lunes, 26 de julio de 2010

IN MEMORIAM JORGE MARTORELL OLIVERAS

Una fulminante y terminal enfermedad le ha quitado la vida, con excesiva premura, a mi hermano Jorge.

La serenidad, valentía y dignidad, con la que hizo frente a esa terrible y voraz enfermedad, durante el cortísimo periódo de tiempo que duró, han sido ejemplares y enaltecedoras.

Ha sido también encomiable la actitud y entereza de Blanca, su esposa, y la demostración de amor y devoción de todos sus hijos.

Ahora descansa en paz en el panteón familiar, tras recibir una profusión de manifestaciones de afecto y condolencia de sus numerosas amistades y familiares.

Querido Jorge, nunca te olvidaremos.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo soy una lectora de su blog. Con tan poco bagaje me atrevo a enviarle mi mas sentido pésame.
Un abrazo sincero. Magdalena

Merche Pallarés dijo...

¡Cuánto lo siento querido Carlos! Mira que vi la esquela en "La Vanguardia" pero como no sabía tu segundo apellido no estaba segura si se trataba de tu hermano. Que la tierra le sea leve. Un fuerte abrazo a ti y a tu familia. M.

Doña Manolita Dalloway dijo...

Lo siento Carlos.
Un abrazo.
Simon

Anónimo dijo...

Gracias Carlos por tus bonitas palabras. Te queremos.
Familia Martorell Rivière

Laura A (Ibiza ) dijo...

Lo siento mucho Carlos,
Un abrazo en la distancia.

Anónimo dijo...

Realmente que entereza por parte de Blanca y que palabras tan bonitas que dijeron sus hijos sobre Jorge y Blanca.
Un abrazo.
Tere

la-de-marbella dijo...

Lo lamento. Perder un hermano es perder parte de uno mismo. Te deseo toda la fuerza del mundo para sobrellevarlo. Un abrazo

Salv@ dijo...

Un abrazo muy fuerte!!

Anónimo dijo...

Hay un cuento paquistaní. Una mujer a la que enfrentan a la terrible elección de salvar de la horca a su marido o a su hermano. Ella dice: Maridos puedo haber muchos, hermano solo hay uno.
No te conozco. Pero sé lo que estás pasando. Tienes mi compasión.

Silvia Saenger dijo...

Lo siento mucho, Carlos. Me acuerdo muy bien y con mucha ternura de Jortge y de Balnca, de cuando nos veíamos mucho cuando tú y yo éramos inseparables, hace años.

Silvia S. Alexandrowitch

Anónimo dijo...

Rezo por él y por toda la familia, Carlos. Lo siento mucho. Dolors Massot

El Aristócrata dijo...

Lo siento de veras Carlos,
Te acompaño en el sentimiento

Un fuerte abrazo y mucho ánimo tanto a tí como a tu familia.
EA

Ginés dijo...

Lo siento Carlos. Un abrazo. Ginés

FERNANDOG dijo...

Carlos: Siento mucho el fallecimiento de tu hermano.

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Querido Carlos,
Muchos ánimos y fuerza para ti y tu familia.
Un fuerte abrazo,
Alvaro Lobo

Carlos Martorell dijo...

A TODOS LOS QUE ME HABEIS ENVIADO UNAS PALABRAS DE PESAME:
MUCHAS GRACIAS. UN ABRAZO.
CARLOS.

Anna Jorba Ricart dijo...

Si me permite un comentario....

Lamento lo del fallecimiento de su hermano.

No sé ni cómo he entrado en este blog, pero me he quedado un buen rato repasando sus relatos.
Atraída por Ibiza, la isla de la libertad y más en aquellos años 70-80, para los que recibimos una educación estricta y demasiado hermética.
Me ha parecido una vida muy intensa para un título de blog "el observador Solitario",que me parece muy contrastado...¿será tal vez por un sentimiento interior?...en la mirada hay un halo de tristeza.

Encantada de haber viajado con Ud. durante unos instantes.

Carlos Martorell dijo...

ANNA JORBA RICART:
Muchas gracias, y espero que siga visitando mi blog de vez en cuando.
Un abrazo.

Beatriz dijo...

Carlos, regreso de viaje y acabo de enterarme. Mi más sentido pésame a tí y toda tu familia... un fuerte abrazo. Beatriz

Carlos Martorell dijo...

BEATRIZ:Muchas gracias. Un abrazo.

PETI dijo...

Cuando se va un amigo deja un vacio irremplazable, siempre le sigues queriendo. Mil besos

Carlos Martorell dijo...

PETI: Muchas gracias. Un abrazo.

EDUARDO RIVEROS dijo...

A JORGE MARTORELL OLIVERAS
Querido Jorge, cuando trataba de localizarte me acabo de enterar recién que hace unos meses habías efectuado tu partida después de una breve pero grave enfermedad. Para mi vives siempre mi querido maestro; fuiste quien se fijó en mi en la Escuela de Alta Dirección de Barcelona para enseñarme ese maravilloso mundo de la Investigación de Mercados, nunca olvidaste los trabajos que ambos con tanto entusiasmo hicimos en Metra. Tuve el honor de aprender de ti y que fueses mi amigo.
Gracias Jordi, gracias por todo lo que me diste.
Que Dios te tenga consigo, tu sonrisa la guardo en mi corazón.

Eduardo Riveros dijo...

Apreciado Carlos: No tuve el placer de conocerte personalmente, tan solo de oir de ti. Anoche recién me enteré lo de Jordi, estoy muy afectado puesto que lo quise mucho. Recibe tú y toda la familia mi más sentido pésame. Él siempre vivirá en nuestros corazones.
Con cariño Eduardo