lunes, 11 de abril de 2011

ABRE PACHA EN BILBAO Y REABRE EL RESTAURANTE TRAGALUZ EN BARCELONA


Una interminable limusina, con las famosas cerezas de PACHA,  nos esperaba en el aeropuerto de Bilbao.


Javier Larrea, el amable gerente de PACHA LOUNGE BILBAO, vino a darnos la bienvenida.


A las personas llegadas de Ibiza y Barcelona, para la inauguración de la discoteca, nos instalaron en el Hotel Carlton.


Siempre me han gustado los hoteles clásicos.



Con una inusual temperatura de 31 grados y un sol abrasador nos llevaron a comer al restaurante Kate Zaharra.


Tras un tremendo, pero exquisíto atracón, Ricardo Urgell charló en la terraza con Amancio Valiño que, junto a su hermano Patricio, regentan el restaurante.

A la comida se unieron Aída Aguirre, relaciones públicas de PACHA LOUNGE BILBAO con su marido, Harold Gallo, representante de Paris Hilton, y Ricardo Garriga con su socio Javier Montero.


El restaurante Kate Zaharra nos soprendió con este publicitario postre.


Francisco Ferrer, director de relaciones públicas del PACHA de Ibiza, me mostró, encantado, el postre con el logo.


El logo con las famosas cerezas vende mucho y trapasa fronteras. Aquí las cerezas presiden la pista del flamente PACHA LOUNGE de Bilbao.

La palabra "LOUNGE" tiene su explicación. Como la gastronomía vasca es tan importante, en esta discoteca se podrán degustar algunos platos de cocina vasca entre la 1h. y las 16 h., y también por la noche.


Me sorprendió el horario del evento de inauguración: ¡Las 20 horas! Pero Javier Larrea explicó a Ricardo Urgell que era un evento dedicado a las autoridades y a la prensa, y sin convocaroria de famosos.


Posé a la entrada junto a Francisco Ferrer, Teresa Retolaza, Ricardo Urgell, Rossetta Montenegro y Javier Larrea.


Esta no es una macro-discoteca. Por su tamaño y el predominante color blanco de la decoración, este PACHA me recordó un poco al de Moscú.


No tuve la ocasión de ver la pista de baile vacía. Porque, cuando llegué, tanto en la calle, esperando para poder entrar, como en el interior del local, se aglomeraba una multitud de personas.


Hay un fenómeno que resulta sorprendente, y en especial para los que pertenecemos a la generación que vió como las salas de baile, con música en vivo, dieron paso a las discotecas. El fenómeno es que ya casi nadie baila.

Las personas, hacinadas en la pista, como sardinas en lata, mueven la cabeza al ritmo monótono de la música, mientras hablan, beben y hacen fotos con sus teléfonos móviles, para enviar o colgar en las redes sociales.


La presencia de gogós y bailarines dan mucha vida y se han hecho imprescindibles en estos locales.


Las discotecas tienen que ofrecer, cada vez más, espectáculo.


El DJ Tuccilo, llegado de Ibiza, pinchó con mucho éxito.


En esta foto puede apreciarse como los asistentes se divierten en la pista, pero son muy pocos los que bailan. Y esto ocurre en todas las discotecas.


Para finalizar la noche, de nuevo en el interior de la "gangsteril" limusina, nos llevaron a un bar de tapas.


Las tapas son otra exquisita especialidad vasca, a las que uno no puede resistirse. Y hay que regarlas con chacolí, un vino blanco producido con uvas muy ácidas y verdes.


Y hablando de verdes, he de dar las gracias a Ricardo Garriga, director de la empresa "Piensa en verde", y a su socio Javier Montero, que nos organizaron las 24 horas que pasamos en Bilbao.


Mientras el grupo dormía placidamente en el Hotel Carlton, tras una jornada de mucho ajetreo, Francisco Ferrer se dedicaba a "hacer botellón", pero a lo grande...

¡Es broma! El director de relaciones públicas del PACHA de Ibiza, que asistió a la inauguración como invitado, estuvo prestando ayuda a la franquícia de Bilbao, hasta última hora de la noche, y es prácticamente astemio.


Estar en Bilbao y no visitar el museo Guggenheim sería imperdonable.


Así pues, unas horas antes de ir al aeropuerto, fuímos a recorrer el museo, guiados por una profesional muy experta.

Allí fotografié a Ricardo Urgell y a Rossetta Montenegro, delante del impresionante "Puppy", esa gigantesca escultura de acero inoxidable, recubierta de plantas en floración, obra de Jeff Koons.


Recuerdo la primera vez que visité este impresionante museo, obra de Frank Gehry.


Fué durante la cena de gala ofrecida a Giorgio Armani, en el año 2001.


En el museo se expuso una retrospectiva de los diseños del famoso modisto italiano.


Si no recuerdo mal, la cena servida por el chef Martín Berasategui, tuvo lugar junto a la monumental instalación "El metal del tiempo", obra del californiano Richard Serra.


Antes de regresar a Barcelona dí recuerdos a Ricardo Urgell para su hijo Panchi, responsable de franquicias de PACHA, y a quien me hubiese gustado mucho ver en Bilbao.

PACHA LOUNGE BILBAO. Fotos: José Antonio Adame Azpiazu y Carlos Martorell.
Luis Briñas, 19. Bilbao.
http://www.pachaloungebilbao.com/

REABRE TRAGALUZ CON UN NOVEDOSO CONCEPTO

A las dos horas de aterrizar en Barcelona asistí a la reapertura del restaurante TRAGALUZ, con nueva decoración y nuevas propuestas gastronómicas.


En la planta baja está el Tragafish, una barra de ostras llevada por Luis de Bueno. Y también hay una barra de sushi y ceviches, y otra de brasa japonesa.


La escalera para subir al primer piso está decorada con dibujos de Mariscal.


La novedosa propuesta consiste en acceder al restaurante por las cocinas.


El personal de cocina está impecablemente uniformado.


Durante el acto de presentación del remodelado Tragaluz se sirvió un generoso cóctel-cena.


Saludé a Rosa Esteva, que junto a su hijo Tomás Tarruella, dirigen el Grupo Tragaluz.


 En el piso más alto hay una sala de estar con chimenea, y un techo acristalado para ver el cielo. Desde lo alto de esa zona pude ver a muchos amigos y conocidos.


Felicité a Sandra Tarruella, y a sus colaboradores, por la obra de reforma del restaurante. El cuadro es de Carla Tarruella, otra creativa hija de Rosa Esteva.


Clementina Milá, relaciones públicas del Grupo Tragaluz (en el centro de la foto, vestida de negro) me avisó de que estaba entrando el Alcalde de Barcelona.


Rogué a Jordi Hereu, Alcalde de Barcelona, que posáse con Rosa Esteva para mi Blog.


Al dia siguiente las mesas del restaurante Tragaluz volvían a estar en su sitio habitual.


He leído que Rosa Esteva y Tomás Tarruella planean abrir seis restaurantes en Madrid. El éxito está garantizado, como en todo lo que emprenden. ¡Muchas felicidades!

TRAGALUZ
Passatge Concepció, 5. Barcelona.
93-4870621
http://www.grupotragaluz.com/

Fotos: Olga Planas, Jordi Cuxart y Carlos Martorell.

9 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Seguro que el nuevo Pacha de Bilbao será todo un exitazo. Lo de "lounge" no he entendido lo que tiene que ver con la comida vasca... Cuando vuelva a Barcelona, iré a degustar lo que ofrecen en el "Tragaluz". El local es espléndido. Besotes, M.

Carlos Martorell dijo...

MERCHE: Pienso que, con el éxito que tienen el tapeo y el "papeo" en esa zona, aprovechan para vender gastronomía. Un abrazo.

alba dijo...

Me has abierto el apetito!!
Saludos

Alba Inés

Alberto Amador dijo...

Qué buena pinta todo!! Y qué buen ojo el tuyo estimado Observador solitario... Siempre en el lugar oportuno en el momento adecuado! Felicidades!

Por la foto he visto que has conocido a Ricard Trenchs, colaborador de Sandra Tarruella. Gran arquitecto-interiorista e increíble persona!! De mis mejores amigos!

Un abrazo fuerte!!

Carlos Martorell dijo...

ALBERTO: Lo primero que hizo Ricard, cuando me vio allí, fue decirme que era muy amigo tuyo. Lástima que no estés en mis eventos. En Barcelona no veo a casi nadie. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

ALBA: A cualquiera se le abre el apetito en Bilbao. Un a abrazo.

manuel dijo...

Tu viaje a Bilbao con lo de la disco, no me resulta atrayente para mi manera de ser. Lo de Tragaluz super divertido además de bonito y nostálgico.
un abrazo Don Carlos

Carlos Martorell dijo...

MANUEL: Lo comprendo perfectamente. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Se llaman pintxos, no tapas.