sábado, 13 de marzo de 2010

CAOS Y VIDA MEDIEVAL EN GIRONA

Durante la nevada de hace 8 días, anunciada por el Servei Català de Metereologia con algo de inprecisión y 72 horas de antelación, se cerraron algunas carreteras y peajes en Catalunya.


Y Girona fue la más malparada. Centenares de vehículos quedaron atrapados en la AP-7 y en la N-2. Se cortaron 20 carreteras. En el aeropuerto de Girona, debido a no estar equipado con el sistema antiniebla, se desviaron unos 9 vuelos y 31 fueron cancelados. Se cortó el paso de La Jonquera, quedando atrapados unos 3.000 camiones. Se suspendieron servicios ferroviarios de Renfe, y 3.000 pasajeros tuvieron que ser alojados en polideportivos y centros cívicos. Se cerraron comercios y 713 centros educativos, dejando a unos 215.60 alumnos sin clase. Se averiaron los repetidores de telefonía móvil.

Pero lo peor fue el corte de suministro eléctrico. Bastó un día de nevada en Girona para tumbar, por efecto dominó, unas 33 torres de alta tensión y dañar 5.000 km. de tendido eléctrico. Catástrofe debida a la falta de mantenimiento y calidad del tendido de Endesa, que ha dejado a unos 220.000 abonados sin electricidad, durante varios días.



La ciudad de Girona quedó totalmente a oscuras. Hay países en donde nieva con mucha frecuencia, y no se caen las torres eléctricas, ni se deja a las personas sin electricidad durante días, lo que supone quedarse incomunicado, no tener luz, agua caliente, calefacción, cocina, nevera, congeladores de alimentos, ascensor, televisión, internet, telefonía móvil, y no poder sacar dinero de los cajeros, entre otros gravísimos inconveninetes. Y todo esto soportando temperaturas bajo cero.


Muchos pueblos quedaron incomunicados del mundo. Los alcaldes de esos pueblos están indignados y se han sentido desinformados y abandonados por las administraciones.


El periódico The Times tradujo la carta enviada a La Vanguardia por el escritor británico Tom Sharpe, de 81 años de edad, y que reside en el pueblo de Llafranc.

En su carta dice: "En mi vida he pasado tanto frío como en estas últimas horas. No recuerdo nada semejante, ni siquiera durante la Segunda Guerra Mundial, en Inglaterra. Espero no pillar una neumonía. Me resulta incomprensible que la próspera y civilizada Catalunya acepte esta situación".


Miles de personas, muchas ancianas o enfermas, han pasado días viviendo como en el Medioevo, y con una sensación de desamparo. Lo que empezó con unas escenas bucólicas, terminó en caos. Una buena imágen para captar turismo...

La gente se ha apañado con leña o con butano para cocinar. O han inventado remedios, como un señor que ha calentado platos con el aceite de unas latas de atún.

La gente ha perdido totalmente la paciencia tras muchos días sin poderse asear decentemente, ni calentar sus casas. Los que han tenido más suerte han dispuesto de generadores domésticos, cuyas ventas se han agotado. Aunque sus emanaciones han causado ya una muerte por intoxicación, y afectado a muchas personas.

Siempre que ocurren problemas de este género se desencadena una tremenda batalla política, con acusaciones, descalificaciones y peticiones de dimisión.

Tras el importante alud de protestas ciudadanas, unos políticos culpan a los metereólogos y a Endesa; los metereólogos y Josep Mª Rovira, Director General de Endesa, se sacuden las culpas; la oposición pide dimisiones. Y la casa por barrer...

"Yo le puedo explicar a Ud. en qué cosas pierden el tiempo y el dinero de nuestros impuestos los gobernantes de la Generalitat", me dice furibunda una señora catalana de pura cepa. " Yo voté a un gobierno que decía ser progresista de izquierdas. Pero, ¿dónde está ese progreso? Tendrían que concentrarse en sacar de la crísis a Catalunya, que tantas cosas buenas tiene, y que han ido degradando poco a poco. Se equivocan en las prioridades, y ya no somos competitivos. Menos empecinarse en fastidiar y querer llevar a la ruina a los empresarios del mundo del cine, con el tema de las traducciones obligatorias al catalán. Menos dedicar el tiempo en querer multar al pequeño empresario, dueño, por ejemplo, de una tienda que se llama La Ventana, por que no la rotula La Finestra. Menos imponer, al más puro estilo franquista, el catalán en los colegios, atentando contra unas libertades, fundamentales para los que somos de izquierdas. Eso sí: El President Montilla pasa de colegio catalán, y lleva a su prole a una escuela alemana. Y a mí, por amar y querer lo mejor para Catalunya, sin comulgar con el incompetente Tripartit, se me puede tildar de anticatalana. ¡Quins collons!" ¿Qué dirían nuestros políticos si yo pusiese, en Madrid, una tienda llamada La Finestra, y el alcalde Ruiz Gallardón me multase y obligase a llamarla La Ventana?

Mientras escucho a esta enfadada tendera, al borde de la ruina, me vienen a la mente imágenes de un programa de televisión (creo fue en "Tengo una pregunta para Ud."), en que Josep Lluís Carod Rovira increpó a uno del público por llamarle José Luis.

"Ud. no puede traducir mi nombre", gritó enfadadísimo, y con cierta razón, Don Josep Lluis.


Pero en cambio, en Catlunya, podemos traducir el nombre y, para colmo, también el apellido de todo el mundo.


Como es el caso, por ejemplo, de Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona, o del mismo Papa, a quien en Catalunya conocemos con el nombre de Benet.

Yo como catalán, muy contrario a la política linguistica del franquismo, creo que en Catalunya nos falta visión de futuro y diplomacia.

Es desconcertante, en estos tiempos de profunda crísis, por ejemplo, el dedicar medio minuto al tema de la prohibición de los toros, llamada Fiesta Nacional. Yo no voy a los toros pero, como sé perfectamente que es una guerra perdida, y que nos hace antipáticos al resto de España, desearía, por el bien de nuestra depauperada Catalunya, que nuestros dirigentes se concentrasen en otros asuntos, mucho más prioritarios. "Esto, ahora, no toca", como decía el ex-President Jordi Pujol.

Los que queremos una Catalunya mejor, y no por eso somos peores catalanes, estamos cansados de que, como escribió en La Vanguardia Isabel García Pagán, "Enfrentar a Catalunya con España es un deporte históricamante rentable para las filas del PP y del PSOE.

Al PP también le falta mucha diplomacia, en relación con Catalunya. No olvidemos la horrible e insultante frase: "Pujol, enano, habla castellano".

A estas alturas de mi vida, yo no soy de ningún partido. Soy del que lo haga mejor para la gran mayoría del país, y que no sea corrupto.

Bueno, me he ido por las ramas. Este es el resumen de la ruinosa situación, causada por la nevada en Girona:
22.000 empresas afectadas.
100.000.000 de €. en pérdidas.
120.000 trabajadores parados.
18.000 niños sin poder ir al colegio (muchos deben estar encantados).


Pero los más encantados con la nevada han sido los pinguinos del zoológico, convencidos de haber regresado, efímeramente, a su habitat natural.

Una semana más tarde el pueblo de Caldes de Malavella se ha manifestado, exigiendo que las compañías eléctricas asuman todas las responsabilidades. 1.2000 técnicos de Endesa ya se han puesto manos a la obra. Pero miles de personas seguirán sin electricidad durante muchos días más. 136 alcaldes se han reunido para exigir responsabilidades.
Parece que estemos en el tercer mundo.

11 comentarios:

FERNANDOG dijo...

Carlos:

Es una lástima que en Cataluña tengan que verse estas calamidades, la mayoría de ellas, fruto de la incompetencia y falta de previsión.Se destinan demasiados recursos al tema lingüístico,convirtiéndolo en poco más que una obsesión, y mientras tanto se desatienden otros problemas que se demuestra merecen mucha más atención. Yo creo que los catalanes no os merecéis esta calamitosa gestión, que sin lugar a dudas está empezando a deteriorar considerablemente una imagen que siempre ha sido y debería seguir siendo ejemplo de espíritu emprendedor.Se empieza a percibir una cierta falta de mundo, por parte de quienes están al frente de las administraciones.

Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

FERNANDOG: No quisiera que los catalanes nos convirtiésemos en antipáticos para el resto de los españoles, y acaben boicoteándo nuestros productos, como ya ocurrió una vez, por unas desafortunadas declaraciones de un político.Un abrazo.

Lluis dijo...

Carlos: Mucha razón hay en su escrito, pero déjeme hacerle un par de observaciones. Primero que tanto en catalán o en castellano -y creo que también en muchos idiomas- se traducen únicamente los nombres de reyes -y sus dinastías-, príncipes y papas. El papa Benedicto XVI, efectivamente, es Benet XVI. La reina de Inglaterra aquí es Isabel II y no Elizabeth II.
La segunda observación es sobre la rotulación de establecimientos: vd. podría perfectamente llamar a su establecimiento como quiera, pero al menos debe figurar el tipo de establecimiento en catalán. O sea que "Librería La Ventana" no sería normativo porque falta lo de "Llibreria". "Librería-Llibreria La Ventana" cumpliría esa ley.
Felicidades por su blog, que sigo atentamente y que es siempre ameno, interesante y muy bien escrito

Carlos Martorell dijo...

LLUIS: Me encantan sus aclaraciones.Y tiene toda la razón en que se traducen los nombres en todos los idiomas. Pero entonces que nadie se ponga furibundo cuando le traducen el suyo. Libertad e igualdad para todos. Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

¡Cuánta razón tienes! La situación caótica que han causado unos cuantos copos de nieve de mas en Cataluña en el siglo que estamos, no tiene perdón de los dioses. Pobre Tom Sharpe que un dia decidió vivir en Llafranc... (por cierto, que yo tambien me mudo a Cataluña en mayo...).
Yo como tu, voto al que pienso que mejor va a hacer las cosas aunque no a los corruptos. Y, ese es el problema querido Carlos que con esto de la TIMOcracia, los politicastrillos han robado a mansalva y así están las infraesctructuras en muchos lugares pero especialmente en Cataluña--hechas unos zorros. No hay derecho. No sigo porque me sulfuro. Besotes, M.

Beatriz dijo...

Lo sucedido en Girona, es lamentable! Para colmo, ayer escuchaba en las noticias que he había vuelto a producir un nuevo corte de suministro eléctrico que dejaba a 80.000 personas, creo, de nuevo sin luz.
En cuanto al resto, coincido con todos, se pierde demasiado tiempo, dinero y esfuerzo en temas que "ahora no tocan"... Siempre he pensado que Cataluña ha sabido gestionar como nadie sus recursos, pero últimamente me parece que tienen cierta obcecación con ser (no sé como decirlo sin ofender) anti-estado-español...quisiera explicarme bien sin molestar a nadie, pero me parece que las medidas tomadas con las traducciones de películas al catalán, nombres de comercio, supresión de los toros... no sé, creo que, empeoran la situación económica en lugar de mejorarla y enoja, o debe, enojar al ciudadano que ve como en lugar de encontrar mejoras en su comunidad, encuentra a sus politicos debatiendo sobre el sexo de los ángeles! Claro que, al final, eso pasa en todas las Comunidades y en el Gobierno Central...¿se darán cuenta algún día los políticos del tiempo que pierden y del dinero que nos hacen perder a los demás?
Un beso. Bea

juanma dijo...

totalmente de acuerdo con los excesos en la protección del catalán o desprotección de los catalanes castellano-hablantes.

es cierto, sin embargo, que en el resto de España falta en muchos caso más capacidad para aceptar otras lenguas peninsulares

respecto a las eléctricas, han de espabilar, pero no olvidemos que la electricidad para hogar es artificialmente barata, se derrocha, en Alemania todo el mundo apaga la luz en cuanto puede, aquí parece que sea gratis, se derrocha, las compañías cobran menos e invierten menos.

Carlos Martorell dijo...

BEATRIZ:¿Imaginas un país con menos riqueza de lenguas? Tendríamos menos culturas, pero no se perdería tanto tiempo y dinero, y sobre todo: no se generarían estas tiranteces y odios. Hay una realidad en este mundo globalizado. Y hay que ponerse al día o quedarse atrás. Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

JUANMA:Eléctricas tercermundistas. Y falta de diplomacia de nosotros los catalanes, que nos hacemos antipáticos a otros, también faltos de diplomacia. Cuánta pérdida de tiempo y dinero público.
Un abrazo.

Beatrix dijo...

Catalunya no funciona, no sé trata de echar las culpas a alguien sino de asumir responsabilidades y buscar soluciones a problemas que cada vez son más graves.
La província de Girona hace años que arrastra un déficit energético importante y por irresponsabilidad de políticos más pendientes de crear oposición política que de hallar una solución eficiente.

Carlos Martorell dijo...

BEATRIX: Ya se han reunido 136 alcaldes para exigir responsabilidades. Un abrazo.