdo la anecdota de Joan Collins,cuando me lo contabas ,que no podias dar credito a que una persona te pida que le des tu opinión sobre algo personal y luego cuando se la das se semi-ofenden.Bendita inocencia la de entonces.¿a qué ahora ya no te pasaría......¿verdad??.Un abrazo mjc

Nilda dijo...

Bueno, es que un maquillaje “refrescado” no basta para disimular las cicatrices por estiramiento. Se precisa, además, de estuco y alicatado.

Ella, como Sara Montiel, pertenece a ese tipo de mujeres excesivas, tan del gusto de los gays, a las que es difícil imaginar de niñas. Parece que nacieron ya adultas.

Carlos Martorell dijo...

MJC:Ahora sería más diplomático, y, en consecuencia, el consejo profesional sería menos válido.
Un abrazo!

Carlos Martorell dijo...

Nilda: Ví en TV un flash de una reciente actuación, en plan sexy y de verguenza ajena, de Sara Montiel con 80 años, y me recordó un local, por el barrio chino de las Ramblas, en mi adolescencia, llamado "La bodega bohemia". Allí canturreaban unos ancianos para hacer reir. Era un espectáculo muy cruel, y digno de Federico Fellini.

Salv@ dijo...

Bueno veo que de niño te parecias a mi, un poco radical y descarado.

Esta claro que si ahora sabes salir airoso en juergas rusas saldrias airoso de un comentario a una artista pide consejos.

Carlos Martorell dijo...

Vendo buenos consejos. Algo muy valioso, pero intangible, por lo que muchos no le dan el valor que tienen.

Merche Pallarés dijo...

Estaba navegando por la red y di con este nuevo post tuyo divertido y ameno como siempre (me sorprendió no recibir el aviso en mi e-mail como de costumbre...). Recuerdo cuando antes de zarpar a Canada desde Barcelona en el "Conte Biancamano" comimos en el "Siete Puertas". En la época (1954) yo tenía diez años, estaba considerado el mejor restaurante de Barcelona. No sé cómo será ahora pero supongo que seguirá siendo uno de los tradicionales de la ciudad, ¿no? Esa anécdota me ha traido gratos recuerdos... Besotes, M.

coral dijo...

realmente muy muy bueno!!!!!!! como me gusta tu intuición para conocer el fondo de la gente y las cosa ! ers unico

Carlos Martorell dijo...

Merche: Raro que no te llegase, pues se te envió. Cada vez tengo que enviar más e-mails de cada post(unos 500 ya). Tu que eres una experta podrías ofrecerte a que te suprima de la lista para poder integrar un novato. Pues he de hacerlo en bloques de varios días, pues mi servidor me limita el número de correos enviados.
"Las 7 puertas" no es el mejor restaurante de Barcelona, pero sí un buen restaurante y todo un clásico. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

Hola Coral: Escuché a tu marido por radio. Dále un fuerte abrazo, y gracias por escribir tus comentarios. Besos!

Anónimo dijo...

carlos como ha cambiado el cuento .... Fotografos de londres, reportajes con clase .... GENIAL el post!!!!
tania

Dante Bertini dijo...

Carlos:
entro a tu blog, como ves...
A mí también me gustó encontrarte, tan casualmente y después de tantos años.
Es una suerte estar todavía aquí, sobre la tierra.
Te pongo entre mis links, si no te opones.

Carlos Martorell dijo...

Gracias Tania. No llegaste a tiempo de colaborar conmigo en los buenos tiempos de las Relaciones Públicas, cuando no había famoseo barato ni cutres fotocalls.
Un abrazo!

Carlos Martorell dijo...

Dante: Muchas gracias. No solo no me opongo sino que estoy encantado de constar en tu blog. Un abrazo!

Merche Pallarés dijo...

Por supuesto que me puedes borrar porque siempre vengo a visitarte (recuerda que durante un tiempo yo fui tu única comentarista... ahora ya tienes ¡tropecientos!) Referente al "7 puertas" era, segun mis tios, el mejor en esos años (1954). Ahora supongo que ya se estará cayendo el techo como le pasó a la Collins. Besotes, M.

Carlos Martorell dijo...

Querida Merche: lo de "eliminar" suena fatal. Eres la que menos se merece ese término. Gracias por ayudarme a dejar espacio a un nuevo lector, a ver si lo "engancho". Nada se cae en el "7puertas". Está muy bien. Solo que no es el mejor restaurante de Barcelona. Un abrazo!

Just me dijo...

Cuantas historias que contar!!! yo nací en el 80, así que todo esto me viene un poco de nuevo...menos Dinastia, eso sí que lo recuerdo!! *.*

Just me dijo...

ahh te añado a mis links!

Carlos Martorell dijo...

Just me: En la foto veo una belleza!! Muchas gracias por añadirme a tus links.

Anónimo dijo...

Que mala suerte que se le cayera pintura en su arroz,no és muy corriente.Además de ser bastante insoportable, tambien és un poco gafe.T.J.

Anónimo dijo...

QUE FUERTE LO DE NILDA!!!: "tipo de mujeres excesivas tan del gusto de los gays"??? Qué tienes tú acaso en contra de los gays para hacer tal afirmación sin ningún tipo de fundamento_??? Acaso alguien ha dicho alguna vez que SARA MONTIEL sea un icono gay??? No es más icono gay la cantante ALASKA tal vez? Me parece un poco esúpido e insensato el comentario, por no decir ofensivo y repugnante, creo que ha sido una oportunidad aprovechada para exponer la crítica y el rechazo hacia un determinado colectivo u orientacón sexual viniendo a tacharla poco menos que de hortera. Habría que verte a ti!!!

Carlos Martorell dijo...

ANONIMO: No veo nada insultante en las palabras de Nilda hacia los gays. El hecho de que al colectivo gay le gusten este tipo de mujeres excesivas en su estilismo no es insultante.
Sueles comentar en mis blogs y siempre en negativo y sin dar cara, eso sí es censurable.

Anónimo dijo...

Saludos desde Sevilla, es la primera vez que comento en tu blog, a mí también me ha resultado bastante ofensivo el comentario de NILDA, sinceramente, tacha al colectivo gay poco menos que de hortera y es insultante, ese tipo de mujeres nunca creo que hayan sido un icono gay, han sido admiradas por millones de personas de todas las clases y colectivos, dices que eran excesivas pero... ¿qué no fue excesivo en los fabulosos 80??? esos años eran excesivos por excelencia ya de por sí. Por esa regla de tres ¿qué tendríamos que decir de los fans y admiradores de Tita Cervera? de Belén Esteban? de Rocío Jurado? de Isabel Pantoja? de Carmen de Mairena? de la Veneno? de Alaska? de Tamara "la mala"? También fueron iconos gays y solamente del gusto de los gays??? Vamos por favor! Se puede criticar un estilo o un maquillaje sin tener que generalizar o atribuirlo como algo perteneciente al gusto de todo un colectivo por ello. Por lo demás tu blog es estupendo y la anécdota con el equipo de TV3 de lo más insólita vamos. Saludos Elena J. R.

Anónimo dijo...

Sorry for my bad english. Thank you so much for your good post. Your post helped me in my college assignment, If you can provide me more details please email me.

Anónimo dijo...

hola.con un poco de retraso pero contesto.He tenido la suerte de conocer a Joan Collins y hablar con ella un par de minutos.Y la verdad ya quisieran muchas pijas de pedralbes estar tan bellas como ella y tan bien retocadas.