viernes, 15 de mayo de 2009

UN LORD SANDWICH, POR FAVOR

Estaba tomando unos emparedados en la terraza del Hotel Montague on the Gardens, en la calle Montague de Londres.

Y, de repente, me vino a la cabeza la imagen de un joven de una familia aristócrata inglesa apellidado Montagu, que conocí hace muchos años en Ibiza. Creo que era descendiente de John Montagu, 4º Conde de Sandwich, y que puede verse en su retrato de 178o . (Unas veces escriben Montague con una e final, y otras no).

Mirando aquel emparedado entre mis dedos, recordé que fue John Montagu, quien dio nombre a eso tan común y corriente que comemos formado por dos trozos de pan: el sandwich.

A Lord Sandwich le gustaba comer carne o lonchas de jamón York mientras jugaba a las cartas, que acababan completamente pringadas de grasa.

Para evitar ese desagradable príngue en sus naipes, pidió que le sirvieran siempre las viandas entre dos trozos de pan, cuando jugaba a las cartas con sus amigos y familiares. Montagu quería pulcritud sobre el tapete, como en el cuadro de Caravaggio.

Lord Sandwich le dio el nombre al bocadillo, pero no lo inventó. Y fue Edward Gibbons la primera persona que escribió la palabra "sandwich", haciendo referencia a "carne fría entre dos trozos de pan".

En la Edad Media se utilizaba el pan duro sobrante como base para la comida. Ese trozo de pan mojado se daba luego a mendigos o se tiraba a los perros. Los judíos también usaban el pan para envolver el cordero pascual. Y en Holanda, en las tabernas del siglo XVII, el pan servía de plato desechable.

En el siglo XIX, la clase trabajadora adoptó el sandwich (vulgo: bocata), pues es una cómoda y fácil manera de llevarse la comida al trabajo.

El sandwich, bocadillo o emparedado ya no es una comida solo para la clase trabajadora, ni para aristócratas que juegan a cartas sin mancharse. El poner algo comestible entre dos trozos de pan es, hoy en día, algo de lo más común de este planeta, y con el "invento" se han forrado muchas empresas multinacionales.

Y otras mucho más humildes.

Aunque son ya muy pocos los que recuerdan al aristócrata inglés en sus negocios.

Y son muchos los que utilizan el término "sandwich" para denominar ciertas prácticas... pero deconocen su origen.

El sandwich más comercial es el conocido como Hamburguesa, y se encuentra en todos los países y tamaños. Desde la hamburguesa normal.

Hasta la macro.


O la mini.

El sandwich puede ser de lo más grosero.

O lo más sofisticado.

En países como Vietnam la carne de perro es considerada una delicia.

Y no me refiero al "perrito caliente" o "hot dog".

Hay sandwiches creativos y muy divertidos para niños.

E, incluso, absurdos y extravagantes. Como este con una bola de helado de café.

Pero sean como sean, y contengan lo que contengan, cualquier alimento entre dos trozos de pan le debe su nombre a John Montagu, 4º Conde de Sandwich.


Molière escribió: "Hay que comer para vivir, pero no vivir para comer".

Fotos via Flickr.

12 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Muy interesante como todos tus posts! ¿Por qué les gustará tanto a los ingleses los sandwiches de pepino? Nunca lo he entendido... Besotes, M.

Carlos Martorell dijo...

MERCHE PALLARES: El otro día estaba en Fortnum & Mason, y entre los pequeños emparedados que me sirvieron estaba el omnipresente sandwitc de pepino, que no me gusta nada.Un abrazo!

FERNANDOG dijo...

Carlos: Sorprendente el origen de Sandwich para definir un emparedado!!.

En su momento también me llamó mucho la atención el origen de la palabra "Estraperlo":(primeras sílabas de los apellidos Strauss,Perel y Lowann)y la historia del negocio ilegal de la ruleta eléctrica.
Interesante post!!

Un abrazo!

Carlos Martorell dijo...

FERNANDOG: Gracias por esa información! Un abrazo.

Beatriz dijo...

Me uno al rechazo al sandwich de pepino!!! Muy interesante el post...y divertidas las fotografías:) Yo también intento hacer la comida divertida para mis niñas!

Por cierto, no sabía el origen de "estraperlo"...me parece genial1

Un saludo! Bea

Carlos Martorell dijo...

BEATRIZ: Me encanta que te leas todos los comentarios. Un abrazo a tí y a tus niñas!

Laura A. (Ibiza) dijo...

A mi tampoco me gusta el sandwich de pepino, aqui somos mayoria pero lo cierto es que hay mucha gente que le gusta, fijaros que en casi todos los sitios siempre aparece el dichoso pepino.
Un saludo !
PD Perdonarme, escribo desde teclado ingles y no puedo poner tildes!

Carlos Martorell dijo...

LAURA A: Te perdono las tíldes. Lo que no te perdono es que "te importe un pepino" mi fiebre pocina. (¡es broma!)

Laura A. (Ibiza) dijo...

Jajaja, vale Carlos !!

Carlos Martorell dijo...

LAURA A: Perdona. He escrito "pocina" en vez de porcina. No se puede escribir tan tarde!!

Anónimo dijo...

Me voy dentro de unos días a Londres , y voy a ir a Fortnum and Mason (¿todavía llevan frac o smoking los dependientes?) para tomarme un sandwich de pepino, tengo unas ganas inmensas de probarlos, aunque creo que no me van a gustar.
Gracias Carlos Martorell por dejar una dirección porque no sabía donde probarlos .

Carlos Martorell dijo...

ANONIMO: Yo detesto el pepino. Pero el sandwich de pepino lo dan practicamente en todos los tea rooms.
Lo del chaqué pasó a la historia. Buen viaje!!!