lunes, 10 de noviembre de 2008

¿SOMOS SORDOMUDOS O BORREGOS?

El primer teléfono fue patentado, en 1876, por Alexander Graham Bell, que se hizo con el proyecto diseñado, anteriormente en 1854, por el florentino Antonio Meucci que no tuvo dinero para patentarlo. Más adelante, Tomas Edison introdujo notables mejoras en el sistema.

El extraño artefacto que se ve en esta foto fue el primer teléfono Bell, de 1876.


El teléfono, por lo tanto, tiene muchísimos años de existencia. Y 130 años después de su invención, alguien, un italiano quizás, o un sordomudo (lo que sería mucho más lógico) ha puesto de moda un gesto que, como borregos, a muchos les parece obligatorio mimetizar, cada vez que han de mencionar las palabras: teléfono o llamada telefónica.


Si no tenemos la desgracia de ser sordomudos, ¿por qué hay que mimetizar con los dedos un aparato, cada vez que mencionamos la palabra teléfono?

Yo , desde que tengo uso de razón, he dicho cosas como: Llámame. Le llamé por teléfono. Me telefoneó ayer, etc., sin necesidad de acompañar la palabra "teléfono" de gesto alguno. Y siempre me han entendido perfectamente.

¿Quién ha sido, pues, el "lumbrera" que ha puesto de moda ese ademán de estirar pulgar y meñique, mientras se mantienen el resto de los dedos de la mano cerrados, cada vez que se dice: teléfono?


La televisión, esa fuente inagotable de vulgaridad, y la falta de personalidad de muchos individuos son, en gran medida, las culpables de que la gente se sienta obligada a estirar los dedos, cada vez que mencionan ese mágico medio de comunicación.

Por la misma regla de tres, habría que hacer gestos teatrales cada vez que, por ejemplo, se habla de ir a comer, beber, dormir, practicar el sexo, o defecar.

ME VOY A COMER


VAYAMOS A TOMAR UNA COPA



ME VOY A DORMIR


Y me ahorro los gestos restantes por excesivamente vulgares...

Cuando el Sr. Sarkozy, Presidente de Francia, y Presidente temporal de la Comunidad Europea, ante las cámaras de televisión del mundo entero, hace ese vulgar ademán para decir que llamará a Rodriguez Zapatero, quiere decir que estamos en unos niveles un poco bajos de categoría.


Por suerte, las nuevas tecnologías están convirtiendo este gesto de pacotilla en obsoleto, pues ya se fabrican teléfonos en formato reloj de pulsera, o minúsculos auriculares inalámbricos.




Yo sugiero, a quienes necesitan hacer tantos juegos de mano para que les entiendan, que hagan esto con los dedos:


Les entenderán mucho mejor...

Y como veo que gusta tanto gesticular inneceasriamente, yo dedico a ese "mimetismo telefónico" el PREMIO NERÓN ROJO, que en adelante sustituirá al ZURULLO DE ORO.



Fotos via Flickr: sftrajan, The Library of Congress, temp13rec, snuh3, Christian Lutz, Familyoffun, momentimedia, dhammza, novia.

3 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Qué gracia me ha hecho! Sí, querido, en el fondo somos borregos... así nos va, todos mimetizados a todos los níveles porque la moda tambien tiene tela... Besotes, M.

Salv@ dijo...

Creo que eres un poco exagerado, el gesto simula al antiguo y ridiculo telefono de la epoca? si a fecha de hoy puede parecer ridiculo pero tu que eres un chaval deberias mirarlo del punto de vista que lo miraron tus abuelos. Por cierto llamame jejeje para ir a una fiesta.

Carlos Martorell dijo...

Salv:
Gracias, pero yo de chaval nada. He pedido a los Reyes Magos un taca-taca...
Y dejate de puntos de vista: el gesto es innecesario, una moda de masas.