domingo, 15 de febrero de 2009

RUSIA NO QUIERE EL TURISMO

He dejado pasar unos días, antes de escribir este post, para no enturbiar un post anterior referente a la inauguración de PACHA Moscú, que estuvo muy bien.

Viajar a un país, me refiero a Rusia, en el que todo está escrito en cirílico y en donde, prácticamente, nadie habla inglés, resulta muy complicado.


Uno se siente impotente debido a esos graves inconvenientes. Y espera de la gente un poco de amabilidad cuando necesita ayuda, necesita que le informen, o que le hagan caso en una tienda. Lamentablemente eso, en Rusia, resulta imposible. Debido a ese mal trato y a que son muy autoritarios, en determinados momentos, me sentí como si estuviese haciendo el servicio militar en Siberia.


He viajado a Rusia en dos ocasiones. En mi primera visita viajé solo. Y contraté un coche con chofer y una guia que hablaba perfectamente el español.

En ese viaje, que terminó en la bella ciudad de San Petersburgo, no tuve demasiados problemas gracias a esas dos personas que había contratado.





Por el contrario, en mi paso por Moscú, el único día que salí a dar un paseo solo, me apuntaron con una pistola, a la entrada de los grandes almacenes Gum.


Cuando escapaba aterrorizado de los dos chorizos, que me habían intentado atracar, me tropecé con Javier de Godó, en una de las galerias de esos impresionantes grandes almacenes.

¡Qué increible coincidencia! Javier y yo fuimos al mismo colegio, y yo había colaborado, ocasionalmente, con alguna de las publicaciones del Grupo Godó. Por supuesto, no se me ocurrió llamar a la policía. Eso es lo peor que puedes hacer, pues no te entienden, te chillan en ruso y acaban dándo la razón al delincuente.


Pero hablemos de mi segundo viaje, sin chofer ni interprete. Para hacerme entender un poco y por amabilidad hacia los antipáticos habitantes de ese país, yo me había aprendido algunas palabras y frases en ruso. Para romper el hielo. Nunca mejor dicho, pues estabamos a bajo cero, y las calles eran como una pista de patinaje.

El pueblo ruso sufrió mucho durante el zarismo imperial.


Luego sufrió con un comunismo implacable y militarista.


Y, en la actualidad, sufre debido a un capitalismo corrupto, representado en esta pirámide.


A Rusia han llegado ya todas las marcas más caras y lujosas. Una teta de la que solo máman unos cuantos privilegiados y nuevos ricos.

Si a este cúmulo de cambios políticos, convertidos en un cóctel de ideologías, que los rusos no han digerido aún, le añadimos el clima super gélido, gris y deprimente que soportan, podremos comprender y, casi justificar, la dureza y el machismo tosco de ese carácter soviético. Y también el que beban alcohol como cosacos.


Pero, por mucho que uno intente justicarles, resulta insoportable, estresante y muy desagradable el que no te hagan caso cuando entras a comprar algo en una tienda; el que giren la cara con desprecio cuando preguntas algo a los transeuntes; o el que la policía te chille con agresividad por cualquier tontería.

Chamfort dijo:"El gobierno despótico es un orden de cosas donde el superior es vil y el inferior está envilecido".

Yo estuve a punto de ser detenido, y soporté una bronca muy violenta de dos policías por haber cruzado simplemente una calle sin paso de cebra. Yo iba indocumentado, porque en el hotel tenían retenido mi pasaporte. Uno de los policías, me gritaba en ruso y me amenazaba porra en mano. Yo, disimulando el miedo, no cesaba de repetir: "Angliski, pazhálsta" (en inglés, por favor). Pero era inútil. El energúmeno no paraba de chillar, y estuvo a punto de detenerme, que es lo último que quieres que te ocurra, porque entonces estás perdido.


Esta actitud descortés, rústica y tan poco hospitalaria de los rusos se debe, también, a un gran complejo de inferioridad. Y a la herencia de la etapa comunista, durante la cual ser amable con quien te compraba algo estaba mal visto.

Yo ruego al nuevo "Zar" Putin que enseñe a su pueblo a tratar mejor a los turistas, y a la gente que está en Rusia por motivos de trabajo. Pues toda las personas que conozco, y que han viajado a Rusia, se quejan de lo mismo. Y juran no volver a visitar ese inhóspito y frio país, a pesar de ser muy interesante.

Deseo, también, a esos policías tan agresivos, que muestren un poco de amabilidad. Y les aconsejo que empiecen practicando entre ellos.

Y que tomen ejemplo de Presidentes, como Leónidas Breznev o Mikhail Gorbachov, en sus morreos con Erich Honecker, lider comunista de la Alemania Oriental.


Y traten a los visitantes con menos chulería prepotente.

Y ya solo me queda decir: ¡Dasvidania, Rusia! (o sea: ¡Adiós, muy buenas, Rusia!).



Jovellanos dijo: "Los pueblos tienen el gobierno que se merecen".

Fotos: Carlos Martorell. Y via Flickr: Sitomon, Little Sadie, manchot 6150, ana-rosa, Jaanikas, hangiongere, em_diesus, Yellow Submarine 1926, la-la land,cwfrederiksson.

24 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Carlos deberías de haber hablado en español (parece que lo dominan más que el inglés) porque cuando conocí a Evgeny Evtushenko (tengo un post escrito sobre ese encuentro) en el "Lusitania" yendo a Lisboa desde Madrid en los '60, me sorprendió lo bien que hablaba castellano. Me comentó que en Rusia, despues del francés, el español era el segundo idioma que aprendían... De todas formas ¡qué pena de país! Siento mucho que pasaras tantos sinsabores... Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

Ah, y como siempre PRECIOSAS las fotos. Besotes de nuevo, M.

Carlos Martorell dijo...

Merche: No saben hablar nada de nada. Excepto 4 guías profesionales.
Yo desesperado, cuando ya no podía más, incluso a los policías, les llamaba "Hijos de Putin" y otras lindeces en español y niet de niet!!
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Carlos, reiterar mi experiencia en San Petesburgo sería redundante.
Merche, no se en los años 60 en los que aún había mucho español republicano exiliado y probablemente habían hecho amistades con rusos y tanto los unos como los otros habían aprendido algo o mucho de ambos idiomas. Pero hoy ni en inglés, francés, italiano o alemán -que algo recuerdo de mis doce años de matrimonio- te entienden o te quieren entender. Que esa es otra.
Carlos, envía tu escrito con tus experiencias y las mias -como post-
a la Embajada rusa en Madrid y/o al Consulado en Barcelona para que nuevamente tengan constancia de lo que el turista opina de su vulgaridad y antipatía.
Si me autorizas, lo hago yo utilizando tus fotos, comentarios, etc... Y mi opinión sobre estos cerriles machistas y autoritarios policías y militares.

Juan Robles

Carlos Martorell dijo...

Juan Robles:
Yo no lo haría, por si un dia necesitas un visado, que nunca se sabe..., y luego te putean (con perdón).

Anónimo dijo...

Pues muy bien, Carlos. Dejaremos las cosas como están pero el cuerpo me pide darles caña.
Rusia para mi es el último lugar del Mundo que quiero visitar nuevamente.
Solo si Zapatero deja el gobierno y se exilia cerca del nuevo marxismo capitalista de Moscú, entonces me iré donde él vaya porque en un poco más de tiempo no sabremos vivir sin una personalidad de tan alta categoría, inteligencia y preclara visión del futuro.

Juan Robles

Merche Pallarés dijo...

JUAN y CARLOS, creo que en los '60 aprendían español por sus intereses estratégicos en Sud América, no por los republicanos exiliados. Ah, y si Zapatero se va con ellos, por mi, que ahí se quede... Despues de vuestros "artículos" sobre Rusia, creo que YO no voy a ir ¡en la vida! ¡Hala! Una turista menos. Besotes, M.

Carlos Areso dijo...

Carlos,
Como me apasiona la historia de los zares en noviembre fui a San Petersburgo .Nadie me queria a compañar y fui sólo.

Lo que cuentas es poco.La policia me pidio euros dos veces y la gente ,que antipática!
Toque fondo cuando me perdí en una salida de metro y nadie absolutamente nadie ,se paró.Es más memiraban como un delincuente.

Me acordé de lo que le podría haber pasado a mi pobre madre.

Durante la guerra civil en Bilbao los rojos,si los rojos se la quisierón llevar por la fuerza allí con sus hermanitas.
Menos mal que mi abuela las escondió en un sotano.
Mejor en la dictadura capitalista de Franco que en la Rusia del genocida Stalin.
Me rio de eso de los niños de la guerra .

Stanley Kowalski dijo...

Realmente un post imperdible. Algunas cosas ya las conocía, pues viven bastantes argentinos en Rusia, pero tenés toda la razón respecto al mal trato y la pésima educación. No tengo ninguna duda sobre lo que ese pueblo sufrió, pero ahora que son casi cosmopolitas deberían aggiornarse un poco.
Las fotografías, un capítulo aparte, sobre todo las de los morreos.

BESOS

Carlos Martorell dijo...

Merche: San Petersburgo vale la pena y mucho! Eso sí, con guía y chofer, de lo contrario ya sabes lo que te toca...
Un abrazo.

Carlos Martorell dijo...

Carlos Areso: Cada vez que sé de alguien que ha visitado Rusia me dice lo mismo. Parece increíble!

Carlos Martorell dijo...

Stanley Argentino Kowalsky: Mucho morreo pero yo solo recibí patadas en el trasero!!!

Anónimo dijo...

Carlos,
Tomo buena nota de todo lo que nos cuentas de tu viaje a Rusia.
Me gustaría saber si has tenido oportunidad de tratar con rusos que visitan Ibiza y cual es su comportamiento fuera de su país en el ámbito de los sectores a los que te dedicas.
Como sabrás, por Formentera en verano aparecen megayates de última generación con armadores rusos y con toda una parafernalia digna de ver.¿Que tal es el Ruso millonario?.
Saludos,
Fernando G

Carlos Martorell dijo...

Fernando G: Hay de todo. Pero los super nuevo ricos, ya sabes...
Yo, por poner un buen ejemplo, conocí en el barco de Valentino a Vladimir Doronin. Rico, guapo, elegante, y educado. Le envité a cenar con Valentino en el Ayuon. Ahora es pareja de Naomi Cambell.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Carlos, ya que mencionas a Valentino, si no voy equivocado,el T.M Blue one lleva ya más de un verano sin navegar por Ibiza y Formentera.
¿Otra victima de la falta de amarres en el Puerto de Ibiza?.

Un Abrazo,

FernandoG

Carlos Martorell dijo...

Fernando G: A Valentino no le gusta como ha evolucionado Ibiza. Y,debido al mal funcionamiento y consecuente desborde de las depuradoras, el puerto huele a caca.

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón, el puerto de Ibiza al margen del problema de los amarres requiere una reflexión muy profunda de las autoridades de turno. Yo diría que habría que añadir también el resto de puertos de las Baleares, gestionados por el estado a través de la Autoridad Portuaria.
Ultimamente solo se habla de ampliaciones, grandes superficies en el dique de Botafoch, etc,etc, pero ¿Y la gestión día a día?.
Considero que hay una desatención total en este sentido. Únicamente se percibe un afán recaudador de la administración responsable de esa zona, un trato cuartelero al usuario, una falta absoluta de sensibilidad al factor turístico que conllevan todos estos puertos gestionados más como puertos carboneros que como turísticos que en realidad son. Ciertamente que el puerto de Ibiza necesita mayores zonas para el tránsito de carga y pasaje, pero mucho antes de meter más cemento hay que saber gestionar lo actual, algo que ha quedado demostrado que no saben hacer.
Tú que eres implacable con la máquina de fotos detectando chapuzas y demás detalles de abandono y falta de atención,
(recuerdo el post de la sala vip para vuelos privados en el aeropuerto de Ibiza), podrías pasarte días, incluso semanas sacando fotos de los despropósitos que se sufren cada día dentro de la zona de servicio del puerto de Ibiza.
Y lo peor es que detrás de Valentino, me consta que otros muchos han tomado rumbo hacia Grecia, Croacia etc,etc, cansados de tomaduras de pelo, abusos y demás lindezas.

Espero que algún día no muy lejano haya una rectificación y se reconduzca esta situación lamentable del Puerto de Ibiza

FernandoG

Carlos Martorell dijo...

Fernando G:
Hace un par de veranos colaboré con el Diario de Ibiza, publicando fotos denuncia con un corto pero contundente comentario. Se titulaba: La mirada de Carlos Martorell. Solo sirve para que las autoridades te tengan manía. Como me pasó con el Ayuntamiento cuando, en nombre de los vecinos, denuncié la colocación de unos horribles pilones que cierran el paso a la plazoleta de Sa Carrossa, en Dalt Vila. El Hotel y sus clientes, los 2 bares, la boutique, los 2 restaurantes, el butano y elcamión de la leña, tienen que descargar a mano.Y si un dia hay un incendio no podrán entrar los coches de los bomberos. ¡Viva Ibiza!

Merche Pallarés dijo...

FERNANDO G. y CARLOS, Muy acertado tu comentario, Fernando, sobre el puerto que mucho me temo harán otro desastre paisajístico, así destrozando un poco más esta que fue, bellísima isla. Además ¡cuidado con Formentera! que creo tambien quieren ampliar el puerto, más que nada para que pueda atracar el mamotreto del "Nixe" que si hay un poquito de mal tiempo ya no puede hacerlo.
Y Carlos, recuerdo esa serie que hiciste para "Es Diari" que estuvo perfecto, denunciando lo que había que denunciar.
Lástima que "the powers that be" no hacen caso a voces lógicas--además que aman a las islas-- que claman en el desierto... Así les va. Besotes, M.

Carlos Martorell dijo...

Merche: Yo también recuerdo las acertadas y duras cartas que has publicado en los medios de Ibiza.
Un abrazo desde París.

Polina Ivanova dijo...

Los rusos casi todos hablan ingles y algun que otro idioma mas, si no hablan con turistas es porque no quieren y no les interesa.

Te lo dice una rusa.

saludos

Carlos Martorell dijo...

POLINA IVANOVA: En tu círculo reducido de amistades deben hablar inglés. Pero por muy rusa que seas te garantizo que la gente de la calle no entiende una sola palabra de inglés. Me parece bien que defiendas a los tuyos, y lamento que me confirmes lo desagradables que son con el turismo, algo que es vox populi.

Anónimo dijo...

Fantástico artículo, he estado hace unos días por aquellas tierras y he vivido algo similar a lo contado aquí. Una cosa es el carácter o la cultura de un pueblo y otra, la mala educación, el egoismo y la insolidaridad.

Anónimo dijo...

8 de Julio de 2013???, yo pensé que la cosa estaba mejor. Espero tener suerte.
Un abrazo