sábado, 7 de febrero de 2009

CANAL PLUS Y LOS AÑOS HIPPIES EN IBIZA

En una publicidad de Canal Plus se ridiculizan las palabras PAZ y AMOR, puestas en boca de unos figurantes disfrazados de hippies, a quienes hacen actuar como si fueran unos memos, con voces de débiles mentales.

En un mundo lleno de agresividad, violencia y guerra, es lamentable que se haga mofa de ese famoso slogan hippie.

El hecho de instalarme en Ibiza, a final de los años 60, coincidiendo con el movimiento hippie, cambió mi vida por completo. Y le estoy muy agradecido a esa contracultura. El cambio fue impresionante. Yo era un jóven encorbatado, estudiante de Derecho en la Universidad, y vivía con mi familia, disfrutándo de todo el confort que me proporcionaba. Pero de la noche a la mañana, con una mano delante y otra detrás, lo abandoné todo para irme a vivir a una isla, casi virgen, y entrar a formar parte de un fascinante grupo de hippies, bohemios y artistas extranjeros.

Para comprobar el gran cambio que experimenté, basta con comparar estas dos imagenes:


Aquí estoy, en la Feria de Muestras de Barcelona, enseñándo unos productos de la empresa Aerosol Ibérica, al Ministro José Sólis Ruiz, y al Gobernador de Barcelona, Tomás Garicano Goñi. Curiosamente, unas semanas más tarde, fui detenido, a punta de metralleta, en una manifestación estudiantil, y tuve que pagar una multa muy elevada. Era el año 1966.

Y aquí, en esta foto de la fotógrafa Tana Kaleya (yo, en alto en el centro), tengo los ojos abiertos como dos platos, en un estado alterado de mi conciencia, en plena experiencia con el LSD. Era el año 1969.

El movimiento hippie no fue un movimiento de memos. Se originó en el distrito de Haight-Ashbury, en San Francisco. Y fue un movimiento contracultural, pacifista, hedonista y ecologista, que aportó una explosión de libertades, color y alegría de vivir a toda una generación. Importantes intelectuales como Aldous Huxley o Timothy Leary fueron alguno de los ideólogos que predicaron esta filosofía de vida alternativa.

Gracias a esta contracultura, que se revelaba contra el Sistema, conocí prácticas como el yoga, el reiki, la meditación trascendental, y dietas sanas como la vegetariana o la macrobiótica. Cosas que, al mundo burgués y convencional de aquellos años, le parecían locuras y que, en la actualidad, por esas disciplinas tradicionales y tratamientos sanadores, la gente paga fortunas en resorts, spas, balnearios y escuelas especializadas.

En esa época irrepetible se compuso una música de rock psicodélico y folk contestatario, del nivel de Pink Floyd, Rolling Stones, Jimmy Hendrix, Janis Joplin, Donovan, The Who, Crosby Stills & Nash, o Bob Dylan, entre tantísimos otros.

Y no hay que olvidar el musical Hair, estrenado en Broadway en 1967, en el que algunos actores salían a escena a cantar totalmente desnudos.

Esa música se escucha hoy día, con mucho éxito, en las fiestas Flower Power.

Paz Vega, en el Flower Power Vip de Pacha.

Josep Sandoval, de la Vanguardia, coincidió en un Flower Power Vip con Valentino y Elle Macpherson, y lo reflejó en este artículo.

En aquellos años, se experimentaba con drogas muy puras. Se hacía de ellas un uso recreativo, y se consumían de manera calculada e inteligente, como sacramentos, para expander y deshinibir la mente. El consumo de alcohol, heroína y cocaína no estaban muy bien vistos. En la busqueda de una espiritualidad alternativa, se estudiaban religiones orientales y nuevas técnicas de relajación.
En Ibiza formabamos un grupo de ovejas negras, pero comparados con los elementos que corren hoy día por la isla, y que llegan en rebaño, eramos unos corderitos. Habíamos escapado de nuestras familias, para inventarnos una nueva, cosmopolita, democrática y sin represiones.

De las personas solo nos importaban las buenas vibraciones que emanaban. Y nos era indiferente si se trataba de mayores, jóvenes, ricos, pobres, famosos o perdedores. No conocíamos los apellidos, y los americanos nos ponían motes a todos. A mí me llamaban Blue Eye Charly. Y decían que me parecía a Bob Dylan.

Este es Bob Dylan.

Y este soy yo.
Yo vivía en el campo, en una antigua casa sin electricidad, iluminada por muchísimas velas.

Y uno de mis mayores placeres era ducharme con agua de lluvia, utilizándo una rudimentaria ducha-regadera, que colgaba con unas poleas de un almendro.
La revista Iterviu me dedicó varias páginas, y a Sergio Makarof, autor del reportaje "La llave de un paraíso", le hizo gracia ver como funcionaba mi artilugio.


Durante el día, mi vehículo era un caballo. Y el nudismo era algo natural y deshinibido, aunque muy perseguido por la Guardia Civil. A mí, debido a la severa educación que había recibido, me costó un poco acostumbrarme.

Entonces era posible galopar por playas desiertas, sin ruidosos chiringuitos, hamacas ni sombrillas. En esta imagen de Formentera se me ve contemplando a unos cerdos que paseaban tranquilamente por la orilla.

El invierno, en la Ibiza virgen, era casi mejor que el verano, a pesar de la humedad que calaba en los huesos. En la foto, Silvia Alexandrowitch y yo estamos llegando a Salinas, un día de mucho frío.

Por eso, un año, me dió por dejarme barba. Algo que mi padre, mientras viví bajo su techo, me tenía totalmente prohibido.


Se proclamaba el amor libre, sin inhibiciones, pero se le asignaba al sexo una importancia espiritual. Para los hippies viajar y conocer otras culturas era fundamental. El libro On the road, de Jack Kerouac fue una de las "Biblias" del hippie.

Gracias a los maravillosos años que yo viví en la Ibiza hippie, y gracias también a los exóticos viajes que emprendí, entonces, por Asia, Africa, Suramerica y Estados Unidos, mi vida cambió por completo. Puedo afirmar que ser jóven y contestatario en los años 60 fue todo un privilegio.

Aquí estoy en una feluca, con Ricardo Bofill, remontándo el rio Nilo, a la altura de Assuan.

El director de cine Barbet Schröeder, fue uno de los responsables de promocionar la Ibiza hippie, con su película "More". La banda musical corrió a cargo del grupo Pink Floyd.

Yo conocí a los componentes de Pink Floyd durante su estancia en la isla, en el año 1969.

A Ibiza llegaban muchos músicos; y también artistas, artesanos, aristócratas, escritores y algún que otro delincuente. Ibiza era una interesante coctelera variopinta. Y nunca he vuelto a ver a tanta gente guapa, junta, en mi vida.


Cuando el director Roman Polanski compró una casa en la isla, organicé una cena en el restaurante"Domingo". Entonces, Silvia Alexandrowitch y yo eramos inseparables.

El Príncipe Ernst Von Hannover, era simplemente: Ernst. Su paso por la isla fue de lo más discreto. Aquí estamos en el patio de mi casa de San Carlos.

Y hablando de artístas: Aquí estoy con el famoso falsificador de cuadros impresionistas Elmyr De Hory. Orson Welles rodó en Ibiza la película "F for Fake", un reportaje sobre este fascinante personaje.



La Marquesa de Villaverde también visitó Ibiza, en aquellos gloriosos años. Aquí está sentada junto a Sylvia Polakov.

Como relato en mi novela "Réquiem por Peter Pan", con portada de Pablo Picasso, el movimiento hippie degeneró al ponerse de moda, y tras haber sido recuperado por el Sistema para convertirlo en rentable.

La drogadicción aumentaba de forma escandalosa. Y casos muy desagradables como la masacre perpetrada por la familia Manson, las comunas descontroladas, o el confundir hippie con vago que no se ducha, ensuciaron la reputación de aquella filosofía de vida alternativa.
Ronald Reagan, posiblemente afectado ya por el Alzheimer, dio esta nefasta y reaccionaria definición de hippie: "Lleva el pelo como Tarzán. Camina como Jane. Y huele como Chita".

A finales de los 70, esta rebeldía contra el Sistema, se había convertido en una corriente juvenil masificada. Y entonces surgieron todo tipo de mercadillos hippies, y boutiques que vendían pareos y ropa de India, Bali, o Marruecos; joyas étnicas e, incluso, toda una parafernalia para el consumo de drogas.

Y, hoy día, en muchas pasarelas de Moda, sigue presente el estilo hippie.


Y ahora tengo que parar. Pues podría pasar horas y días escribiéndo sobre los tiempos hippies de Ibiza. Cuando, en realidad, mi intención era simplemente dar un tirón de orejas a Canal Plus, y al guionista de ese tonto spot publicitario, en el que se jáctan de las palabras PAZ y AMOR, pronunciadas en un tono muy estúpido.

El slogan hippy era: "Haz el amor y no la guerra".

Este signo de paz tan famoso fue, en su origen, un logo pro desarme nuclear.

Y la canción "Imagine" de John Lennon el himno de aquella maravillosa cultura utópica.

Fotos: Carlos Martorell,Tana Kaleya,Colita, Serena Vergano,Sylvia Polakov.Y via Flickr: novia, jocelyn.aubert,mario bertcchi (30d), Dianaskipi, Eric Lon, Steve h.

55 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Ay, Carlos ¡qué época aquella! Yo tambien he escrito en mi blog tres entradas sobre ese movimiento pacifista, ecólogico, utópico e idealista ¡maravilloso! Lástima que "the powers that be" introdujeron la heroina para minar a ese poderoso movimiento que iba en contra de sus intereses de expansión capitalista y globalizadora en la cual estamos inmersos ahora... con los resultados que estamos viendo... Sí, nuestra generación reconozco que fué una generación MUY privilegiada. Ahora somos mayores pero ¡qué juventud hemos disfrutado! Muchos besotes, querido Carlos, M.

Merche Pallarés dijo...

Por cierto en una de las fotos he reconocido a Barry, (beautiful Barry...) pero en la siguiente es ¿Irene, que vivía con Michael Mills...? Es que su cara me suena mucho pero ahora no caigo. Besotes, M.

Carlos Martorell dijo...

Merche: Tu eres una de las personas que sabes de lo que hablo perfectamente! Un abrazo.

Anónimo dijo...

Que fantástica aquellas época!No la viví con tanta intensidad como tú en Ibiza.Siempre recordaré la famosa ducha de tu casa en el campo, era genial.Me ha encantado este blog,realmente fué un movimiento con valores muy importantes.T.J.

Carlos Martorell dijo...

Gracias T.J. tu conocías bien la casa.

Carlos Martorell dijo...

Merche: La rubia no Irene. Es Ginger. Pobre falleció. Era Harpo Marx en mujer. Muy divertida. Hija de un policía de Miami. Hizo de "camello" algunas veces. Como digo en mi texto nos tratabamos con todo tipo de gente. Un abrazo!

Carlos Martorell dijo...

Merche: Si es Barry, que acabó de seguridad de Rashnish, el Guru de los Orange People.
Y el que está de espalda es Michael Mills. Eran uña y carne.

Merche Pallarés dijo...

¡Claro Ginger! Sí, la vi en Miami cuando viví allí. Estaba MUY colgada, la pobre... Supe que había muerto. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

Carlos, he enchufado tu post en mi blog... (espero que no te importe). Sí recuerdo que Michael y Barry eran inseparables... Tambien un invierno que Barry y cia. desaparecieron de la isla, se fueron a la India (como era el ritual de aquellos años, la India o Bali...) y en la primavera aparecieron todos de naranja... ¡No me olvidaré en la vida! Por cierto ¿qué ha sido de Silvia Alexandrowitch? Hace siglos que no la veo. Besotes, M.

sin noticias de mi dijo...

Enhorabuena por tus recuerdos, que son muy alejados de los que toca a mi vivir. Me muestras algo más cercana un momento muy lejano para mi. Me haces ver que en realidad en ciertos sitios "todo tiempo pasado fue mejor"
Besos

Carlos Martorell dijo...

Merche: Acabo de hablar con Silvia Alexandrowitch. Está felizmente casada en Madrid y sigo en constante contacto con ella. Pasé recientemente un par de noches en su casa. La saludaré de tu parte. Escribe en El Pais, La Vanguardia, Marie Claire, etc. Y escribe muy, muy bien sobre temas de Moda.
Un abrazo!

Carlos Martorell dijo...

Sin noticias: He visto que eres andaluza y vives en Paris. Y debes estar relacionada con la gastronomía, o los quesos.
Gracias por leerme. Yo también te he leído. Y estoy de acuerdo con lo de Johny Hollyday.
Un abrazo!

Thiago dijo...

Carlos, vengo de parte de Merche. El post está genial. Muy personal y documentado y muy divertido y casi histórico. Las fotos son increíbles y has tenido un par de pelotas al colgar algunas de tu album personal... Por ese lado nada que decir, jajaja

Sin embargo tengo que decirte una cosa, jaajaj Y perdona que me atreva. Me parece mentira en ti, que has vivido todo aquello, con libertad y alegría, en un mundo sin fronteras ni cortapisas, libre, moderno, etc.. que arranques asi el post. El anuncio es un anuncio, hay que tomarlo con humor, es una tontería, nadie va a poner en solfa la historia por un anuncio, es un simple y sencilla parodia, y de hecho, ha tenido un gran impacto, que es de lo que se trata. Por eso tu arranque es un poco conservador y contrario al resto del post jaaj El tono inicial es el que tantas veces oigo en padres y profes sobre lo moderno y actual... jaja entiendes?

Eso si, dicho con toda la libertad y el respeto, y el amor, jajaaj

Bezos.

Carlos Martorell dijo...

Hola Thiago: No creas que me he llevado un berrinche con el anuncio de Canal Plus. Simplemente me molesta que se emitan anuncios tan tontos. Ten en cuenta que vivimos en un pais cada día más inculto, y que la televisión es como la Univessidad del pueblo. Bastante tenemos ya con una programación penosa para añadirle publicidades con memos. Y, de paso me ha servido de excusa para escribir ese post.
Gracias por tus palabras, que no me molestan en absoluto.

Anónimo dijo...

Carlos, que diferencia de vida se da entre personas que como tú y yo, debemos tener la misma edad, y ambos decidimos escoger la libertad aunque por distintos caminos.
Ojalá yo hubiera tenido la oportunidad y los contactos, ya sabes que no eran fácil entrar en según que círculos, para haber seguido vuestros pasos -los de Merche y los tuyos- y los que aparecen en vuestras vidas en un mundo delicioso y distinto.
Desde 1959 yo dejé la vida familiar y las comodidades que ella me ofrecía y me fui a Viena con una maravillosa criatura que conocí en Madrid, en la Universidad en la que yo estudiaba, Políticas, y ella español. Era una bellísima vienesa- Sissi Scheid- y con ella viví los mejores años de mi juventud, casi pubertad. Tenía casi 20 años y estaba terminando la carrera para pasar a la Escuela Diplomática en la que mi padre era el Director. Naturalmente que ingresé en la Escuela pero mi vida fue por otros andurriales. Me fui con Sissi a New York y Chicago y viviendo allí llegué a un acuerdo con el Presidente de la Encyclopaedia Britannica, el Senador Benton, para poder importar esta obra -en inglés- incomparable para distribuirla en España y Portugal, aunque estaba en el "índice" de libros prohibidos por el régimen y solo por ser "los Robles" quienes eran en esos momentos (Carlos Robles Piquer casado con la hermana de Fraga y este, en aquel momento, Ministro del Interior y mi padre, hermano mayor de Carlos, Subsecretario del Ministerio de Trabajo y Director de la Escuela Diplomática y otros chollos, conseguí el permiso en menos de dos semanas.
Todo este exordio para decirte que me muero de envidia por vuestra vida pasada.
Naturalmente entré en ese círculo del que ya nunca se puede salir. Me casé con la hija del Embajador de Alemania en España el 14 de diciembre de 1966, el famoso día del Referéndum Nacional y unos meses después, siete concretamente, nació mi primer hijo Martín y mi empresa editorial con la Britannica y otras maravillosas obras de esta misma empresa americana, me introdujo en esa trampa saducea/económica y por primera vez en mi vida fui millonario por mi mismo.
Luego nació Beatriz, a ambos conoces, y vendí los derechos de importación de Britannica para siguiendo los consejos de D.Emilio Romero, Director del diario Pueblo, iniciar mi trayectoria de periodista como enviado especial a los conflictos armados de todo el Mundo y los acontecimientos habituales de cualquier corresponsal desplazado al extranjero.
Así que, mientras vosotros disfrutabais de una vida despreocupada y maravillosa yo me separé de mi mujer, Anne, y comencé una "carrera" de amores con extranjeras que fui conociendo en los países que viajaba: francesas, suecas, más alemanas, australianas, finlandesas y cantidad de latino americanas. Hasta que en 1975 conocí a la Daniela, italiana que tú conoces y decidimos que habíamos nacido el uno para el otro.
Horacio Saén Guerrero, mi director en Vanguardia aún me mantuvo dos más años como enviado especial, concretamente en Argentina (la asonada famosa), Chile, Panama, Salvador y Mexico. Regresando a España decidí presentar mi dimisión en Vanguardia y desde entonces conoces mi trayectoria como editor independiente y hasta cierto punto exitoso.
Todo podía haber sido diferente de habernos conocido antes y haber coincidido con vuestra verdadera LIBERTAD sin perjuicios ni ataduras.
Por eso te decía de mi gran envidia aunque la vida, mi juventud e incluso infancia, pudieran ser consideradas un privilegio en aquellos "años del cólera" de nuestra posguerra incivil y la dictadura franquista.
Ahora ya es tarde, ¿verdad?
Perdonar el rollo pero me pongo a escribir y mi post se convierte en una novela.
Quiero escribir mis memorias de estos 68 años plenos de sobresaltos y anécdotas casi increíbles. Y de enorme felicidad y satisfacciones. ¿Qué te parece?

Cordialmente.

Juan Robles

Cecilia Alameda Sol dijo...

Aquí vengo, aconsejada por Merche. Y me ha encantado tu relato. Admiro muchas cosas de los hippies aunque no los conocí demasiado. Su lema me parece inmejorable, su gusto por la naturaleza, los colores, la vida, la música...
Y me da mucha rabia el desprecio de gentes rancias y la burla de los ignorantes.
¿Te sigues pareciendo a Dylan? bueno, él está un poco cascadito, espero que tú no.

Anónimo dijo...

Carlos:
G
E
N
I
A
L

Rim@

Carlos Martorell dijo...

Hola Juan: Me ha impresionado tu curriculum de jóven Casanova, periodista, editor, marido y padre de familia.
Y no sientas envidia por los que vivímos con "el pelo largo" aquella maravillosa utopía.
Recuerda la fábula de la Cigarra y la Hormiga. La Cigarra depende siempre de que la hacendosa hormiga la lláme para poner un poco de música y diversión en su constante trabajo.
Un abrazo!

Carlos Martorell dijo...

Hola Cecilia: Gracias por visitar mi Blog. Y si quieres saber si estoy o no "cascadito", mira posts anteriores y me verás en la actualidad.
Un abrazo!

Carlos Martorell dijo...

Rim@: Eres escueto pero generoso.
Muchas gracias!!

Carlos Martorell dijo...

A TODOS:
Un amigo del director de Canal Plus le ha enviado mi post. Pues está muy de acuerdo con lo que he escrito.

Stanley Kowalski dijo...

Qué bueno que Merche haya recomendado este post!! Es realmente un lujo acceder al mismo. Es un fresco maravilloso de ese movimiento cultural, que inundó al mundo de un soplo fresco de aire nuevo. Hay que ser muy ignorante para poner en tela de juicio todo lo que aportó a la cultura en todas sus manifestaciones este increíble movimiento. Te felicito calurosamente.

Un abrazo.

PD: También Bob Fosse recreó este movimiento en su film Sweet Charity, donde le da mucho crédito, sobre todo, al final del film.

Merche Pallarés dijo...

JUAN ROBLES, definitivamente TIENES que escribir tu biografía que tambien suena muy interesante, libre y llena de aventuras. Besotes, M.

Salv@ dijo...

Bueno hay un anuncio del jamón de plástico que no solo pinta mal a los Hippis sino tambien a los vegetarianos naturistas como yo.

Se confunde el naturismo con el nudismo, que es solo una pequeña parte de la filosofia naturista, parte que compartia el movimiento hippy del que habla este post.

Normalmente el poder oculto el lado oscuro de la fuerza tiene tanto control del sistema que no le es nada dificil cargarse cualquier revolución o ejemplo de comunidad de progreso o Marxista.

Yo siempre indico una cosa sobre nuestra forma actual: No estamos tan avanzados como nos creemos en la actualidad, ya que siempre han existido personas o grupos donde han dado ejemplo de un avance de la sociedad y humanidad que nos supera años luz.

Rollos aparte hay que decir que aparte de parecerte a el hermano Dylan se te ve en muy buena armonia en esas fotos espero que no dejes de ser un juan salvador gaviota con todo esto del curro que llevas para adelante.

Que la fuerza te acompañe!!

Carlos Martorell dijo...

S.Kowalski y Salv:
Muchas gracias por vuestros comentarios!
Un abrazo.

cacho de pan dijo...

¡Amor...Amor...Amor! Happy, and hippie, day!

Dante Bertini dijo...

este post requiere tiempo y atención
gracias por estos recuerdos que de alguna manera compartimos

Anónimo dijo...

Hola Carlos,

Te felicito por lo interesante, ameno y simpático que resulta tu blog.
Desde hace 3 meses estoy "abonado", yo diría que ya incondicionalmente.Respecto a este último post he sentido envidia sana del privilegio que fue para tí y los que coincidistéis en aquellos años vivir aquella Ibiza y Formentera únicas.

Desde Formentera, un cordial saludo.
Fernando G

P.D Te envié un correo a carlosmartorell@hotmail.com, en el que me presento "formalmente" . No sé si lo has recibido.

Anónimo dijo...

Este articulo de tu blog me ha encantado,Volver a ver tu casa de San Carlos y la famosa ducha con la regadera colgada del arbol en el patio de tu casa(que era todo un lujo),pues antes nos duchabamos con cubos de agua fria al volver de Aiguas Blancas y que parati era un gustazo,pero yo creía morirme de un infarto de la impresion que me producia el agua fria despues de la soleada y la caminata en la playa.Hasta pronto aunque sea a traves de tu blog. mjc

Carlos Martorell dijo...

CACHO DE PAN Y DANTE BERTINI:
Un fuerte abrazo!!

Carlos Martorell dijo...

FERNANDO G: Creo que te contesté. Es raro que se me olvide contestar a alguien que, además, me de ánimos para que siga dedicando tantas horas a este blog. Un abrazo y gracias!

Carlos Martorell dijo...

MJC: Un infarto te pudo dar por otras cosas...
ya he regresado de Madrid. Te llamaré.

záfiro dijo...

Me ha pasionado este blog, realmente se me ha hecho cortisimo.
me hubiera encantado vivir aquella época!
Záfiro

Carlos Martorell dijo...

Zafiro: Yo mismo creo haberla soñado!!!

Antonio F.G. dijo...

Como ibicenco me siento tan satisfecho con tus palabras. Simplemente magnífico.

nacho dijo...

Carlos, me encanto tu post, simplemente genial, me encantan estas cosas que en parte son para mi como un portal al pasado. Soy un joven de 24 años, proveniente de argentina, pero eso ya un poco lejos. Actualmente vivo en ibiza y me encanta tu relato, porque me sirve para darle mas color a la idea de lo que me gustaría que la isla sea. No del bombardeo turístico desenfrenado que es hoy en día. Si por algo estoy en ibiza es por intentar encontrar un poco de aquel espíritu de la isla, pero te soy sincero, realmente hoy en día me es muy difícil. Mas al ver muchas veces que detrás de todo siempre hay un negocio. Que aquellos ideales hoy en día son marcas comerciales. Por eso es que me emociono en parte con tu relato, es un contacto mas directo con las raíces de un movimiento del que me hubiera gustado ser parte pero por razones cronológicas me es imposible. Mas al ver que has compartido algo mas que escena con los pink floyd, banda que genero una especie de culto dentro mio, de la cual soy gran admirador. Bueno Carlos simplemente quería que oyeses mi opinión sobre tu relato, sin duda me gustaría ser mucho mas amplio y mantener una conversación sobre aquellos años. Muchas gracias.
Nacho Barbone

Carlos Martorell dijo...

NACHO: Es que has llegado a la isla con muchos años de retraso. Por el campo quedan algunos residuos de aquel sistema de vida tan fantástico. Pero la isla está vendida al turismo de masas discotequeras. Lo siento. Un abrazo.

Folk dijo...

Interesante cronica, si que le dabas un aire a Dylan, mi maximo idolo...

en realidad de algun modo el sueño hippy sigue vivo, Neil Young, Bob Dylan, Clapton...siguen girando, sus letras valen hoy igual, y es que hay gente que nunca envejece que creo que es lo mejor que te puede pasar en esta vida...

tambien leyendo esta cronica he visto que la escribe alguien joven...

Carlos Martorell dijo...

FOLK: Gracias! No soy joven, pero me olvido cada mañana de que no lo soy. Y eso funciona! Un abrazo,

Folk dijo...

Bueno Carlos, evidentemente al leer tu texto y ver de los años de los que hablas se que la edad de tu calendario puede tener ya unas cuantas decadas, yo estoy por la cuarta decada pero me siento como si tuviese veinte años, y al decir que leí a un tipo joven es por que alguien que se expresa del modo que tu lo haces sin duda es joven...

el año pasado en Barcelona fuí al concierto de un tipo muy joven : Bob Dylan... fué un concierto genial el mejor que le he visto y ya van ocho...si uno vé la lista de conciertos que hace ese hombre al año se dá cuenta de que eso solo puede hacerlo alguien joven aunque el calendario diga que tiene setenta años...

seguro que conoces la cancion : Forever Young...

Un saludo

concha reviriego dijo...

Genial este artículo.

concha reviriego almohalla dijo...

Este artículo aporta una visión clarísima y sencilla de lo que fue el cambio de hippie a vendedor con "pinta hippie". Etiquetados, utilizados y transportandos sin más al mundo del consumo. Como si deen lugar de personas con ganas de vivir de otro modo, se tratara de monos de circo que lucir ante los turistas. A cambio de un precio por vender en los mercadillos propuedad de alguiena quien había que pagar por el puesto de dos metros cuadrados, en Punta Arabí, por ejemplo.
Aquello lo viví, en los '70. O el el puerto de Ibiza, al Ayuntamiento.
Eso ya no era el movimiento hippie. Eso era comercio puro y duro, sin más.
Conviertieron otros la isla de Ibiza, la bella y tranquila isla que gente como Carlos Martorell disfrutó en su juventud; en la isla de los que siguen la moda para ricos y el famoseo de turno. Muy bueno tu artículo, Carlos Martorell.

Saludos.

Concha Reviriego Almohalla

concha reviriego almohalla dijo...

No quiero omitir mi URL, pero en los anteriores comentarios no aparece. Seguro que, como en la magia: "algo has hecho tú que no tenías que hacer" o "algo, que tenías que hacer,no lo has hecho".

En mi blog escribo sobre estos temas, entre otras cosas.

Saludos y felices años aunque ya no sean los '60 ni los '70. La vida sigue y sigue...

Carlos Martorell dijo...

Concha Reviriego Almohalla: Muchas gracias por tus comentarios. Estoy muy de acuerdo contigo. Un abrazo.

creviriego@telefonica.net dijo...

Observador solitario, ¿has observado la belleza de los nenúfares?
Enraizan en rizoma, un fino tallo une su raíz a las hojas y a las flores... navegan tranquilos... ¿dónde van?
Todos distintos en su igualdad aparente. Variedades, todas hermosas; constelaciones vegetales, flotantes...
A Monet debieron de gustarle mucho.
¿Por qué te cuento esto?
Porque veo que no ha entrado nadie a comentar nada desde el día 9 de diciembre del 2011; y me parece que ya va siendo hora.
Lo último que escribí en mi blog hac eunos días: "El Gran Hombre Y Los Nenúfares".
Saludos.

Concha Reviriego Almohalla.

Carlos Martorell dijo...

CONCHA RIVIRIEGO ALMOHALLA: Muchas gracias. Me encantan los nenúfares. Y debo ser una nulidad, porque me cuesta mucho encontrar los posts de hace 4 años, y contestar. Un abrazo.

concha reviriego almohalla dijo...

2011... Había una vez una año... hace mucho, mucho tiempo...

Gracia por contetar.

Un abrazo.

Concha.

Concha Reviriego Almohalla dijo...

No me extraña nada de loq ue dices... Un año, casi, y no hay nadie más por aauó.

Saludos.

Concha,
antropos de concha reviriego almohalla

Carlos Martorell dijo...

JOSE ROBLES: Anímate y escribe ese libro. Seguro que tienes muchas cosas interesantes que contar. Un fuerte abrazo.

Concha Reviriego Almohalla dijo...

Me encanta tu respuesta.
Saludos.
Date una vuelta por mi blog. No tengo celebritis ni gente tan guapa como tus contactos, opero te aseguro que está chachi.

Concha.
http://conchareviriego.blogspot.com.es/2012/05/la-lectura.html

Carlos Martorell dijo...

CONCHA REVIRIEGO ALMOHALLA: Así lo haré! Gracias.

Concha Reviriego Almohalla dijo...

Gracias a ti, Carlos Martorell.
Un recuerdo:
Tus fotografías con aquella ducha rudimentaria y eficaz ducha en Ibiza años "jipis" la vimos en su momento, cuando se publicó, un grupito de jóvenes estudiantes de entonces(arquitectura, sociología, económicas...)Todos en Madrid.
¡No te imaginas que gusto nos dió verla! ¡y qué ganas de poder hacer lo mismo!
Que conste que te aplaudimos y suscitaste comentarios alegres y llenos de mucha vitalidad juvenil.

Saludos,

Concha Reviriego Almohalla.

Carlos Martorell dijo...

CONCHA REVIRIEGO ALMOHALLA: Muchísimas gracias!! Un abrazo a todos los que les hizo tanta gracia esa ducha.

Concha Reviriego Almohalla dijo...

De nada, se lo merecía el invento.
Saludos

Conchha Reviriego Almohalla

A.A.A dijo...

Yo estuve hacia el final delos 70´s y se respiraba un ambiente de libertad total,solo pude disfrutar 21 dias, hasta la fecha no he vuelto. Te Carlos te felicito por tu trabajo en el blog, saludos!!PAZ Y AMOR!!!