martes, 22 de julio de 2014

AMSTERDAM. TRES DÍAS SIN PARAR

Escapé de Ibiza para pasar tres días en Amsterdam.
 
La que fue top-model Marpessa Hennink celebraba su cumpleaños.
 Me instalé en el hotel ROOM MATE AITANA. Invitado por Kike Sarasola, presidente de esta exitosa cadena hotelera, y por su vicepresidente Carlos Marrero.
 Tomé fotos de la suite en la que estuve invitado.
Lo primero que hice fue ir al RIJKSMUSEUM.
Quería volver a ver el famoso cuadro "La ronda nocturna" de Rembrandt, del 1642.
 Me fascina ver que estos cuadros superan con mucho a la fotografía.
Me acerqué para ver detalles, como las arrugas de estas medias.
El brillo y relieve de este objeto de plata.
El hilo de oro de estas ropas.
La perfeción del moaré y de la copa de cristal. 
Esta es una caja de pintor de la época. Luego, en el museo, fotografié relojes para marcar las horas y algunos bodegones.
Saliéndo del museo fui a comer marisco al HARBOUR CLUB.
Me acompañó Ronaldo Rohana, que trabajó en PACHA en los años 80.
En la vespa de Ronaldo fuimos al famoso Red Light District.
Hasta las profesionales se distraen de su trabajo con los móviles.
 Cené en la BRASSERIE del hotel CONSERVATORIUM.
Me encantó la lámpara-escultura de violines.
Al día siguiente llegó Carmen Manzano para la fiesta de cumpleaños de Marpessa.
Con Carmen dí una vuelta en riksho por la ciudad.
Y llegó la hora de ir a la fiesta en el GRAND HOTEL.
Llegué a la fiesta acompañado por Alessandra Bordogna.
Marpessa, vestida con un Valentino, recibió a los invitados llegados de muchos países.
Dí las gracias por la generosa invitación a la suite del AITANA a Kike Sarasola y a Carlos Marrero, que estaban con Carmen Manzano.
Yo fotografié solo a los amigos llegados de Ibiza.
Leticia Eguilior, Juan Masedo e Imma González de Ferretti.
Vicente Hernández.
Marpessa, con su hija en brazos, sopló las velas.
 
 Cuando me despedí de Marpessa observé que se había cambiado de ropa.
 Al día siguiente, dándo una vuelta a pie, bordeando canales, me sorprendió ver miles y miles de bicicletas por todas partes.
 Ví un parking de cuatro plantas solo para bicicletas. Hay que estar muy atento en las estrechas calles, porque salen bicicletas, coches y rikshos por todas partes.
A la 1 h. me fui a comer solo al HOTEL DE L'EUROPE.
Disfruté mucho sentado al borde del canal, en la terraza del HOTEL DE L'EUROPE.
 Desde las 4 h. hasta las 6 h. los invitados al cumpleaños navegamos en dos barcos por los canales, con 35 º de calor.
Este era el barco de los fumadores.
Donde hay turismo joven hay basura. Una lástima.
Mario Gómez, llegado también de Ibiza.
Después del recorrido por los canales cenamos todos en el recién inaugurado restaurante NACIONAL.
Javier Zagalde e Imma González.
 El último día fui, con Vicente Hernández, a ver la exposición "La ruta de la seda", en el HERMITAGE, la franquícia holandesa del museo de San Petesburgo.
La muestra descubre tesoros hallados en territorios entre el Cáucaso y Mongolia.
El origen de la Ruta de la Seda se remonta al siglo II antes de Cristo. La seda era símbolo de estatus y una forma de pago.
Encontrar un taxi en Amsterdam es un milagro. Todos los taxistas son turcos, afganos, marroquís, etc. y conducen usando el móvil, las tablets y los navegadores. ¡Un peligro!  
 Obsesionado por la adicción de la gente al móvil, me pareció que incluso Buda, en el museo, tenía un móvil en la mano.
El taxi nos condujo al restaurante GEORGE.
 GEORGE es uno de los restaurantes de moda, para la gente de Amsterdam, donde no se ven turistas.
 En las últimas horas fui al centro para ver las tiendas divertidas. La ciudad huele toda a marihuana. Este es uno de los famosos Coffeeshops fumadero.
 Hay un montón de tiendas dedicadas al mundo del colocón.
 Se venden semillas de marihuana y champiñones alucinógenos.
Caramelos de broma con sabor, pero sin droga.
Yo no había visto nunca una máscara para fumar.¡Muy fuerte!
El sexo también está muy presente en muchas tiendas. Venden objetos de broma y sado-masoquistas.
En esta bandeja expuse una muestra de todas las bromas que compré para regalar. Desde muñecos que se masturban, hasta esnifadores con forma de aspiradora, cepillos de dientes-pene, sexy-chupachups, caramelos de marihuana y de cocaína, preservativos, etc. (todo es broma y no hay nada de droga).
  Me quedó un ahora de tiempo y fui a visitar un último museo.
EYE, diseñado por Zaha Hadid, es un museo dedicado al mundo del cine.
En la terraza del EYE tomé un zumo de frutas, antes de ir a mi suite del AITANA para cerrar la maleta.
Y llegó la hora de decir adiós a Amsterdam. Una ciudad joven,  llena de vida y de diversión.
Doy las gracias a Kike y a Carlos, y también al personal del ROOM MATE AITANA por el excelente trato que recibí.
I love Amsterdam.