domingo, 28 de febrero de 2010

PROVOCADOR ARCO 2010

Esculturas dispuestas por las calles de Madrid anunciaban la 29 edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo. ARCO reunió, este año, a 227 galeristas de 25 países, y alrededor de unos 3.000 artistas, con Los Ángeles como ciudad invitada. De la ciudad californiana llegaron 17 galerías con unos 60 artístas, pero decepcionaron por su pobre mercancía.


Necesité dos días para visitar con detalle los tres pabellones de esta Feria, y fotografiar alguna de las piezas allí expuestas.






Esta escultura Stairway to heaven (Escalera al cielo), de Eugenio Merino, presentada por la galería barcelonesa ADN, fue la más polémica. Un rabino con el Corán, un cura con un rosario y un imán orándo junto a un Biblia, conforman este castillo humano, considerado muy ofensivo por la Embajada de Israel. A mí me divirtió mi interpretación política de la escultura: Me parecía que Mariano Rajoy y Abel Matutes estaban rezándo, por un cambio de gobierno, sobre el lomo de Rodriguez Zapatero. Una mujer belga pago por esta escultura 50.000 €.





Por "La playa", cuadro firmado por Botero, y expuesto en la Marlborough, se pagaron cerca de un millón de euros. La segunda pieza más cara de esta edición. Un pequeño autoretrato de Francis Bacon, de la galería neoyorquina Edward Tyler superó el millón.


Retrato chino de Andy Warhol.









Estas esculturas me parecieron los esqueletos de unas dragqueens.


Esta enorme calavera de Bruno Peinado, con efectos de bola de espejos de discoteca, fue una de las piezas más fotografiadas.


Este mendigo, de la galería londinense Aicon, me recordó a Mahatma Gandhi.
















La fotografía y el vídeo están cada vez más presentes en estas ferias de arte.














Me pareció reconocer a los modelos Naomi Campbell y John Kortajarena en este cuadro.














La galería Carles Taché expuso esta obra de Chema Alvargonzález.




Obra de la artísta japonesa Chiharu Shiota, expuesta en la galería Nieves Fernández Projects.


Lourdes Fernández, directora de ARCO, puede estar contenta por los 150.000 visitantes y por las ventas, que superaron, en plena crísis, a las del año anterior.


En ARCO me encontré con muchos amigos y conocidos. Pero quiero destacar el nombre de mi amiga de Barcelona, Carmen Buqueras que recibió el Premio al Coleccionismo, otorgado por la Asociación de Amigos de Arco.


Allí también me encontré a las Princesas Beatriz Von Hohenlohe y Beatriz de Orleans, acompañadas por el Relaciones Públicas Eric Yerno. Beatriz de Orleans, Relaciones Públicas de SHA Wellness Clinic, me recordó que tengo pendiente una visita a ese espectacular centro, y le prometí que lo visitaría en breve.

Fotos: Carlos Martorell.

4 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Estupendo periplo por ARCO! Me ha hecho mucha gracia tu interpretación política de la polémica escultura... y las calaveras dragqueens. Alucino con la fijación que tienen los japoneses con el vello púbico porque eso es lo que me ha parecido el montaje de la artista japonesa. En general, muchas de las "obras" no valen un pimiento. ¡Qué bajo está cayendo el "arte"! Besotes, M.

Carlos Martorell dijo...

MERCHE: No olvides que yo he fotografiado lo más chocante, pero no hay que pensar que todo es así.
Un abrazo.

Beatriz dijo...

Como madrileña, le tengo mucho cariño a ARCO. Hace más de 7 años que no lo visito, pero me encantaba ir. El arte, en mi opinión es tan subjetivo... yo no soy ninguna entendida, pero sé cuando algo "me llama" o no me llama... y en todas las ediciones suele haber algo que siempre me llama a gritos!!! Un beso. Bea

Carlos Martorell dijo...

BEATRIZ: Como habrás podido comprobar, yo siempre busco lo más chocante. No lo que más me gusta... Un abrazo.