jueves, 13 de marzo de 2008

FESTIVAL DE LA EUROFRIKIVISION

Nunca he sido un espectador del Festival de Eurovisión. Pero recuerdo los buenos tiempos en que un cantante, de la talla de Joan Manel Serrat, tenía que representar a España. Cosa que no ocurrió por culpa de la censura.

En su lugar lo hizo Massiel, que ganó con su chorro de voz, y vestida con un modelo de Alta Costura de Courrèges. Recuerdo también a Salomé, otra cantante profesional y ganadora del Festival, que lució también un modelo de Alta Costura, diseñado por Pertegaz.

Este año, España no enviará a Eurovisión a un cantante profesional. Este año nos representará un gran actor cómico, David Fernández. Y no precisamente ataviado con un modelo de Alta Costura, sino con un disfraz cutre, una guitarrita de juguete, y una peluca en forma de prominente tupé. El apodado Rodolfo Chiquilicuatre cantará el "Baile del Chiki Chiki".

Gracias a la promoción televisiva que ha tenido ese sketch musical, y a las votaciones por Internet, en myspacetv.com, lo que parecía un cachondeo propio del divertido programa de Buenafuente, o la canción del verano, se ha convertido en la rotunda ganadora para representarnos en Eurovisión.

Cuando me enteré me pareció todo un despropósito, y me dió la medida de los mediocres gustos musicales de nuestro país. Pero luego, cuando supe que a Irlanda la representará un tipo disfrazado de pavo navideño; que un personaje de casi 80 años representará a Croacia; que el representante de Bosnia cantará con un pollo vivo en los brazos; y que, para postre, otro grupo actuará disfrazado de pirata, me dije: ¡Viva el Chiki Chiki! ¡Y a ganar a todos esos personajes esperpénticos!

Eurovisión ha degenerado tanto que ya no es un Fesival de canciones. Es un circo. Un concurso surrealista de frikys y disfraces, donde cualquier mamarrachada tiene cabida. Y como ya no interesa seriamente a nadie, pues por lo menos que sirva como Festival del humor y la risa. Y para risas el Chiki Chiki es, sin duda, el mejor. Aunque desde el punto de vista musical la canción sea un bódrio.

Sería fantástico que, por no existir la censura, Serrat pudiese ir hoy al Festival de la Eurovisión a competir con el pavo, el pollo, el anciano y los piratas.

Aunque no es del todo cierto que ya no haya censura. La letra del Chiki Chiki sufrirá algún corte de tijera para hacerla "políticamente correcta".

Foto via Flickr: fenrique

1 comentario:

Caro Ferrer dijo...

¡uno - el breikindans!
¡dos - el crusaito!
¡tres - el maykelyason!

creo que es la representación elevada a la máxima potencia de lo que es España, ¿triste, cómico? no se, pero es la verdad, aceptémosla y riámonos; ah, y ganemos eurivisión! descojonándonos con este tío, que eso sí lo consigue!