miércoles, 20 de noviembre de 2013

OBJETO DE DESEO

Jorge Subietas me invitó a la fiesta del quinto aniversario de su tienda "Objeto de Deseo". 
La fiesta no era en la tienda de la calle Balmes, 237.
Tomé un taxi y, cuando dí la dirección, el taxista, un cachondo mental, me preguntó con cierta sorna: "¿Va Ud. solo a ese meublé?
"No voy a ningún meublé. Voy a la fiesta de un amigo". Respondí muy sorprendido por su pregunta. 
Pero SORPRESA: el taxi me dejó en el nº 40 de la calle La França Xica, y resultó ser el meublé de lujo "La França", o mejor dicho, un hotel por horas para parejas.
Este es el pasillo por donde entran los coches, que quedan aparcados y ocultos detrás de unas elegantes cortinas negras.
Yo no entendía nada.
El anfitrión Jorge Subietas, sentado junto a Nuria Arfa y Rafael del Castillo, había organizado su fiesta en una sala en el sótano de "La França". Una idea muy original y atrevida.
La sala estaba decorada con cuadros, esculturas y objetos de su tienda.
En dos barras se servían las bebidas a los invitados.
Mientras un DJ hacía bailar a los amigos de Jorge Subietas,
yo  fui presentado al propietario de "La França", que muy amablemente me enseñó unas habitaciones, que no estaban ocupadas. Hice el recorrido junto a Nuria Arfa y Rafael del Castillo.
La decoración de este hotel "por horas" es obra de Lázaro Rosa Violán. Pertenece a la cadena SUPERLOVE HOTELS (HRegás, Puntcatorze, La Paloma y La França).
La higiene y el orden de las habitaciones son perfectosMe pareció estar en un hotel de 4 estrellas, o de 4 polvos...
El estilo de la decoración de las habitaciones es muy variado.
Cuando recorríamos los pasillos oímos unos gemidos femeninos que me sonaron a fingidos. De esos que emplean las mujeres para acabar antes el acto, o hacer creer a sus parejas que son un 10 en la cama.
En esta habitación de estilo psicodélico no hace falta fumar ni un porro para estar colocado.
¡Lástima! No tenía el Whatsapp de aquel taxista cachondo mental. Le hubiese enviado esta foto diciéndo: "Tenías razón, tío. Estoy solo en la cama de un meublé".

Estas niñas no estaban en la fiesta, ni en ese hotel por horas.
Las fotos forman parte de un vergonzoso y degenerado estilismo, para niñas y niños, que se publicó en una revista de Moda española.
No solo están acabando con la infancia. Están incitando a la pedofília y a la pederastia, ofreciéndo la imágen punky, vulgar, soez y drogada de unos niños, como un objeto de deseo. ¡Horror!

9 comentarios:

alba dijo...

Estimado Carlos qué ocurrente tu amigo! Mirá que me hiciste reir con lo de 4 polvos jaja.
Repugante las fotos de los niños.
Un apretado abrazo
Alba

alba dijo...

escribí mal, quise decir repugnante

Carlos Martorell dijo...

ALBA: Pues esas fotos son del MarieClaire!!! Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Muy bonito ese hotel por horas, ja,ja... Me gustó tu interpretación de los gemidos. Seguro que tenías razón.
Horribles esas fotos de los niños. Es de una degeneración indignante e imperdonable aparte de una estética feísima y cutre. Luego nos quejaremos de que haya tanto pedófilo... En fin, el mundo va a la deriva querido Carlos. Besotes, M.

Plataforma Aérea Ibiza y Formentera dijo...

El hotel parece sumamente atractivo y especial. Me despierta las ganas de entrar.
Cheer!!

Carlos Martorell dijo...

MERCHE PALLARÉS: Las fotos, sorprendentemente, son del MarieClaire de septiembre. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

PLATAFORMA AÉREA IBIZA Y FORMENTERA: Pues búscate una buena compañía y entra!! Un abrazo.

jose dijo...

No puedo estar más de acuerdo en lo que dices de esas fotos de niños. Son repugnantes. Y tengo que felicitarte por tu valentía de criticarlas públicamente, porque hoy en día esa basura se está imponiendo como “lo guay”, y casi nadie se atreve a criticarlo por miedo a ser considerado “no guay”. Y quienes tienen voz para criticar estas cosas y no lo hacen, se convierten en cómplices… de igual modo que tus críticas te convierten en admirable, y espero que sean leídas por mucha gente, y ayudes a que estás modas empiecen a desaparecer.

Saludos.

Carlos Martorell dijo...

JOSE: Adiós infancia. Solo les faltaban las tablets y móviles, que les dan cuando se les quita el biberón. Un abrazo.