martes, 29 de septiembre de 2009

ROMAN POLANSKI: HISTORIAS DE HOLLYWOOD

Conocí a Roman Polanski, hace muchos años, en Ibiza.

Roman había comprado una casa en la isla, y organicé una cena, en el ya desaparecido restaurante El Domingo, para presentarle al grupo más interesante y divertido de los asiduos de Ibiza.


Yo entonces vivía en una casa de campo en San Carlos con Silvia Alexandrowitch, a la izquierda de Roman en la foto.


La tarde en que yo estaba organizando las mesas y la decoración para la cena en El Domingo, que estaba situado bajo la antigua muralla de Dalt Vila, un hombre se suicidó precipitándose desde lo alto de la muralla, y cayéndo a tan solo tres metros de la terraza del restaurante.


¡Flipé por un tubo!, como se dice vulgarmente.

Parece que Roman atrae la tragedia como un imán. Pues, a los pocos meses, en un bar de Ibiza, el filipino que trabajaba en casa de Polanski, al defender a su hijo al que estaban pegando, mató a un hombre de un certero cuchillazo.

Varios años después, tras cumplir su condena, yo contraté al filipino, a su esposa y a su hijo para ayudarme cuando daba cenas en mi casa de San Carlos.

Durante el tiempo en que Roman tuvo casa en la isla nos veíamos con mucha frecuencia. Polanski venía por mi casa o coincidíamos en las de amigos, o en restaurantes.


Tras vender su casa en Ibiza, Roman nunca regresó a la isla. Además, su íntimo amigo en Ibiza, el ex-futbolista de la Real Sociedad y copropietario de la discoteca KU (hoy Privilege), José Antonio Santamaria había sido asesinado a manos de ETA, de un tiro en la nuca.

Cuando organicé, en Barcelona, la cena de gala para la entrega de los Premios Magníficos, invité a Roman para que hiciese entrega de uno de ellos. Esa noche, junto a Roman, también subieron al escenario, para hacer entrega de los galardones, la Princesa Tessa de Baviera, el actor Terence Stamp, la Duquesa de Feria y Amanda Lear.

Eran los buenos tiempos de las Relaciones Públicas, en que mis célebres amigos acudían gratis a mis invitaciones, y no tenían que posar ante los horrendos photocalls. Aún no existían esos "paredones", en donde los famosos son acribillados por flashes y a preguntas engorrosas sobre sus vidas privadas.

En el 2002 felicité a Roman por su fantástica película "El pianista", ganadora de un Oscar.


Yo soy un fan del cine de Roman Polanski. Y considero que "Repulsión", "La semilla del diablo", "El baile de los vampiros", o "Lunas de hiel" son verdaderas obras maestras.

No hace mucho visité a Roman y a su esposa, la actriz Emmanuelle Seigner, en su casa de la Avenida Montaigne, de París.


Estos días, el nombre de Roman está de nuevo en todos los medios informativos del planeta, pues ha sido detenido en Zurich.


Polanski fue denunciado hace 32 años por abusar de una modelo de 13 años, llamada Samantha Geimer, que puede verse en esta foto.

El acto delictivo, por el que pesaba sobre Polanski una orden de busca y captura desde 1977, tuvo lugar, tras una sesión fotográfica para la revista Vogue, en la casa del actor Jack Nicholson, en Mulholand Drive, Hollywood.


En esta foto, Roman está junto a su abogado, cuando fue detenido en California, en 1977. Roman escapó a Europa y no regresó nunca más a los Estados Unidos, ni para recoger su tercer Oscar por "El pianista".


Los años han pasado. Roman tiene 76 años y Samantha Geimer, que vive en Hawai con sus tres hijos, tiene 45.

La ex-modelo adolescente ya ha perdonado a Polanski. Y yo no quiero exculparle de ese delito, pero me pregunto: ¿Qué hacía una chica de 13 años posando en top-less para Polanski, y en la casa de Jack Nicholson en Hollywood?

Yo cené, en una ocasión, con Jack Nicholson en casa de Michael Douglas, en Mallorca, y me pareció ser el personaje de la célebre película "Alguien voló sobre el nido del cuco".

Es muy frecuente, en Hollywood que, incluso madres, lleven a sus hijas menores, vestidas y pintadas como Lolitas, a fiestas y juergas de directores y productores, para ver si a la nena le dan un papel cinematográfico, o la sacan en una revista. Y si no lo consiguen se ponen furibundas.


Creo que ese fue el caso de Roman Polanski. Lo que no le exime de haberse aprovechado de la situación.

Lo raro es que, teniendo un chalet en Gstaad, donde Roman pasa largas temporadas, hayan tardado tantos años en detenerle. Ya que tanto Gstaad como Zurich están en Suiza, donde hay un convenio de extradición con los Estados Unidos.


Hay un refrán catalán, que traducido diría: "Si no quieres polvo, no vayas a la era".

Fotos: via Flickr, Carlos Martorell, Sylvia Polakov.

martes, 22 de septiembre de 2009

LAS NEFASTAS CONSECUENCIAS DE LA MALA EDUCACIÓN

Hace mucho tiempo que vengo diciendo que la falta de educación y de valores de las últimas generaciones de españoles traerían graves consecuencias.

Después de escuchar, durante muchos años, las erróneas teorias de una nueva ola de pedagógos y psicólogos que afirmaban que no se debe traumatizar a los niños con reprimendas y cachetes, y que hay que ser muy tolerantes y darles total libertad de acción, nos encontramos ahora con una generación plagada de pequeños dictadores insoportables, que agreden a padres, compañeros y profesores. Según esos profesionales "visionarios" prohibir está prohibido.


Por suerte, ya se empiezan a desenpolvar, tímidamente, las antíguas teorías educativas. Incluso nuestro Rey, en un reciente discurso, ha manifestado su honda preocupación por la deficiente educación y la incultura que imperan en España.

Creo ser un hombre muy bien educado y respetuoso. Recibí algún cachete en mi infancia y fui castigado cuando me lo merecí, y no estoy traumatizado. Por el contrario: estoy muy agradecido a mis padres por la buena educación que me dieron, y que me ha abierto muchas puertas.


Esta moda de no dar la correcta educación a los hijos, y de que los padres adopten la posición de colegas y amiguetes, ha sido un verdadero desastre.

El estrés de la vida, la falta de tiempo de los padres (muchos de ellos separados) para dedicarse a sus hijos; las continuas imágenes de brutal violencia gratuita en los videojuegos y en la televisión; el mal ejemplo que se da, a niños y jóvenes, en vomitivos y vulgares programas de televisión, en los que no se pone límite alguno; el consumo precoz de alcohol y drogas; y unos códigos Penal y del Menor demasiado blandos, y que suprimen la facultad de los padres para corregir a los hijos, son causas del desastre de esta generación de Vanesas, Sorayas, Kevins, Jósuas, Jonathans,etc.
Incluso en algunos anuncios en la televisión, que en mi primera novela "Réquiem por Peter Pan" la llamo el Anticristo, se descalifica a los padres, convirtiéndo al niño en un prepotente que puede hacer lo que le de la gana, y al padre en un burro.


A la mínima negativa los niños malcriados responden con berrinches y pataletas.


Comen cuando y lo que les da la gana. Y ya está España llena de gordos y de obesos.


La falta de disciplina hace que los niños crean que tienen todos los derechos y ninguna obligación. Estos pequeños dictadores, muy autoritarios, son incapaces de controlar la ira. Se descontrolan con mucha facilidad y tienen ataques de furia, acompañados por llantos y alaridos.


"Mi néne ya habla", me comentó contenta una madre. "¿Y cuáles han sido sus primeras palabras?" le pregunté. "Ha dicho: ¡NO QUIERO! "


Con solo tres años, muchos niños ya se oponen a los padres, y a los ocho años, aproximadamente, comienza el llamado Trastorno de oposición desafiante. Entre los onze y los catorce ya se pueden dar casos de violencia extrema, y algunos padres se ven obligados a denunciar, por miedo a sus hijos, y con gran vergüenza y sensación de fracaso familiar.


La Fiscalía ha denunciado, muy alarmada, que los casos de agresiones de menores a sus padres han aumentado, este año, en un 56%, y que ya se han puesto 4.200 denuncias.


Algunos niños son violentos por naturaleza. La violencia puede ser de origen genético y no tener relación con la educación. El 8% de los menores sufre trastornos psicológicos graves, y el 20% sufre trastornos psicológicos suaves.

Yo esstoy harto de tener que soportar a niños hiperactivos y descontrolados, que corren a sus anchas por pasillos de hospitales, restaurantes, o locales públicos, ante la mirada indiferente y pasiva de sus progenitores.


Un día, este verano, estaba comiendo en un restaurante, y dos niños corrían chillando, sin parar, entre las mesas, molestando a toda la clientela. Cuando se me acabó la paciencia grité: "¡Basta ya!", y el padre, un energúmeno violento y sin educación, se levantó blandiéndo una silla, y me amenazó con rompermela en la cabeza.

Antonia Dell'Atte es testigo, pues estaba en otra mesa. No es de extrañar que los hijos de un tipejo de esa calaña sean unos perfectos maleducados. De tal palo tal astilla.


En la actualidad existen escuelas para educar a los padres para ser buenos padres, y centros de internamiento para menores agresivos.

Este verano, también en Ibiza, he visto cochecitos de bebé en restaurantes, fiestas y bares, a altas horas de la madrugada. Los niños han de soportar la música a tope, el humo del tabaco y de los porros, y el ruido de las juergas, mientras sus inconscientes padres están de marcha. No es pues sorprendente que esos niños crezcan alterados.

En una fiesta, a las 2 h. de la madrugada, saqué de su silla a esta niña, y la tuve en brazos durante mucho tiempo. Los padres me dijeron que la niña estaba acostumbrada a trasnochar...

La niña, por su parecido conmigo (en la foto en blanco y negro), podría ser mi hija.


A muchos niños, desde recién nacidos, los dejan largas horas delante del televisor. Ese aparato mágico que podría ser un vehículo de cultura, se dedica a emitir muchos programas con imagenes de violencia, vulgaridad, cotilleos y lenguaje soez a gritos.

La televisión, en España, ha creado "héroes" y "heroínas" de pacotilla, que son negativos modelos para el espectador.

Frikys de habla cateta que ventilan, sin pudor, sus intimidades de bragueta y catre, y familiares horteras de tonadilleras y toreros, que se jáctan de ser "la voz del pueblo" (¡pobre pueblo!), son un pésimo ejemplo para los jóvenes, que ven como esos personajillos se forran sin dar ni golpe.



Por ello, muchos jóvenes ineducados aspiran solo a ser "famosos". Como si ser famoso fuese una profesión. Y piensan que la fama y el dinero son los únicos valores.

Aquellos que no han conocido la disciplina ni el sacrificio, se deprimen cuando les llega la hora de ponerse a trabajar, y no soportan recibir ordenes ni cumplir horarios.


A los niños mimados y consentidos se les está privando de un recurso fundamental para su vida de adultos: la disciplina.

Por eso, hoy día, hay tantos jóvenes "Níni" (ni estudia ni trabaja) y tantos "Botecol" (botellón y colocón).


Se habla también de la "generación caracol". La forman esos niños y adolescentes que se encierran en su habitación, y pasan muchas horas enganchados al ordenador, aislándose de la familia y del resto del mundo.




Fruto de la mala educación es también la falta de respeto a los profesores, que son insultados y agredidos por algunos alumnos, e incluso por los cáfres de algunos padres. Es lamentable que este tipo de violencia ocurra con tanta frecuencia en las aulas.



El abandono escolar es también muy preocupante. Porque la educación, en un país que vive de servicios y del turismo, es importantísima. El trato detrás de ventanillas y en la hostelería dejan mucho que desear. Hay mucho complejo de servilismo. Y, para colmo, somos los que menos idiomas hablamos de la Comunidad Europea.

Claro reflejo de esta crísis de valores y educación es la moda desaliñada y el feísmo que imperan en la calle.



Por todo ello, espero que se endurezcan las penas y se incrementen las multas para sancionar todo tipo de violencia. Que se pongan límites a la vulgaridad en los medios. Y que nuestros políticos dejen de cambiar constantemente la Ley de la Educación, que va de mal en peor, y que nos ha convertido en la vergüenza de la Comunidad Europea.

Deseo pues que se reflexione, y se cambie este absurdo y blandengue sistema educativo en el seno familiar, que está teniendo unas nefastas consecuencias en nuestra sociedad. Y quiero dejar bien claro que me refiero exclusivamente a los niños mal educados. Y no a la infancia en general.

Por una decisión muy meditada, no he tenido descendencia. Porque siempre he tenido una muy clara visión de futuro. Estamos viviendo una época muy difícil y hemos pasado de la libertad al libertinaje. El devenir del mundo me da siempre la razón.

PITÁGORAS dijo: Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.

Fotos via Flikr.

domingo, 20 de septiembre de 2009

ASISTÍ AL DESFILE DE TCN EN MADRID

Viajé a Madrid para asistir al desfile de TCN, en el día inaugural de la 50 edición de Cibeles Madrid Fashion Week.


Compartí la primera fila con un grupo muy variado de personajes, convocados por Javier Escobar y Globally. Paola Dominguín estaba sentada junto a Rafa Sánchez, cantante del grupo La Unión.


Allí conocí a otro miembro de la inigualable familia Dominguín: Olfo, el hijo de Lucía.


Fotografié a dos bellezas: Carla Goyanes y Arancha del Sol, esposa del torero Finíto de Córdoba.


Al desfile acudieron Carmen Lomana y Boris Izaguirre.


Fiona Ferrer, Laura Ponte y Patricia Olmedilla.


La actriz Michelle Jenner, que vestía un modelo de TCN.

Y Raquel Meroño, la actriz de la reciente y exitosa serie televisiva "Yo soy Bea".


Al desfile asistieron, también, Almudena Fernández, Cristina Macaya y Kira Miró, entre muchos otros.

La modelo Iris Strubegger abrió el desfile al ritmo de la música de la cantautora Anni B Sweet.

Totón Comella, diseñadora de la marca, propuso para la temporada primavera-verano 2010 a una mujer muy joven y muy sexy.




Cazadoras cortas, minishorts de cintura alta, bikinis con estampados multicolores de topos y rayas de distintos tamaños, prendas muy ceñidas, y escotes pronunciados y muy sugerentes.




Tardé unos momentos en darme cuenta de que algunas modelos llevaban los diseños de Totón Comella pintados sobre su piel.

El body paint estaba perfectamente realizado.


La diseñadora recibió merecidos aplausos al finalizar el desfile.


Y el Relaciones Públicas, Javier Escobar, aprovechó el momento para sentarse con la elegante Cristina Macaya y comentar el desfile.


Seguidamente pasamos a "Le Privé", una sala punto de reunión de Grey Goose.


Mi amigo Fernando Porcar, de Corpory Comunicación, es el responsable de gestionar este agradable punto de reunión.


Allí saludé a muchos amigos y, entre ellos, a Maria León sobre unos enormes tacones.


Josep Mª Donat, Presidente de Noeco S.A., empresa propietaria de la marca TCN, y su esposa Totón Comella, ofrecieron un cóctel-cena a un grupo de amigos, en un salón del Hotel Hospes, donde algunos invitados estabamos albergados.


Allí conversé durante mucho rato con la diseñadora y el periodista Josep Sandoval.


Eva Deulofeu y Josep Mª Donat.


Totón Comella, Javier Escobar y Mª Eugenia Yagüe.


La diseñadora junto a Paola Dominguín y Nacho Varez.


Mercedes Clapés, de Telva, entre dos amigos Relaciones Públicas.


El escritor Boris Izaguirre con Totón Comella.


El cantante de La Unión, Rafa Sánchez, es un buen amigo de la diseñadora.


Nacho Gómez Trenor, Rafa Antón y Josep Mª Donat brindaron por el éxito de la nueva colección.



Tras agradecer a Josep Mª y Totón el haberme invitado a su desfile, regresé a Ibiza para escribir en elobservadorsolitario sobre dos eventos internacionales que tendrán lugar a lo largo de esta semana.

Fotos: Globally y Carlos Martorell.