lunes, 27 de agosto de 2012

URGE MEJORAR LAS DEFICIENTES URGENCIAS DE IBIZA


Eran las 3 h. de la madrugada, del dia 4 de agosto. Mi coche estaba aparcado en el puerto Marina Ibiza. Yo caminaba solo por la zona de aparcamiento, practicamente peatonal. Y cuando estaba apunto de subirme a mi coche recibí un fuerte golpe por la espalda y caí al suelo.


Un Mercedes Benz, con cuatro individuos de la Europa del Este (no pude identificar el idioma que hablaban), completamente colocados o borrachos, haciendo marcha atrás por error, me pasaron por encima del pie derecho. El dolor era insoportable y estuve apunto de desmayarme.


Las urgencias más próximas a Marina Ibiza eran las del Centro de Vila, pero no tienen servicio de radiolagía. ¡Vaya urgencias!


Acabé en la Policlínica Nuestra Señora del Rosario, donde los cretínos que me atropellaron me dejaron tirado en la entrada de Urgencias, y salieron zumbándo. Yo, en muy mal estado, no pude tomar la matrícula del coche.


En las Urgencias me dejaron echado sobre la plancha donde se hacen las radiografías durante una larga hora. Tenían que ir a buscar y despertar al radiólogo. Muerto de dolor vi aparecer a un tipo en pantalón corto y chancletas playeras. ¿Era ese el radiólogo?


Media hora más tarde apareció una doctora. En su informe no se habla de fracturas, y dice: "No signos de equiosis.” (El término “equiosis” no existe. El término correcto es “equimosis).

Al día siguiente llamé para pedir mis radiografías y me dijeron que me pasase para firmar una petición. Yo no podía moverme. Me dieron el e-mail de Radiología, les escribí pero nunca me contestaron.


Para colmo no se dieron cuenta de la herida que tenía en la parte posterior del tobillo, y no me la curaron. Esta foto la tomé 15 días después del accidente.
Me dijeron que me podía marchar y que podía caminar. Yo, que no me aguantaba en pie entre el mareo, el susto y el dolor, salí a la calle a esperar un taxi. No me vendaron, y yo iba dando saltos con solo un pie. Eran las 6'45 h. de la mañana cuando el taxi me dejó en la plaza donde vivo.
El taxista, muy amable..., no me ayudó ni a abrir la puerta.


Yo vivo en esta plaza de la ciudad vieja, donde solo dejan acceder a vehículos autorizados. La plaza está ajardinada y hay hay muchos desniveles y escaleras de piedra. Llegar saltando a la patacoja, hasta mi casa, me llevó 20 inolvidables minutos, apoyándome en las paredes. ¡Patético!


Mi triplex, con un cuarto nivel de terraza, no es el lugar más adecuado para deambular con muletas.


Desconfiando del diagnóstico de la Policlínica de Nuestra Señora del Rosario, pues no me gustó nada el trato, y porque muchas personas me llamaron para contarme las negligencias médicas que habían sufrido, fuí a las urgencias del Hospital de Can Misses. Esta vez acompañado por unas amigas.


Tras 5 horas sentado en una silla de ruedas, que encontré en un rincón, me hicieron una sola radiografía del pie en posición vertical. El diagnóstico, en una caligrafía ininteligible, dice: "No se observa fractura".


Protesté mientras me hacían un vendaje de compresión, pues me apretaba exageradamente, pero no me hicieron ni caso.
Regresé feliz a mi casa. Los informes de las dos Urgencias coincidían: ¡No hay fracturas!¡Aleluya!


A las pocas horas noté que la sangre no me circulaba debido al vendaje. Pasé muy mala noche. Por la mañana llamé a Barcelona a mi traumatólogo, el Dr. Jorge Guillén, que dijo que me quitase el vendaje inmediatamente. Mi pie parecía una berenjena.


Llamé al fisioterapeuta José Cardenache, un reconocido profesional de la isla. Al ver los dos informes médicos, en los que se decía que no había fracturas, procedió a hacerme unos fuertes masajes para drenar los hematómas. Esas manipulaciones, con fuertes presiones en el empeine, me dolieron mucho. De nuevo pasé una muy mala noche.


 A los 3 días del accidente yo tenía la fiesta Flower Power VIP, a la que había invitado a 500 personas y a medios informativos. Como soy incapaz de dejar un trabajo a medias, escondí las muletas, y con una alpargata 3 números más grande, aguanté sufriendo durante 5 horas, y recibiendo a los invitados y a la prensa, disimulando el horrible dolor. A las 6 h.de la mañana mi pie parecía un globo amoratado. Todos mis amigos me decían: "Que raro que no tengas fracturas..."


Tras 16 días de Ibuprofeno y aburrimiento, encerrado en casa, con el pie en alto y continuas aplicaciones de diversas pomadas y hielo, mi pie empeoraba. Entonces decidí ir a Barcelona.


A petición del Dr. Guillén fui al Centro de Diagnóstico Dr. Manchón para hacerme una resonancia magnética. Este centro está en la Avenida Tibidabo, donde yo vivo. El famosoTramvia Azul tiene parada justo delante de mi casa, y termina, casulamente, delante del Centro Manchón. ¡Por suerte el taramvia no pudo detenerse en mi parada! Le fallaron los frenos y se estrelló contra un camión, causando un montón de heridos. ¡De buena me libré!


La resonancia magnética dejaba muy claro que en mi pie había tres fracturas. Maldije a las urgencias de Ibiza por su incompetencia, y por retrasar mi sanación. De no haber ido a Barcelona me hubiesen dejado cojo para toda la vida.


Llevé los informes de los tres centros al consultorio del Dr. Guillén, que me recibió inmediatamente.


Me inmovilizó la pierna con una bota enorme. Cuando me ví con este botarrón me dio una depresión.


Pensé que no podría soportar los 40º de calor, caminando por la plaza de mi casa, donde incluso la escultura de Don Isidoro Macavich, mi antiguo vecino, ha necesitado un abanico.


Unas horas más tarde el Dr. Guillén sustitía la enorme bota por un zapatazo al más pura estilo drag queen. Mis vacaciones, que comenzaban el dia 8 de agosto, se han fastidiado. Decidí regresar a Ibiza.


La llamada Solicitud de Asistencia en los aeropuertos de Ibiza y de Barcelona funcionó muy bien. Me vinieron a buscar con una silla de ruedas en este punto de encuentro.



¡Y de nuevo encerrado en casa!, teniendo que conformarme con el verdor que se divisa desde mi cama. Y pensando que, de haber tenido el correcto diagnóstico médico, mi cura no llevaría un retraso de 20 días, no me hubiesen manipulado el pie, ni hubiese caminado sin muletas.


Después de 25 días de calor insoportable, sin poder ir al mar, soñaba con las aguas de Formentera.


Una noche tuve una pesadilla horrible. En las urgencias de Ibiza me amputaban el pie, y todo mi cuerpo se oscurecía llenándose de hematómas. Los amigos no me reconocía y me confundían con Kunta Kinte.

A medida que pasan los días, voy recibiéndo muchas llamadas de personas que me comunican los graves problemas que han tenido por culpa de negligencias médicas en las urgencias de Ibiza.


Los periódicos El Mundo, Ultima Hora se han hecho eco de mi problema.

Y este es el último párrafo de mi justificada protesta en el Diario de Ibiza:

"Esta isla es mundialmente famosa por su “marcha de la noche”. Pero esa “marcha” genera muchísimos accidentes. Y, en consecuencia, es muy urgente que las autoridades competentes tomen serias cartas en este asunto, y se mejoren las Urgencias, pues sus negligencias pueden generar graves problemas de salud a los pacientes que, cargados de razón, podrían interponer demandas judiciales.

La asistencia sanitaria, junto con la educación, son los pilares de una sociedad avanzada. La Administración tiene que poner los medios que garanticen la adecuada asistencia médica a los ibicencos, a los residentes y a los turistas que, masivamente, visitan estas islas".  

18 comentarios:

Piper dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Carlos, esta isla está llena de incompetentes.

Lo de la Clinica del Rosario y Can misses no tiene perdon de Dios ...
Te sugiero, q cuadno ya puedas andar bien, pases por las escaleras de piedra q van dese la via romana hasta figueretas, pasando por detras de los consultorios de la Clinica del Rosario, verás en que condiciones están las instalaciones de los consultorios, de 3er mundo!!

Los q te atropellaron, menuda gentuza también.

Gracias q fuiste a Bcn ... si no, a saber q habría pasado con tu pie!

Un abrazo y q te mejores!

Merche Pallarés dijo...

¡Menuda odisea Carlos! Pero sí urgencias, especialmente en verano (nunca me ha tocado, toco madera...porque sí me ha tocado tres veces en invierno ir a Can Misses, una por rotura de tobillo otra por un esguince y otra por un golpe en la rodilla que no me dejaba caminar. Todo esto, por cierto, por golpes de mar en el barco a Formentera) tiene que ser ¡infernal! bueno, para muestra lo tuyo..., porque en invierno ya me tocó esperar bastante hasta que me hicieron caso.
En parte por eso me he mudado a Barcelona porque los años van pasando y prefiero estar cerca de buenos servicios médicos aunque ahora, con los recortes, no sé cómo serán... Que te mejores pronto querido Carlos. Besotes, M.

Anónimo dijo...

Mucho ánimo Carlos y que te mejores.

Un abrazo desde Andalucía.

Alex B. dijo...

Ibiza hace tiempo que está en retroceso. Me alegro de que lo tuyo haya evolucionado favorablemente. Hay que pensar en nuevos destinos y dejar de lado esta cutrez de Isla...

Mónica dijo...

Estoy de acuerdo con Alex B.
Hace tiempo que Ibiza ha dejado de ser esa isla diferente, abierta, con gente interesante que buscaban libertad y playas maravillosas.
La gente ha degenerado, sólo hay cutrerío y sinceramente la gente muy poco interesante. Quedan muy lejos aquellas fiestas de glamour.
Todo aquello que tuvo Ibiza lo ha heredado Formentera, playas maravillosas, tranquilidad, gente maravillosa y ese espíritu hippie de la Ibiza de antaño.
Yo desde luego cambiaría de Isla.
Y lo de las negligencias médicas en hospitales comarcales o de ciudades pequeñas, desgraciadamente es el pan de cada día. Recientemente he tenido una experiencia muy desafortunada en el Hospital de Vielha (Valle de Arán). Ánimo y recupérate pronto.

Mónica

Juanma dijo...

No tengo ni idea de Medicina pero cuando vi la foto del pie a principios de agosto parecía difícil que no hubieran fracturas.
La historia de esa noche es realmente triste y espeluznante el nivel de asistencia sanitaria que recibiste.
Aunque me meto donde no me llaman creo que deberías haber llamado a amigos y a la policía el día del accidente, es desolador el relato de los rusos dejándote en urgencias.
Bueno, celebro q esté el asunto arreglándose y en buenas manos ya.
Algún día IPhone hará radiografías y las podrás enviar a alguien q se entere sobre la marcha.

Folk dijo...

Hoy parece que se está desmatelando todo lo publico, por eso suceden cosas como las que has relatado

Como bien has dicho Carlos, la sanidad debería ser una prioridad para los gobernantes, hay gente que ha cotizado cuarenta años a la seguridad social y hoy se encuentra con una sanidad pesima...

pero desgraciadamente la prioridad de los gobernantes ha sido en el lado contrario, es decir, creando copagos, recortes y no el destinar los recursos de mejora la sanidad publica ...

Cada año se destinan millones de euros a cosas absurdas, y en cambio al ciudadando se le cuentan milongas sobre que los recortes en sanidad son necesarios...

Creo que solo una buena cancion Punk podria dar con las palabras adecuadas para protestar contra todo este desaguisado en que se está convirtiendo nuestro pais y en concreto el tema sanitario...

Un saludo...

Folk dijo...

disculpas, donde digo ciudadando, quería decir ciudadano...

Guillermo dijo...

Lamento mucho tu contratiempo, y aunque quedaría bien decir que los errores existen (como podrás apreciar pertenezco al gremio médico), las formas... la profesionalidad... el pundonor... Y ésto se debe exigir. El Dr. Guillén sabe de lo que hablo, como cualquier otro colega que se tenga por tal, no por un simple esgrimidor de firmas. Debieras pedir responsabilidades. A todos los demás médicos, de cualquier especialidad, nos beneficiaría.
Ahora bien, disfruta también de tus vacaciones, vé el lado bueno del que otros no pueden apreciar: una isla magnífica a pesar de los energúmenos que van solamente a disfrutar... el güisqui, las discotecas y otras sustancias. Y, por supuesto, mis mejores deseos de tu pronto restablecimiento.

BCP dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO

Anónimo dijo...

Lo lamento y cuídese mucho...yo de Ud. cuando ya se encuentre mejor intentaría hablar con los de seguridad del puerto para ver si dan con los desaprensivos que le atropellaron...

Núria.

Carlos Martorell dijo...

PIPER,
MERCHE PALLARÉS,
ANÓNIMO,
ALEX B,
MÓNICA,
JUANMA,
FOLK,
GUILLERMO,
BCP,
NURIA,
Muchas gracias a todos. He estado desconectado en Formentera descansando.

SOL dijo...

De piedra me he quedado Carlos! en una de tus anteriores entradas hablábamos de lo tercer mundista que era que esperases 5 horas para la cura, lo que cuentas en ésta es de tercer-mundista + Juzgado de Guardia.
Lo siento mucho, cuídate!
Muy Buena elección Formentera para recuperarte de esta pesadilla, sus aguas cristalinas lo curan todo, hasta las ganas de cargarte a alguien;)
Un abrazo

Carlos Martorell dijo...

SOL: Muchas gracias!!! Un abrazo.

Laurita dijo...

Carlos! no me podía imaginar que era tanto! me alegra que hayas estado unos días recuperándote en Formentera. Estoy de acuerdo contigo en que Ibiza necesita una mejora sanitaria, a la vista está. Yo no he precisado nunca ir pero desde luego desconfío y mucho. Sin embargo, me gustaría comentar que yo paso parte de mis vacaciones en la isla cada año en familia, que me sigue pareciendo un lugar con muchas cosas buenas para disfrutar, con rincones especiales y con una parte que se escapa a aquellos que únicamente asocian Ibiza con fiesta, descontrol y cutrerío. Un saludo.

Carlos Martorell dijo...

LAURITA: Me han arruinado mi estancia en Ibiza. Muchas gracias y un abrazo!

DAviD dijo...

desde luego da hasta miedo lo que usted explica , eso sí la parte "positiva" es que usted es un profesional como la copa de un pino 5 horas de pie con tres fracturas en un tobillo , con 63 años de edad , veo que ole su garra

Carlos Martorell dijo...

DAVID: Muchas gracias pero tengo 68!! Y me han diagnosticado, finalmente, 4 fracturas. Un abrazo.