viernes, 8 de enero de 2016

IBIZA EN FIESTAS DE NAVIDAD, AÑO NUEVO Y VANDALISMO

Se iba el 2015 con un muy buen tiempo en Ibiza.
 En el ANUARIO 2015, un resumen del año, del Diario de Ibiza, publicaron una foto de mi fiesta Flower Power VIP, con Anne Hataway y Valentino.
 Cuando se cierran las discotecas llegan a Ibiza los flamingos.
 Comer en el restaurante La Escollera, contemplando la playa vacía, es un verdadero placer.
 Me gustó ir caminando a mi  casa en Dalt Vila, el casco antiguo.
 Impresiona ver calles totalmente vacías, y negocios cerrados, durante esas fiestas. El Ayuntamiento anuncia que va a hacer muchas mejoras de obra y limpieza en el barrio de la Marina, Dalt Vila y las antiguas murallas.

 Un día fotografié a unos cretinos que se hacían selfies y pintarrajeaban las piedras del baluarte de Sant Joan, en la antigua muralla, Patrimonio de la Humanidad.
Envié la foto a los dos periódicos locales.
 Al día siguiente, El Periódico de Ibiza me dio portada y página interior. Y el Diario de Ibiza la primera página interior.
Felicité al Ayuntamiento de Ibiza porque, a los dos días, anunciaron que tomarían medidas contra esa barbarie.
 El Hotel Montesol está en obras. Será un hotel 5 estrellas de la cadena Hilton.
El Hotel Playa Real, en obras en Talamanca, pertenece ahora a Puente Romano y Marbella Club. Tendrá también 5 estrellas.
El Hotel Victoria, del ibicenco Marc Rahola, será otro 5 estrellas, en Talamanca. Esperemos que se acaben los vertidos fecales en esa playa.
 Durante estas fiestas navideñas, en Ibiza, hay una intensa vida social, y los consigientes atracones.
 Fui invitado a festejos en casas de amigos como Pino y Lorena Sagliocco, Angel y Belinda Nieto, Franco y Mercedes Ubaldi, Alvaro y Eva González, Isa Stoppi, y Paolo Carioni y Sandra Bettelini.
 En esas fechas la gente acaba empachada.
 Y llegó la noche de fin de año.
Yo empecé el año 2016 en una fiesta en la espectacular casa de Paquita Sánchez.
La entrada de año coincidió con el cumpleaños de la anfitriona.
 Acabé bailando en PACHA, que ofreció el espectáculo del LÍO.
 En estos días en que se envían y reciben cientos de felicitaciones y fotos por teléfono, los adictos al móvil han estado pletóricos.
 Ya es tradicional que, el 2 de enero, Daniel y Belén Busturia ofrezcan unas deliciosas lentejas para sus amigos, en la playa de Es Cavallet.
 Fui a por mis lentejas con Belinda, la esposa de Angel Nieto.
Como había mucho ambiente,  yo comí junto a Montse García, concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ibiza.
 Este año 2016, Daniel Busturia cocinó lentejas para 200 personas, debido a que algunos invitados se presentaron con varios acompañantes. No me parece correcto.
 También es tradicional el couscous de Carlos y Carmina Sentís, en los primeros días de enero.
Carmina es una mujer con una gran personalidad y muy generosa.
La casa ibicenca de campo es muy auténtica, como ellos.
Agradezco mucho a Carmina, que es una fan de mi novela "Réquiem por Peter Pan", su generoso empeño por encontrar un productor para llevarla al cine.
  El Diario de Ibiza publicó el couscous de los Sentís. Me enteré porque el arquitecto José Ribas me envió media página de una cena que él dió en el restaurante Can Pau.
Me gustan estas esculturas en la carretera de Sant Antoni.
¡¡¡Y de piedra me he quedé el día 7!!!:
A las 9 h. de la mañana escuché unos tremendos martillazos en una pared. Me asomé a la calle y vi mi contador del agua en este estado. Un empleado de Aqualia, con su uniforme amarillo, salió corriendo. Le llamé pero se negó a hacerme caso.
Llamé a Aqualia y me dijeron que en una semana me llamarían. Indignado envié mensaje y fotos al Ayuntamiento.
Les debieron dar un toque porque me llamaron de Aqualia diciendo: "Las visagras de la puerta estaban mal, y al tocarla se cayó". Que cara más dura. Los tremendos martillazos se escuchaban en mi segundo piso.
Gracias Diario de Ibiza. Ese lado tercermundista y turbio de Ibiza  me enfurece. 
 A los tres días tuvieron que repararlo.
Mi amigo y cliente, para quien organicé dos exposiciones en Ibiza, me comentó que ofreció de regalo a Ibiza una de sus esculturas. Pero no la aceptaron.
La escultura que ofrece está valorada en un millón de euros.
Al enterarse de la escalofriante cifra, a la escultura de Don Isidoro Macabich, le dio un teléle y tuve que abrigarle.
 Mientras me relajaba en un confortable camarote de Trasmediterranea, envié a los dos periódicos de Ibiza las fotos de la vandálica proeza de Aqualia.

8 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

Como siempre tan amenas sus crónicas y un año más soy su fiel seguidora.
Desando lo mejor para 2016.
Reciba mis saludos.

Carlos Martorell dijo...

ANNA JORBA RICART: Muchas gracias! Un abrazo.

Merche dijo...

Feliz año, Carlos, y gracias por tener un blog tan ameno, interesante y claro. Nos enseñas cosas preciosas y nos haces entender que siempre hay una mano profesional detrás del entretenimiento. Gracias por el tiempo que inviertes en los lectores!! y muy feliz año 2016

Reme Ballesteros dijo...

Feliz año Carlos y me ha encantado el reportaje de la maravillosa Ibiza, que bonitas las fotos de Dalt Vila sin gente!!!!!


Un abrazo

Carlos Martorell dijo...

REME BALLESTEROS: Muchas gracias y feliz año!

Carlos Martorell dijo...

MERCHE: Muchas gracias y muy feliz 2016!

Alfonso M dijo...

Divino

Carlos Martorell dijo...

ALFONSO M: Muchas gracias y un abrazo!