jueves, 14 de abril de 2011

CENAS, RETRATOS Y MODAS EN MADRID


Desde que existe el AVE Madrid-Barcelona no he vuelto a ir en avión, porque detesto los aeropuertos, los controles rutinarios y los retrasos.


Mis amigos Manolo March y Brandon Jara organizaron, en su casa de Madrid, un cóctel-cena para el pintor Paco Carvajal.


El motivo: La presentación de este fiel retrato de Brandon Jara, obra del pintor Paco Carvajal.


Fuí el primero en llegar a esta casa, que parece una galería de arte contemporáneo. En una gran pantalla se proyectaba la opera "Aida", de Verdi.


Me gustó mucho la cena, y pregunté qué catering la servía. Y me dijeron que era de Samantha Vallejo-Nágera.


Quiero, pues, felicitar a Samantha Vallejo-Nágera por su impecable trabajo gastronómico.


Los invitados, por regla general, estaban relacionados con el mundo del arte y las galerías.


La invitada más íntima mía era Susie Lindberg, que llegó acompañada por su hijo Felipe. Aquí Sussie está junto a Paco Carvajal.


Entre los asistentes recuerdo a Marita Segovia, Maite Arango, los Duques de San Miguel, Marta y Gonzalo Urquijo, los Condes de Campo Alegre, Natalia Carvajal, Pedro Argüelles, los Marquéses de Huetor, Enrique Ruspoli, la Condesa Vda. de Fontanar, Pablo Melendo, Asunción GarauIsabel Pedroso y Alex Fauquier, entre otros.


La siguiente noche fui a cenar a "BarTomate", uno de los restaurantes más de moda de Madrid, que pertenece al grupo catalán Tragaluz.


Todavía no habían colgado la foto que Rosa Esteva, propietaria del restaurante, había comprado en mi exposición solidaria pro escuelas de Haití.


Hice la foto de la vendedora de tomates, en 1979, en el Iron Market de Puerto Príncipe, desaparecido en el terremoto.


 En espacio de tres horas se vendieron todas la fotos.


A la cena del "Bar Tomate" invité a mi amiga, la Princesa Beatriz de Orleans, que fue una buena cliente, cuando trabajaba para Dior.

Está foto de Beatriz, hecha por Sylvia Polakov, y publicada recientemente en la revista HOLA, pertenece a una serie de fotos que Silvya ha expuesto en el Museo del Traje, en el homenaje al diseñador Pedro del Hierro.


Llamé a Sylvia para felicitarla, y me dijo que, antes de que regresase a Barcelona, le gustaría hacerme un retrato. No quise ser menos que Brandon Jara, y acepté encantado.



Sylvia Polakov es una buenísima retratísta. Ha fotografíado a miembros de la Realeza, políticos, grandes empresarios, artístas, músicos, top-models, etc. Sylvia tendría que publicar un libro que recopilase todo su importante material fotográfico.


Recuerdo, por ejemplo, el retrato que le hizo a S.M la Reina. En mi modesta opinión, es el mejor que han hecho nunca a Doña Sofía.

Casualmente yo estaba en Madrid para verme con Don Arturo Coello, Presidente de la Fundación Reina Sofia, para rendirle cuentas de mi exposición solidaria pro Haití, antes citada. La Fundación Reina Sofia y Cruz Roja se ocupan de la reconstrucción de dos escuelas en Haití.


Mientras esperaba a Don Arturo Coello, me crucé en la calle con Mike Stilianoupoulos, que fue Embajador de Filipinas en España, y que está casado con Pitita Ridruejo.

Nos sentamos en la terraza de un café, pues Mike fuma como una chimenea, y recordamos viejos tiempos. Fue un placer conversar con este octogenario, gran señor, lúcido, simpático e inteligente.


Saliéndo del estudio fotográfico de Sylvia Polakov, que está en la calle Alfonso XII, frente al Parque de El Retiro, me dí un garbeo por el Jardín Botánico, en la buena compañía de Montse Roqué. ¡Una explosión de color y de clorofíla!


Me sorprendió cruzarme, cada dos pasos, con muchísimas mujeres que iban todas con el mismo peinado: unas largas melenas, generalmente con extensiones, y separadas por una raya en medio, como un machetazo.


Debo decir que es un look que me aburre mucho, pues por bellas que sean, dan la impresión de que asoman la cara entre dos cortinajes. Al estrecharles la frente les resta aspecto inteligente. Y con tanta melena alisada las caras languidecen y pierden fuerza.


Así van modelos y famosas, generando una esclavitud a la Moda.


Y lo más triste es la falta de personalidad. Muchas mujeres ven a una famosa con la raya en medio, y tanto si les favorece como si no, se peinan con esa raya en medio.


Aunque es preferible que se hagan la raya en la cabeza, que en la nariz... Que esa es otra moda mucho más extendida que la moda de las extensiones...


Lástima que no se ponga de moda el "moño gorrino" que, además de peinado, te sirve de gorro y queda muy fino.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas noches, compruebo satisfecha que tiene muy buen gusto para pasear por mi ciudad. Un abrazo. Ana Cuadrado.

Carlos Martorell dijo...

ANA CUADRADO: ¡Qué rapidez en comentar! No hace un segundo que colgado el post. Un abrazo.

Ulises dijo...

Hola Sr. Martorell,
Soy reciente seguidor de su blog y no deja de sorprenderme en cada actualización. Me he reido mucho con lo del "moño gorrino".
Como curiosidad le comento que trabajo en un antiguo palacete de la calle Casado del Alisal y esta semana una mujer, creo recordar que se ayudaba de bastón, entró en el patio para observarlo y me comentó "vivo aquí al lado, en Alfonso XII... soy fotógrafa", he de confesar que me resultó tremendamente atractiva. Ahora veo que se trata de su amiga Sylvia.

Carlos Martorell dijo...

ULISES:¡Qué casualidad! Sylvia, desde ayer, ya no necesita un bastón. Se había hecho daño en un tobillo.
Un abrazo.

Lola dijo...

Querido Carlos, que fino tu humor y que honestos tus comentarios. A veces la personas olvidamos que no hay porqué parecerse a otras, que cada una es valiosa por su diferencia. Un abrazo de tu admiradora. Lola

Lola dijo...

Hola Carlos, hoy te he visto en televisión con Alejandra Prats, He pensado en ti como comentarista en un espacio de televsión serio. ¿Por qué no se lo propones a alguien? Lo harías muy bien. Un abrazo. Lola

manuel dijo...

ja ja ja
Estas de un poético divertidisimo, lo cual me encanta.
Te has visto en este viaje con mucha gente que también conozco mucho de todos ellos especial afecto al embajador Mike que es un caballero agradabilisimo y me encanta conversar con el.
Nunca mejor dicho que el mundo es un pañuelo, pero de seda maravillosa ¿ a que si Carlos? felices vacaciones primaverales y una maravillosa pascua de resurrección.

Carlos Martorell dijo...

LOLA:Muchas gracias, pero la TV da fama y yo no quiero eso. En España, especialmente, ser una cara conocida se convierte en una tortura. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

MANUEL: Un abrazo desde Venecia!!

Merche Pallarés dijo...

Esa foto de la Reina, sí que es bonita, sí. Sylvia siempre ha sido una excelente fotógrafa, dale recuerdos de mi parte si la ves. Que disfrutes en Venecia, querido Carlos. Muchos besotes, M.

Carlos Martorell dijo...

MERCHE: Se lo diré a Silvia. Acabo de llegar de Venecia. Un abrazo.

Mercedes dijo...

Buenos días, Carlos.
Coincido contigo en preferir una estación de tren a un aeropuerto. Lástima que tarde o temprano el avión se hace indispensable.
En cuanto al Jardín Botánico, es mi asignatura pendiente madrileña…
De las modas (la cara oculta y malvada de “la moda”), no hay nada peor que seguirlas sin criterio, te siente o no te siente bien, sólo por el hecho de que “se lleva”. Por cierto, ¿te has fijado que algunas de esas melenas, en lugar de mostrar un cabello suelto, tienen un aspecto “sólido”? Es como si el pelo se hubiera convertido en una especie de masa o de chicle que cede por su propio peso… En fin, allá ellas. Intuyo que queda poco para que el moño gorrino brille con todo su esplendor.
Feliz día de Sant Jordi. Un saludo.

Carlos Martorell dijo...

MERCEDES:Creo que son las extensiones o la falta de champú.
Feliz Sant Jordi! Un abrazo.